Europa

La disputa por una famosa pintura llega a las redes sociales

La galería Uffizi usa hashtags provocativos como #Nazis para que Alemania le devuelva una obra robada en la Segunda Guerra.

Vase of Flowers, del maestro holandés del siglo XVIII Jan van Huysum. Foto: EFE
Vase of Flowers, del maestro holandés del siglo XVIII Jan van Huysum. Foto: EFE

La galería Uffizi está pidiendo al gobierno alemán que intervenga en una disputa por una pintura barroca que soldados alemanes se llevaron hace 75 años. Vase of Flowers, del maestro holandés del siglo XVIII Jan van Huysum, está en manos privadas en Alemania y ni el museo ni las autoridades italianas han podido persuadir a quienes la tienen para que la entreguen.

La galería dio a conocer este mensaje en Twitter, con un link a un extenso "llamado a Alemania para 2019" de su director, Eike Schmidt. La institución también puso en su sitio web un video que muestra a Schmidt colocando ceremoniosamente una fotografía en blanco y negro de la naturaleza muerta de Van Huysum en el Salón Putti del Palacio Pitti, el que está bajo la supervisión de la galería Uffizi, donde estaba colgada la pintura antes de que fuera robada en la Segunda Guerra Mundial.

Alrededor de la foto, con osadas letras rojas, está puesta la palabra "robada" en italiano, inglés y alemán, y en el pie de fotografía se explica que soldados alemanes tomaron la obra y que ahora está en poder de una familia alemana.

El gobierno alemán no ha respondido. Según la ley de ese país, no se pueden hacer reclamos legales por propiedad robada después de 30 años.

La pintura ha sido objeto de "negociaciones intermitentes" durante décadas entre autoridades italianas y agentes que representan a la familia que tiene la obra, señaló Schmidt. Y agregó que desconocía la identidad de la familia, pero que era "muy probable" que estuviera emparentada con el soldado que sacó la pintura durante la guerra.

El año pasado, un representante de la familia ofreció devolver la obra a cambio de una suma considerable de dinero (medios italianos indicaron que eran más de 500 mil euros o US$ 567 mil, aproximadamente), lo que llevó al museo y a las autoridades judiciales italianas a tomar medidas.

"Estamos tratando de lograr que la familia alemana comprenda que no estamos en una posición legal de comprar algo que de acuerdo al derecho italiano e internacional nosotros ya poseemos", manifestó Schmidt, quien es alemán y es el primer extranjero que dirige la galería Uffizi.

La fiscalía italiana y los Carabinieri, que tienen una división que investiga el robo de arte, iniciaron las pesquisas sobre los movimientos de la pintura desde que fue sacada de Italia. Han pedido la cooperación de las autoridades judiciales alemanas.

Igualmente, están evaluando si la solicitud monetaria de la familia se podría interpretar como extorsión.

"Lo que pertenece al Estado italiano se tiene que devolver al Estado italiano", aseveró el general Fabrizio Parrulli, comandante de la unidad de robos de arte de los Carabinieri. Indicó que sus hombres trabajan con los fiscales florentinos en el caso, pero declinó entregar detalles, "porque la investigación está en curso".

En esos casos, las autoridades alemanas han señalado que el estatuto de limitaciones de 30 años significa que cuando la propiedad está en manos privadas, simplemente no hay una forma legal de forzar su devolución, y no hay base para que el gobierno intervenga.

Durante muchos años, grupos israelíes y judíos han hecho presión para que Alemania haga una excepción con los ítems saqueados en la época nazi. Después del descubrimiento, en 2012, de más de mil obras de arte en un departamento de Múnich, entre las que había algunas que fueron robadas por los nazis, el gobierno consideró ese cambio, pero nunca se convirtió en ley.

Schmidt dijo que generar publicidad en torno a Vase of Flowers podría lograr que para quienes tienen la pintura les sea más difícil venderla.

"Gracias a la fotografía en el Salón Putti, las personas nunca olvidarán que esta obra fue robada", expresó Schmidt en una entrevista telefónica. Y gracias también a la resonancia de esto en las redes sociales, "nadie sería capaz de decir alguna vez yo compré esta obra de buena fe", agregó.

En casa.

Sin embargo, algunos expertos observan que Italia debería examinar su propio expediente de arte robado.

Hace poco se mencionó a Italia en una conferencia internacional sobre la restitución de arte saqueado en la Segunda Guerra Mundial como uno de los cinco países que se ha mostrado lento en el tema.

Stuart E. Eizenstat, un exfuncionario del Departamento de Estado y asesor de la Casa Blanca, señaló que el gobierno italiano no había hecho "una investigación de procedencia o un listado de posible arte saqueado en sus museos públicos", y que parecían estar más interesados en "lo que el gobierno italiano perdió".

Durante el régimen nazi, los alemanes se llevaron miles de ítems valiosos —a menudo por indicación de autoridades de alto rango— que pertenecían a judíos, opositores políticos y países conquistados, y el destino de esas piezas continúa generando noticia. Alemania se comprometió a devolver los ítems que están en museos públicos, aunque ha sido criticada por actuar de forma demasiado lenta. La recuperación de obras en manos privadas ha sido mucho más difícil.

Al mismo tiempo, todas las expotencias coloniales se ven cada vez más enfrentadas a demandas que buscan la devolución de las obras de arte y piezas saqueadas, lo que incluye aquellas que han mantenido por cientos de años; un informe reciente dirigido al gobierno francés recomendaba entregar todos los objetos que había en sus museos que fueron sacados de África.

El Gran Duque Leopoldo II de Toscana compró Vase of Flowers en 1824, para ponerla junto a otras naturalezas muertas holandesas, entre ellas, obras de Rachel Ruysch y Willem van Aelst, en la Galería Palatina en el Palacio Pitti.

El palacio fue evacuado durante la Segunda Guerra Mundial y la pintura, junto con otras obras, fue trasladada primero a la Villa Medici en Poggio a Caiano, una pequeña localidad en las afueras de Florencia, y luego a la Villa Bossi Pucci. De acuerdo con la galería Uffizi, antes de retirarse de Florencia en 1944, a medida que avanzaban los aliados, soldados alemanes enviaron obras de arte al norte y ahí es cuando Vase of Flowers desapareció del registro.

Las autoridades italianas supieron por primera vez algo del destino de la pintura en 1991, y desde entonces, intermediarios de la familia alemana han estado involucrados en forma intermitente en las negociaciones de su devolución.

La galería Uffizi tiene una extensa colección de pinturas holandesas y el Van Huysum perdido "dejó un vacío", aseguró Schmidt.

"Esta historia está impidiendo que las heridas que provocó la Segunda Guerra Mundial y los horrores del nazismo sanen", agregó el director.

Un tema que ya es de gobiernos

"Alemania tiene un deber moral de regresar esta pintura a nuestro museo, y confío en que su gobierno lo hará cuanto antes, naturalmente junto con todas las otras obras de arte que fueron robadas por la Wehrmacht nazi", dijo el director de la prestigiosa galería Uffizi, Eike Schmidt. Se refiere a Vase of Flowers, del maestro holandés del siglo XVIII Jan van Huysum, en manos alemanas desde la Segunda Guerra Mundial.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados