DIFERENCIAS POLÍTICAS

Listas paritarias para el Parlamento: ¿por qué generan división entre senadoras blancas?

Graciela Bianchi y Carmen Asiaín están en contra del proyecto de ley que promueven Gloria Rodríguez y la vicepresidenta Beatriz Argimón.

Las senadoras Bianchi y Asiaín pertenecen al sector mayoritario del Partido Nacional. Foto: Darwin Borrelli
Las senadoras Bianchi y Asiaín pertenecen al sector mayoritario del Partido Nacional. Foto: Darwin Borrelli

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La intención de impulsar un proyecto de ley que obligue a los partidos políticos a conformar listas paritarias para el Poder Legislativo divide a la bancada femenina del partido de gobierno. La discusión del tema en ámbitos informales y no orgánicos del Partido Nacional dejó al descubierto posiciones opuestas de las senadoras blancas Graciela Bianchi y Carmen Asiaín, frente a la iniciativa presentada por su compañera Gloria Rodríguez que contó con el apoyo, a su vez, de la vicepresidenta Beatriz Argimón.

Esta divergencia se suma a una lista de diferencias políticas que han mantenido las senadoras nacionalistas, y que es observado con atención por el resto de la bancada oficialista que ha trabajado para “zurcir” entre ellas. Así lo comentaron a El País varias fuentes del partido de gobierno.

Bianchi y Asiaín pertenecen al sector Aire Fresco, desde donde se catapultó la presidencia de Luis Lacalle Pou. De hecho, si en algún momento a Argimón le toca ocupar la Presidencia de la República por la salida de Lacalle Pou al exterior, Bianchi es quien la suplantará; o si se da la salida de ambos, la senadora de Aire Fresco será quien quede como jefa de Estado. Rodríguez fue electa por la lista 71 del herrerismo, y es quien tiene más sintonía con Argimón en los posicionamientos políticos.

La primera discrepancia de Bianchi y Asiaín con Argimón se dio el año pasado durante el debate del presupuesto por los juzgados de violencia de género. Luego, cuando debatieron sobre los fueros del senador cabildante Guido Manini Ríos, también chocaron.

“No soy de las que tengo problemas personales; puedo tener discrepancias políticas. No es que tenemos mala relación, es que en realidad tenemos -yo hablo por mí, pero me consta la posición de Asiaín- posiciones discrepantes”, dijo Bianchi en conversación con El País. Las tuvimos en varios temas. Cuando los fueros de Manini, nos diferenciamos. En ese caso primó la posición mía y de Asiaín, que eran posiciones jurídicas, no políticas”.

La presentación del proyecto de paridad, que impulsa Gloria Rodríguez, llamó la atención de las otras dos blancas. El 9 de marzo Rodríguez entregó el proyecto a Argimón en su despacho, hecho que dejaron registrado con fotos en su cuenta de Twitter.

Gloria Rodríguez, senadora del Partido Nacional. Foto: Marcelo Bonjour
Gloria Rodríguez, senadora del Partido Nacional. Foto: Marcelo Bonjour

“Te lo digo honestamente y lo podés decir nomás, porque yo lo dije en la bancada bicameral femenina: nosotros nos enteramos -Aire Fresco, Carmen Asiaín y yo- de que se presentaba el proyecto de paridad de Gloria Rodríguez cuando salió la foto en el despacho de la vicepresidente”, declaró Bianchi.

El País consultó a la senadora Rodríguez sí lo había conversado previamente con sus compañeras de bancada. “Es un proyecto que no es del Partido Nacional, es de todos los partidos. Es personal, y es apartidario. Todavía no lo hemos discutido en comisión”, respondió.

Y agregó: “Sabemos que hay diferencias en políticas de género, pero eso no nos ha llevado a tener problemas ni enfrentamientos. Estamos en un partido de hombres y mujeres libres. Todos tenemos derecho a presentar proyectos”. A su vez, remarcó que tiene una “muy buena relación” con Bianchi.

Por su parte, Bianchi dijo que a ella y a Asiaín no las suelen convocar a las reuniones de la comisión bicameral femenina, donde fue presentado el proyecto de paridad. Rodríguez dijo que no recuerda si sus compañeras participaron de la reunión en que lo presentó.

Asiaín, en tanto, adelantó su posición contraria al proyecto por una objeción constitucional. “Comparto el objetivo, pero discrepo en el mecanismo. La Constitución dice que los partidos gozarán de la más amplia libertad en sus acciones”, dijo.

Pero el episodio que terminó visibilizando la tensión que existe entre las senadoras blancas, exponentes de distintos matices ideológicos dentro del partido, fueron declaraciones de una de las asesoras de Argimón, Fernanda Sfeir.

Sfeir es una joven abogada militante en la que la vicepresidente ha colocado grandes expectativas futuras. El 5 de mayo, en una nota con el programa Buen Día de canal 4, la periodista Claudia García consultó a Sfeir sobre el comportamiento de la senadora Bianchi.

“A la vista está: yo creo que está clarísimo lo que pienso sobre los dichos de la senadora. Estoy intentando construir por el lado opuesto de donde camina la senadora”, dijo y agregó: “Además, creo que no le hace justicia a la realidad de mi partido y de mis legisladores”.

Eso desató un cruce en ámbitos internos, que para algunos se fue de los límites de cordialidad. El extracto de la nota fue divulgado en redes, y la senadora Bianchi lo compartió en el grupo WhatsApp de la bancada blanca. “El huevo de la serpiente”, acotó Bianchi según comentaron a El País varios integrantes de ese grupo de chat.

Otros senadores escribieron que era inoportuno el comentario de Sfeir. Que era innecesario dedicar tiempo a pelearse entre blancos, cuando había tantos ataques para enfrentar del Frente Amplio. “¡Qué disparate!”, acotó Asiaín al comentario de Bianchi, y el tema pasó a otros ámbitos presenciales.

Sobre el episodio, Bianchi dijo que manifestó su preocupación a las autoridades del partido. “No voy a profundizar en esas cosas porque para mí son de cuarta. Realmente yo no vine al Partido Nacional a dividir, ni a que me usen a mí para dividir. Para mí la unidad está primero que nada, porque yo soy leal a Luis. En este momento no es conveniente fundamentar o buscar perfilismos políticos, posiblemente pensando en 2024”, comentó.

Exponentes del espectro del Partido Nacional

Las diferencias entre las senadoras blancas tienen un trasfondo de posicionamiento ideológico y estratégico. Mientras Argimón apunta a construir una alternativa de centro en el partido, con posturas coincidentes con la izquierda en algunos temas, Asiaín representa la cara más conservadora y tradicional del PN. Bianchi, en tanto, es “lacallista” y su prédica es anti FA.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados