El viejo cuento del tío

Simulan ser sus nietos y estafan a ancianas

Los casos se intensificaron; fiscal pide a Policía alerta pública.

La Fiscalía de Delitos Económicos recibió 13 denuncias por estafas voluminosas a ancianas. Foto: Archivo El País
La Fiscalía de Delitos Económicos recibió 13 denuncias por estafas voluminosas a ancianas. Foto: Archivo El País

Los diálogos telefónicos entre los estafadores y las víctimas son muy similares. El estafador se hace pasar por un nieto y asusta a la abuela con que se viene un "corralito" bancario en Uruguay. Por eso, dice, la anciana debe sacar todos sus ahorros del banco.

Estafador: Hola, abuela. ¿Cómo andás?

Víctima: ¿Quién sos?

Estafador: Soy tu nieto.

Víctima: Tito o Julio.

Estafador: Soy Julio. Abuela, se viene un "corralito" en Uruguay. Andá al banco y sacá el dinero.

Víctima: ¿Estás seguro, Julio?

Estafador: Sí. Sacá el dinero. Luego pasa un gerente amigo por tu casa y coloca tu dinero a resguardo.

En grandes líneas, ese diálogo se repite en las 13 denuncias por estafa o tentativa de estafa recibidas por el fiscal especializado en Delitos Económicos, Enrique Rodríguez.

El fiscal dijo a El País que en marzo de este año fueron procesados un estafador argentino y uno peruano que realizaban estafas bajo esta misma modalidad. Ambos delincuentes llegaron de Argentina. "Pero otra vez este tipo de delito se volvió a intensificar", agregó.

El fiscal especializado se comunicó con el jefe de Policía de Montevideo, Ricardo Pérez, para que emitiera una alerta pública sobre el incremento de este tipo de delito que afecta a personas mayores de edad.

Según Rodríguez, en uno de los casos la víctima estafada fue una anciana de 94 años a quien sustrajeron mediante engaños la suma de US$ 51.000.

En otros casos, el dinero sustraído alcanzó la cifra de US$ 23.000, US$ 14.000 y $ 100.000. "Son varios las estafas consumadas. También hubo muchas tentativas", señaló el fiscal.

En esas ocasiones, las víctimas comentaron a otro familiar que había recibido la llamada de un nieto que le pidió que retirara todo su dinero del banco. Y ese familiar le instó a que no lo hiciera y que, además, presentara una denuncia para que la Policía pudiera rastrear el origen de la llamada.

El "sobrino".

Alrededor de las 15.30 horas del 14 de junio pasado, F.R.R., de 73 años, recibe una llamada de un desconocido haciéndose pasar por un sobrino suyo, quien le dijo que en el Banco República se encontraban A. y J., sus dos sobrinos reales, sacando los dólares porque al día siguiente se concretaría un "corralito" que no le iba a permitir sacar el dinero.

La víctima tomó un taxi y se dirigió a la sucursal de un banco internacional, ubicada en la Ciudad Vieja.

Allí la anciana le planteó al gerente que iba a retirar US$ 200.000. El gerente advirtió que la anciana podría estar siendo víctima de una maniobra fraudulenta, por lo que se comunicó con un familiar de la misma. Este negó haber llamado a su tía y haberle dicho que sacara el dinero del banco, expresó el dictamen del fiscal Rodríguez.

El responsable de seguridad del banco se comunicó con un comisario inspector de la Policía, quien envió a la casa de la anciana a una oficial. En el momento en que la oficial se encontraba entrevistando a la víctima, esta comienza a recibir llamadas en su celular de un número desconocido. La oficial logró grabar las comunicaciones a través del servicio de WhatsApp.

A partir de ese momento, se organizó un operativo para identificar a los autores de la maniobra, para lo cual se le entregó a la damnificada por parte del gerente del banco una bolsa gris de plástico, simulando que la anciana llevaba allí su dinero.

En ese momento la víctima volvió a recibir una llamada de un hombre, a quien le comunicó que no iba a poder sacar todo el dinero. Ante lo cual, el delincuente le insistió que sacara lo que le dieran, negándose a concurrir a la sede del banco como se lo pedía la víctima.

Continuando con el operativo, se traslada a la víctima a su domicilio en un taxi conducido por un policía. A la vez que, otros dos agentes policiales se adelantaron en llegar a la finca para corroborar que no hubiera alguien esperando a la anciana.

Cuando la víctima ingresó a su apartamento, volvió a recibir una llamada del desconocido, quien le indicó que concurriría una persona, secretaria del BROU, de nombre L.V., insistiéndole en que bajara al hall del edificio a recibirla. En efecto, allí, se encontraba quien resultó ser la indagada, esperándola, la que se presentó como gerente del BROU y se identificó con el nombre antes referido, llevándose la bolsa gris. En el momento en que pretendió subir a un remise, fue detenida por la Policía. Se trataba de M.S.R., argentina, de 21 años.

Días más tarde, la Policía recibió otras dos denuncias contra la estafadora que se alojaba en un hotel junto con su pareja, también de nacionalidad argentina.

Rodríguez consideró que la joven argentina era responsable de tres delitos de estafa, uno de ellos en grado de tentativa. Y pidió a la Justicia que decretara su prisión preventiva por 120 días porque había riesgo de fuga. Agregó que podría existir un entorpecimiento de la investigación porque detrás de las maniobras había otros delincuentes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)