Emiliano Mandacen

"Las heridas tienen que sangrar para adentro"

El presidente de la Asociación de Docentes de Enseñanza Secundaria (Ades) en Montevideo reflexionó sobre el conflicto que se desarrolló por más de dos semanas en la educación pública del país y aseguró que el movimiento sindical deberá evaluar la metodología y las tácticas de las medidas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Emiliano Mandacen. Foto: Marcelo Bonjour

Sobre el cuestionamiento que han hecho docentes de secundaria al rol que jugó el Pit-Cnt en el conflicto y en la mediación con el gobierno, Mandacen aseguró que son temas que deben de tratarse en la interna sindical y que no deben discutirse en los medios. “Yo nunca salí a hablar de ningún compañero”, señaló.

—Luego de este período de movilizaciones y paralizaciones en la educación, ¿qué análisis hace?

—Es momento de hacer un balance. Se logró un grado importante de movilización y falta una discusión muy profunda a la interna de todo el movimiento sindical sobre la problemática de la educación. Creo que el balance es positivo más allá de que se pueden hacer lecturas sobre las tácticas de las medidas que se tomaron.Hay que destacar el compromiso de la gente para ir y movilizarse, por atrás de esto hubo cientos y cientos de compañeros. Suena hasta gracioso ver a las autoridades en los titulares de prensa diciendo que paró solo el 22% (El País divulgó el pasado viernes estos datos proporcionados por la directora de Educación Secundaria, Celsa Puente). Si los grados de acatamiento son los que plantea la administración, no veo porqué se tuvo que decretar la esencialidad; si fueron solo dos de cada diez los que faltaron, no entiendo la medida.

Hay que destacar el compromiso de la gente para ir y movilizarse, por atrás de esto hubo cientos y cientos de compañeros.

—Sin embargo, para el Consejo de Educación Secundaria el acatamiento no fue tan grande como lo describe.

—Es verdad, suena hasta gracioso ver a las autoridades en los titulares de prensa diciendo que paró solo el 22% (El País divulgó el pasado viernes estos datos proporcionados por la directora de Educación Secundaria, Celsa Puente). Si los grados de acatamiento son los que plantea la administración, no veo porqué se tuvo que decretar la esencialidad; si fueron solo dos de cada diez los que faltaron, no entiendo la medida. Estos números son desmentidos desde el propio Consejo de Educación Secundaria (CES), nosotros tenemos y manejamos números que están en el despacho del consejero electo por los trabajadores, Daniel Guasco, que hablan de un 60% o un 70% de acatamiento. En la política podrá ser válido salir a decir este tipo de cosas, pero no son datos reales los que da Celsa Puente. No entiendo la intención de salir a plantear una discusión de estas características, ella misma sabe que no son reales.

—Habló de la esencialidad, ¿en algún punto, les terminó jugando a favor que el Gobierno la haya decretado?

—Vimos que fue un fenómeno que en vez de partir la medida de paralización, la aglutinó, porqué metieron en el conflicto un elemento sustancial, que son las maestras con lo que ello significa, no solo acá en la capital sino a nivel nacional. También sabíamos que esta decisión que estaba tomando el Gobierno no tenía ningún tipo de sustento jurídico. El Gobierno se precipitó y constancia de ello es el conflicto que generó en la interna (del Poder Ejecutivo) la aprobación de esta medida y de la propia fuerza política.

—Con respecto al Pit-Cnt, ¿cómo quedó la relación con Ades luego de que varios sindicalistas tildaron a la central de alcahuetes del Gobierno?

—Primero que nada dejemos claro que el Pit-Cnt es la central que nos representa a todos con sus dificultades, con sus fortalezas y sus debilidades.

Hay un principio que para mí es fundamental: cuando uno tiene una dificultad con un compañero, uno no debería de explicitar esa dificultad públicamente. Hay que tratar de discutirlo con el compañero y llegar a acuerdos con la interna. Yo no comparto cuando se sale a polemizar públicamente, eso es generar un perfil que no ayuda al movimiento sindical. Sí nos debemos una discusión táctica, metodológica, de estrategias, más que nada en estos momentos que está atravesando el país, pero me niego a hablar de un compañero públicamente con los medios.

—Marcelo Abdala (secretario general del Pit-Cnt) sí lo hizo.

—Está bien, es una decisión política de él. Cada uno toma sus decisiones, yo no voy por el mismo camino. Es verdad que varios compañeros durante las asambleas hicieron expresiones de este tipo (contra el Pit-Cnt) y lamentablemente se hicieron públicas. Tenemos que buscar ámbitos donde nos sentemos a discutir con dureza como corresponde y buscarle la vuelta. También hay que tener en cuenta que el compañero (Abdala) tiene una responsabilidad enorme que es ser secretario general de la central única del Uruguay, tampoco es así nomás la cosa.

—¿Ades entró en un "oportunismo de izquierda"? (esta fue la definición que manejó Abdala sobre los profesores que criticaron la mediación de la central de trabajadores con el Gobierno).

—No, no lo analizo de esa forma. Es indiscutible que las plataformas de los sindicatos de la enseñanza son legítimas, lo que se puede discutir pero no públicamente porque no corresponde, es la táctica. Con respecto a lo que planteó Marcelo (Abdala) y que tiene la libertad de decir lo que quiera, me parece que esto no se tiene que hablar en los medios de comunicación. Respeto mucho a todos mis compañeros del Pit-Cnt, no tengo ningún problema y necesitamos a todo unidos en esto, es mi humilde opinión. Yo por más enojado o en desacuerdo que esté, nunca salí a hablar de ningún compañero, de ninguna resolución o de alguna medida, jamás, incluso cuando se emitió aquel comunicado que llamaba a levantar el paro de los profesores que lanzó el Pit-Cnt luego de haber hablado con el Gobierno. No dije nada.

—¿Lo molestó eso?

—No salgo a cuestionar públicamente. Desde el movimiento sindical para llevar adelante un proceso de cambio profundo en el país, las heridas tienen que sangrar para adentro, no tienen que sangrar para afuera, eso es así, es mi posición y la sostengo.

—¿Los profesores de secundaria quedaron solos en el conflicto de la educación?

—Ades tomó una decisión en una asamblea legítima, tantos días de lucha y fricción genera algún tipo de desencuentro. Tenemos que tender a que las medidas sean lo más homogéneas posibles, en cuanto a la táctica, aunque no es fácil, es un desafío que tiene este sindicato actualmente y se está trabajando para eso.

—¿Porqué no levantaron antes la huelga y esperaron tanto?

—La esencialidad generó un profundo enojo en los educadores y la lectura de la asamblea pos-esencialidad fue decidir seguir un día más de paro, es un organismo democrático y uno trató de fundamentar el porqué. Es verdad, nos bajamos un día después de las maestras junto con UTU, y ahí hay que tener un balance a nivel nacional desde la Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria (Fenapes). La demostración de fuerza que tuvimos cuando se reunió en la marcha a 60 mil personas deja ver que no estamos aislados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados