fricciones

China tendrá más poderío, pero menos crecimiento

El presidente Xi Jinping, que ha logrado más poder que cualquier otro líder posiblemente desde Mao Zedong, acaba de anotarse otro triunfo. China inicia 2015 como la economía más grande del mundo, en términos de poder de compra. Xi no proclamará con clarines su logro. Los líderes de China tienen aguda conciencia de cómo el ascenso de su país inquieta a algunos en Occidente. Sin embargo, la ansiedad sobre China, de cualquier manera crecerá este año. Bajo el liderazgo de Xi, el país ha intentando reforzar sus reclamos marítimos en el Pacífico Oeste, alimentando tensiones con los vecinos, así como con Estados Unidos. En 2015, las fricciones no cesarán.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Xi Jinping es el más poderoso de China. Foto: Reuters.

China ha indicado que 2015 debe ser el año de "la cooperación marítima" con las naciones del Sudeste de Asia. Sin embargo, da pocas señales de voluntad de reducir sus esfuerzos para reclamar lo que considera como su territorio en los Mares del Este y Sur de China. Esas acciones incluyen la construcción de estructuras en las islas disputadas y arrecifes, enviando naves de la guardia costera a patrullar en las cercanías de estas y explorando por petróleo y gas natural en aguas en disputa.

Algunos países están preocupados porque China pueda declarar "una zona de defensa e identificación aérea" sobre el Mar del Sur de China, de la misma manera que lo hizo en el Mar del Este de China, en 2013 para consternación de Japón y Estados Unidos. Una zona así requerirá que los aviones que viajen a través de ella, aún en espacio aéreo internacional, informen a las autoridades chinas. Probablemente tenga poco si es que algún impacto en el tráfico aéreo, aunque otros países en la región lo verían como un gesto de provocación. A comienzos de 2016, es posible que una Corte falle en el caso planteado por Filipinas en desafío de los reclamos chinos. China ha dicho que no aceptará el fallo.

Xi tiene la esperanza de que la fuerza económica de China ayudará a disuadir a otros países de responder a su actitud de firmeza con algo que no sea más que expresiones verbales de indignación. En 2015, China empujará para que avancen varias negociaciones sobre libre comercio. Estas incluyen el acuerdo deseado con Corea del Sur y Japón y otro (conocido como Asociación Económica Completa Regional) con los diez miembros de la Asociación de Nacional del Sudeste de Asia más Australia, India, Japón, Nueva Zelanda y Corea del Sur.

Cambio.

Si bien el crecimiento económico de China será aún más lento en 2015, el país permanecerá enormemente atractivo para otros en la región y más allá como fuente de demanda e inversiones. Por ejemplo, en el año que recién comienza, China podría convertirse en el país con el mayor gasto en viajes de negocios, aunque la mayor parte del dinero seguirá siendo destinado a los viajes internos. En 2015, por primera vez, las inversiones que se realizan desde China podrían exceder el monto que las empresas extranjeras invierten en China.

Una economía lenta no afectará las ambiciones extraterrestres de China, incluyendo los planes para construir una estación espacial y posiblemente, en alrededor de una década, poner un astronauta en la Luna. Los preparativos están en marcha. En 2016, China lanzará el Tiangong-2, un laboratorio espacial que realizará ensayos de las tecnologías destinadas a una estación espacial. Al año siguiente, una nave china retornará a la Tierra después de haber recogido muestras lunares. China acaba de terminar la construcción de una nueva instalación de lanzamientos espaciales en la isla de Hainan. Las autoridades esperan que la base se convierta en una enorme atracción turística en el corriente año, con miles de visitantes que concurran a ver los lanzamientos.

Esos despliegues del ascendente poderío de China ayudarán a impulsar el estatus de Xi en su país. En el corriente año, resultará cada vez más evidente que Xi ha abandonado la noción antigua del Partido Comunista de "un liderazgo compartido" a favor de un hombre fuerte que gobierna por sí mismo. Sin embargo, su poder no lo hará sentir totalmente seguro.

Censores.

En 2015, el número de usuarios de Internet en China crecerá a 750 millones, duplicando a la suma de los usuarios en Estados Unidos y Japón. Muchos de ellos usarán las redes sociales para participar de discusiones irreverentes sobre temas de actualidad. Algunos más valerosos serán muy críticos del partidos y sus líderes. Un enorme ejército de censores incrementará los esfuerzos para mantenerlos bajo control. Se puede esperar que sean afianzadas las restricciones a WeChat, un servicio de redes sociales de enorme popularidad que ha estado operando con más libertad que los estrechamente escrutados microblogs conocidos como weibo.

Los usuarios de Internet en China tendrán mucho para discutir en 2015. Sin duda, se divertirán con los detalles que probablemente surjan de las investigaciones sobre Zhou Yongkang, el jefe de seguridad retirado quien es el político de más alto rango en ser blanco por corrupción desde que el partido llegó al poder en 1949. Una prueba clave de la fuerza de Xi será si decide llevar a juicio a Zhou, una figura muy bien conectada. Es probable que lo haga. Si es así, el caso ofrecerá una extraordinaria mirada breve sobre el comportamiento indebido en el máximo nivel del partido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)