CUOTA DE GÉNERO

Mujeres, las ganadoras del congreso del Pit-Cnt

Ellas ocuparán cinco de los 15 lugares que tendrá desde ahora el secretariado ejecutivo de la central.

Fernando Pereira será, otra vez, el presidente de la central de trabajadores. Foto: F. Ponzetto
Fernando Pereira será, otra vez, el presidente de la central de trabajadores. Foto: F. Ponzetto

El 25 de mayo pasó a ser el 8M del movimiento sindical. Es que el congreso del Pit-Cnt aprobó, el pasado viernes, que uno de cada tres integrantes del secretariado ejecutivo sea mujer. Un cambio que todas las corrientes definieron como "histórico".

De las 15 bancas que conforman el secretariado ejecutivo de la central sindical, cinco las ocuparán mujeres: Laura Alberti (Sunca); Soraya Larrosa (FUS); Abigail Puig (Fuecys); Valeria Ripoll (Adeom) y Fernanda Aguirre (Sughu). Todas ellas tendrás voz y voto.

Hasta el consenso logrado en este 13er congreso del Pit-Cnt, el secretariado ejecutivo contaba con 21 lugares y solo tres eran ocupados por mujeres: Milagro Pau, bancaria; María Eugenia Amarilla, del sindicato del comercio; y Fernanda Aguirre, del gremio de la hotelería y gastronomía.

Ya con la conformación aprobada, el Pit-Cnt "cumple con la cuota de género", dijo Fernando Pereira, presidente reelecto de la central. "Es una representación muy similar a la proporción de delegadas mujeres que hubo en el congreso (fueron el 40%)". El propio Pereira había amenazado con renunciar a su cargo si no se alcanzaba este acuerdo.

Pero el "esfuerzo" para plasmar el cambio no fue igual en todas las corrientes sindicales, se quejó el dirigente José Lorenzo "Joselo" López. "El Partido (Comunista) puso dos en cinco; los llamados "ocho sindicatos" (radicales) pusieron a una de una; nosotros (la alianza entre COFE, FOEB, Adeom y más) colocamos a una de cuatro; y Articulación (los "moderados" de Fernando Pereira) solo una en cinco… cada uno saca sus conclusiones", dijo.

En este sentido, los dos principales cargos de la central, el de presidente y secretario general, seguirán ocupados por los dos mismos hombres que lo venían haciendo: Fernando Pereira y Marcelo Abdala. Aun así, dijo el presidente reelecto, entre los suplentes también habrá mujeres, y puso como ejemplo a Elbia Pereira de la Federación Uruguaya de Magisterio (FUM).

Más cambios.

Por primera vez en la historia, un sindicato policial tendrá representación en la conducción de la central obrera. El Sindicato de Funcionarios Policiales de Montevideo (que en realidad tiene alcance nacional) ocupará un lugar en la mesa representativa y será suplente en el secretariado ejecutivo. Su líder, Patricia Rodríguez, había alcanzado un acuerdo para ello con la corriente Articulación.

La mesa representativa está integrada por 43 miembros, uno menos que en el último período. Si bien hubo cambios entre algunos sindicatos "menores", continúa la relación de fuerzas: 26 representantes de la alianza entre comunistas y Articulación; ocho de "los ocho sindicatos"; ocho de COFE, FOEB, Adeom y otros; y uno de Fenapes. Este último no cuenta con una corriente que lo representa, pero "todos estuvieron de acuerdo en que hay que incluirlos en la mesa", dijo Pereira.

La alianza entre comunistas y Articulación pretendía reducir la mesa a 33 bancas. Según Pereira, "hay que caminar hacia la existencia de 25 grandes confederaciones, por áreas". Es que para "pararse con más fuerza ante una negociación es preferible que los sindicatos de la educación estén juntos, el Sunca con la madera, los sindicatos de la salud y así… lo que no significa limitar la diversidad".

Las corrientes minoritarias se opusieron a esa postura que, a su entender, "iba contra la democracia y la representación de todos". De ahí que la decisión final de ir con una única lista haya sido parte de un acuerdo en el que comunistas y Articulación cedieron en este aspecto.

Camino al medio millón de afiliados

Dentro de tres años, si no ocurre un imprevisto, el Pit-Cnt tendrá otro congreso. Para entonces, la central sindical quiere alcanzar los 500 mil afiliados, 60 mil más que los que tiene ahora. Según el presidente de la organización, Fernando Pereira, la clave está en "incorporar a la creciente cantidad de trabajadores del software y ampliar la participación de las compañeras del servicio doméstico".

De todas formas, Pereira recordó que la misión del movimiento sindical "no es solo defender a sus afiliados, sino a los más débiles". En este sentido, adelantó: "enviaremos un proyecto de ley sobre insolvencia patronal, para que cuando cierra una fábrica o una empresa los trabajadores no sean los que salen siempre perdiendo".

Los grupos opositores a Pereira lo han calificado de perder la independencia y de ser una extensión del gobierno de turno. Pero el presidente de la central insistió con que "se seguirá sin pedirle permiso a ningún partido para tomar nuestras decisiones". Su agrupación fue la única que obtuvo más del 50% de los votos necesarios para aprobar un documento de trabajo. Los otros dos documentos "perdieron", aunque crecieron frente al congreso anterior.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º