Estados Unidos

El acuerdo sobre el muro no dejó “feliz” al presidente Trump

Pactan por US$ 1.300 millones en lugar de los 5.700 pedidos.

"Un muro salva vidas" dice Trump y es ovacionado por sus partidarios. Foto: AFP
Donald Trump. Foto: AFP

Donald Trump no quedó “feliz” con el acuerdo preliminar que alcanzaron los legisladores sobre los fondos para construir parte de su prometido muro fronterizo con México, pero agregó que no era probable otro cierre del gobierno.

“No puedo decir que estoy feliz, no puedo decir que estoy emocionado”, declaró en una reunión de gabinete en la Casa Blanca. “El muro se construirá de todos modos”, añadió, sugiriendo que sacará fondos adicionales de “áreas mucho menos importantes”, aunque no explicó cuáles.

Legisladores demócratas y republicanos alcanzaron el lunes un acuerdo preliminar para proporcionar 1.300 millones de dólares para el muro de Trump, lejos de los 5.700 millones pretendidos por el presidente. Estos fondos servirán para construir 90 km de nuevo muro.

El acuerdo aún debe ser votado por el Congreso y aprobado por la presidencia.

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, dijo que el acuerdo es “ciertamente una buena noticia”. “Proporciona nuevos fondos para kilómetros de nuevas barreras fronterizas”.

Chuck Schumer, el principal senador demócrata, coincidió. “Si bien aún falta definir los detalles, el acuerdo tentativo representa un camino a seguir para nuestro país”, dijo Schumer.

“Nadie consigue todo lo que quiere en este tipo de acuerdos. El presidente debe firmarlo y no provocar otro cierre parcial administrativo”, agregó.

En diciembre, Trump intentó presionar al Congreso para que votara los 5.700 millones de dólares al negarse a aprobar la financiación de servicios del gobierno, dejando sin paga a 800.000 funcionarios -desde agentes del FBI hasta seguridad aeroportuaria- durante cinco semanas.

Los demócratas no cedieron y Trump se vio forzado a recular, lo que permitió que se abrieran las negociaciones.

Durante varias semanas la Casa Blanca amenazó con declarar una emergencia excepcional para liberar los fondos necesarios sin pasar por el Congreso.

La Ley de Emergencias Nacionales, de 1976, autoriza al presidente de Estados Unidos a invocar una “urgencia” nacional para activar poderes extraordinarios.

Consciente de que esa iniciativa, que no recoge unanimidad entre sus partidarios, desencadenaría una feroz batalla político-legal, Trump ha evitado hasta el momento dar ese paso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados