Una millonaria inversión turística ahora tiene vista a un refugio del Mides

La Intendencia intima a un hotel que está sitiado por indigentes

A menos de un mes del inicio de la temporada de cruceros, la turística esquina de Cerrito y Pérez Castellano en plena Ciudad Vieja, está convulsionada. Varios comercios cerraron y otros van por el mismo camino, según dijeron varios empresarios.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En menos de 30 días comienza el arribo de cruceros de todo el mundo.

Por la calle Cerrito funciona un refugio para indigentes frente a la entrada principal del hotel boutique AK Design. Sobre la peatonal Pérez Castellano el hotel tiene la entrada de una de sus salas de conferencias. Desde su inauguración, ocurrida en el año 2013, el hotel instaló allí varias macetas con plantas en la entrada de la sala que se integraban a la peatonal.

Desde el comienzo de este año las plantas y macetas fueron vandalizadas por parte de personas que pasaban por el lugar o "barritas" que aprovechan la noche para hacer daño, según consta en las imágenes de seguridad del hotel.

Finalmente, la empresa resolvió retirar las macetas. La puerta y su enorme vidriera lateral quedaron al descubierto y rápidamente comenzaron a recibir a un "visitante" que las tomó como su casa.

"Orinaba, defecaba y comía en el mismo sitio, todo a la vista de los turistas que pasan por la peatonal. El olor se hacía insoportable y las chicas del hotel salían a limpiar todo aquello. Pobrecitas, hasta le pedían permiso", contó una vecina.

Por esa razón, la puerta de la sala de conferencias dejó de ser utilizada. Los clientes debían atravesar todo el hotel para llegar a ese lugar. Para solucionar el problema, el hotel decidió colocar tres líneas de "púas" metálicas en el marco de la vidriera que da a la peatonal.

El "visitante" sigue en la zona pero ya no está en la vidriera del hotel. Ahora se corrió unos metros y pasa las horas en otras vidrieras o entradas de comercios o viviendas, de acuerdo con lo informado por los mismos vecinos. Los vecinos aseguraron que el "visitante" ingresa todos los días al refugio de la calle Cerrito.

Cedulón.

La solución de las púas alcanzó para el "visitante" pero no le gusta a la Intendencia. El 19 de agosto el hotel recibió un cedulón del Gobierno Municipal de Montevideo en que se hace saber de las actuaciones de un funcionario que detectó riesgos en esa medida.

"Presente en el lugar, se constató que el edificio ubicado en la peatonal Pérez Castellano 188 esquina Cerrito presenta en una de sus ventanas de planta baja, principalmente en su antepecho, un sistema de tres rejas, en la que contienen varillas verticales con terminación en punta, pudiendo provocar heridas si alguien llegara a caer sobre esas rejas. Corresponde, salvo mejor opinión el pase a Coordinación a efecto de continuar actuaciones. Pase al despacho administrativo para intimar al propietario del bien a tomar las medidas necesarias para evitar riesgos a terceros", dice el texto remitido por parte de funcionarios de la comuna.

Ahora la empresa deberá enviar un representante a presentarse ante el Centro Comunal Zonal 1 y la Comisión Permanente de la Ciudad Vieja.

Polémica.

A mediados de octubre del año pasado los vecinos se enteraron que el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) había contratado a la ONG "A redoblar" para instalar un refugio masculino con capacidad para 40 personas. La organización eligió un local abandonado situado en Cerrito 261, frente al AK Design.

En aquel entonces el gerente del AK Design Hotel, Luis Lavista, advirtió que el refugio no era compatible con una zona destinada a recibir turistas, y anunció que vendrían "personas de mal vivir, de mala presencia, mala higiene, incluso bajo efectos del alcohol o las drogas" y que seguramente muchas de ellas se quedarían tiradas en el suelo esperando que abriera el local, tal como ya había sucedido en otros refugios.

El entonces ministro de Desarrollo Social, Daniel Olesker, le respondió que se realizarÍa una "prueba" por tres meses.

Casi un año después la esquina turística está atravesando dificultades. "La convivencia entre el turismo y las personas en situación de calle se ha vuelto imposible", aseguró un empresario de la Ciudad Vieja.

Se puede ver personas tiradas en el piso, frente al refugio. Algunos llevan colchones, como se puede observar en la fotografía superior. Otras personas en situación de calle que no van al refugio se concentran en la esquina o los alrededores. Muchos de ellos pasan allí todo el día tomando alcohol y "mangueando" a los turistas, según confirmaron varios vecinos.

El del hotel es un proyecto que costó algo más de US$ 3.000.000.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados