La crisis política de Venezuela

Chavismo instala un Parlamento paralelo

El “Parlamento Comunal” estará dentro de la AN para oponerse a la mayoría especial de la oposición.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cabello instaló un Parlamento paralelo dentro de la Asamblea Nacional.

El presidente de la Asamblea Nacional venezolana, Diosdado Cabello, instaló ayer un Parlamento Comunal Nacional, que funcionará en la misma sede de legislativo, un poder que estará controlado por los opositores desde enero de 2016.

"Queda instalado este Parlamento Comunal Nacional en esta su Asamblea Nacional (AN); sigamos avanzando, que más temprano que tarde el poder descanse donde tenga que descansar", dijo Cabello.

Aunque este nuevo parlamento está estipulado en las leyes venezolanas, concretamente en la Ley de las Comunas, no fue instalado hasta ahora que el chavismo ha perdido, por primera vez en quince años, el control de la AN.

"Estos espacios, este salón protocolar, quedan a orden del Parlamento Comunal Nacional. Pueden reunirse los días que quieran, las veces que quieren", les anunció Cabello a los representantes de la organizaciones populares que comenzaron a definir hoy mismo cómo funcionará este nuevo órgano.

"El poder más importante que hay es el poder de las comunas, no hay otra forma de organización", añadió Cabello que además fue enfático al precisar que "en las comunas y los consejos comunales debe haber revolucionarios y revolucionarias, esto no puede ser un instrumento de la contrarrevolución", dijo.

Última sesión.

La instalación del Parlamento Comunal se hizo durante la última sesión ordinaria de la AN de este año.

Salvo una convocatoria extraordinaria, no habrá una sesión plena hasta el 5 de enero de 2016, cuando jurarán sus cargos los diputados electos, la mayoría de ellos opositores.

En la plenaria no se ofrecieron detalles sobre las funciones y atribuciones del Parlamento Comunal Nacional, pero la ley establece que es este "la máxima instancia del autogobierno en la Comuna" a quien corresponde "sancionar materias de sus competencias".

El resultado de las elecciones del pasado 6 de diciembre arrojó una mayoría calificada de la oposición, con 112 de los 167 legisladores.

Desde entonces, el oficialismo ha aprovechado el tiempo que tiene hasta que se posicione la nueva AN el próximo mes para apurar la agenda de los temas pendientes que considera fundamentales para la llamada "revolución bolivariana".

"Ahora vamos a tener un Parlamento al servicio de la burguesía, muy incómodo para algunos de nosotros que vamos a estar allí", dijo Cabello y valoró la derrota oficialista como "un tropezón" del cual deben levantarse "con más fuerza para seguir impulsando la revolución bolivariana", dijo.

"Con mayoría de ellos (opositores) en la AN lo que importa es la voluntad que nosotros tenemos de que esas cosas cambien, y tienen que cambiar", señaló el número dos del gobierno chavista.

Asimismo pidió "ayuda" para el presidente venezolano, Nicolás Maduro, quien, dijo, "no la tiene fácil".

"El que tenga dudas póngase en los zapatos del compañero Nicolás para saber lo que significa sustituir al fallecido presidente Hugo Chávez, eso es una tarea imposible de cumplir, pero bueno, ahí vamos, ahí va él", indicó Cabello. El actual presidente de la AN se negó al día siguiente de las elecciones a reconocer el resultado y llamó a resistirlo, en una postura similar a la que adoptó Maduro.

Un llamado.

El excandidato presidencial Henrique Capriles llamó al gobierno venezolano a propiciar un diálogo con la oposición para concertar medidas frente a la crisis económica.

"El gobierno debería estar convocando a todos los sectores del país para buscar soluciones a la crisis que ellos generaron", dijo el también gobernador del estado Miranda durante un acto público, una semana después de los comicios en que la oposición logró el control del parlamento.

Tras recordar que previo a las elecciones el presidente Nicolás Maduro anunció que convocaría a los diputados electos a un diálogo, Capriles señaló que los de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) "están a la expectativa". Sin embargo, criticó que aunque "la señal del pueblo fue clarita y contundente", el gobierno "sigue encasillado" en defender sus políticas.

"La cúpula está desconectada de la realidad del país. Este no es un momento para que esté haciendo revisiones internas en su partido. Mientras Nicolás esté en el lugar que ocupa tiene que asumir su responsabilidad", sostuvo. Durante la campaña para las legislativas del 6 de diciembre, Maduro planteó que citaría a todos los diputados electos, incluidos los de la MUD, "a un diálogo nacional en el palacio de Miraflores en función de los grandes objetivos de desarrollo del país".

Maduro llama "golpe" al 6-D.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, indicó ayer que no permitirá que la oposición de su país, que ganó el 6 de diciembre pasado una mayoría de dos tercios en las legislativas y con ello el control del Parlamento, consolide un "golpe electoral". "No crean que esto se va a quedar así, nosotros vamos a cambiar esta situación y no le vamos a permitir a la derecha que consolide su golpe electoral, no lo vamos a permitir", dijo Maduro en un acto transmitido en señal obligatoria.

Mercosur espera confirmación de Maduro.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, es el único jefe de Estado, miembro del Mercosur, que no ha confirmado su presencia en la Cumbre del bloque, que se celebrará el próximo domingo en Asunción y en la que Paraguay traspasará la presidencia temporal a Uruguay, informó la Cancillería. Hasta ahora, está confirmada la presencia del mandatario uruguayo, Tabaré Vázquez; de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff; del presidente argentino, Mauricio Macri; y de Evo Morales, presidente de Bolivia, país en proceso de adhesión al bloque, explicó a Efe el coordinador de la Cumbre en Paraguay, Enrique Ramírez. Otra presencia confirmada es la de Michelle Bachelet, la presidenta de Chile, Estado asociado al Mercosur, mientras que Rafael Correa, presidente de Ecuador, también Estado asociado, no ha confirmado que viajará a la capital paraguaya. Por su parte, Juan Manuel Santos, presidente de Colombia anunció que no participará en la Cumbre, ya que generalmente su país, también Estado asociado, lo hace a nivel ministerial. La Cumbre, que se celebrará en un Centro de Convenciones del Gran Asunción, estará precedida de reuniones técnicas que comenzarán mañana y durarán hasta el sábado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados