CIFRAS COMPARADAS

Por cuarto año consecutivo se redujo la llegada de cruceristas

Registraron un 17,8% menos de turistas y el gasto total cayó un 12,1%.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Liliám Kechichian por Arotxa

Entre 2016 y 2017 disminuyó un 6,8% la cantidad de cruceros que arribaron a los puertos de Montevideo y Punta del Este. Esto causó una baja de las personas que descendieron en Uruguay (un 17,8%) y del gasto total (12,1%).

La ministra de Turismo, Liliam Kechichian, indicó que hay más de un motivo que explica esta situación. Si bien su equipo está analizándolo, la jerarca percibe que los argentinos y brasileños están comprando menos esta modalidad de turismo.

"Y eso creo que está estrechamente vinculado a la situación económica" de esos países, opinó la jerarca.

Este fue el cuarto año de caída consecutiva de la cantidad de turistas de cruceros que deciden descender a tierras uruguayas. En 2014 había sido de 0,6%, en 2015 de 18,9% y en 2016 de 4,5%.

A las dos terminales portuarias llegaron 150 cruceros en el período analizado, lo que totalizó 260.704 cruceristas, que gastaron US$ 9.798.264 en el país, unos US$ 38 per cápita.

La secretaria de Estado dijo que se debe trabajar con el sector privado y mayoristas que vendan este producto para recuperar la cantidad de cruceristas que abandonaron esta forma de hacer turismo.

Claro, lo deben hacer en conjunto con otros países porque los cruceristas que eligieron Montevideo y Punta del Este no lo hicieron solo por estos destinos, sino por un circuito que llega a integrar Valparaíso, Viña del Mar, Río de Janeiro, Santos y Buenos Aires.

Kechichian dijo que el gobierno trabaja con Argentina y Brasil para vender el paquete como región. "La vamos peleando, y la vamos peleando bien", consideró.

Si bien hay circuitos como el de Asia que compiten "fuerte" con esta parte del mundo, Uruguay ya se aseguró para la próxima temporada casi la misma cantidad de barcos que hubo en la anterior.

Perfiles.

El área de Investigación y Estadística del Ministerio recopiló datos de la Dirección Nacional de Hidrografía y de la Administración Nacional de Puertos para elaborar el perfil de las personas que llegan desde estos gigantes buques.

En general, un poco más de la mitad son mujeres. En relación a las edades de los turistas, el principal grupo es integrado por personas de 45 a 49 años, seguido por la población mayor de 60 y luego por la de 30 a 44.

Entre el 65% y el 67% de los cruceristas que visitaron Uruguay en este período lo hicieron por primera vez. Entre el 14% y el 13% realizó su segunda visita. Mientras que el 9% ya lo hizo más de cinco veces.

Los brasileños fueron los que más vinieron a Uruguay. A Punta del Este y Montevideo llegaron 101.074, los cuales gastaron US$ 3.299.476. El segundo puesto lo ocuparon los argentinos: 69.462 cruceristas con gastos que dejaron ganancias en el país por US$ 1.887.691. El podio se completa con los norteamericanos: 40.461 turistas que gastaron US$ 2.169.412.

Agrado y desagrado.

El Ministerio de Turismo encuestó a 1.644 cruceristas que descendieron en Montevideo y a 1.129 que lo hicieron en Punta del Este. El 21,2% de los que visitaron la capital del país destacó la gente y su cordialidad, el 18,9% dijo que le agradó "todo", y el 14% priorizó la arquitectura y los monumentos.

El Mercado del Puerto, las playas y la rambla fueron mencionados por el 7% de los encuestados. El 3,7% eligió la tranquilidad y la seguridad.

En Punta del Este, el 27,1% indicó que "todo" les gustaba. Las playas y la rambla fueron más mencionadas que en Montevideo: lo hizo el 18,7% de los consultados.

La gente y su cordialidad se llevó el 13,1%, la arquitectura y monumentos el 8,7%. La tranquilidad y seguridad resultaron destacadas por el 4,5% de los cruceristas.

En Montevideo, el 71% de estos visitantes señaló que "nada" les desagradó. El 29% restante marcó varios problemas: el precio de bienes y servicios (nombrado por 6,3%), la higiene (5,5%) y la existencia de tiendas cerradas (2,3%).

En Punta del Este, el 22% de los cruceristas expresó asimismo algún motivo de desagrado con la ciudad. El mayor —y nombrado casi el doble de veces que en Montevideo— fue el tema precios (11%), seguido por el tipo de cambio (1,5%) y la atención al cliente (1,3%).

Con el turismo a otra parte.

El Ministerio de Turismo mudará su sede, probablemente a mediados del año que viene, y dejará el inmueble que hoy alquila a la Administración Nacional de Puertos (ANP), en la calle Yacaré.

La ministra Liliam Kechichian informó en el Parlamento que "el lugar ya está elegido; se trata del edificio del viejo Lloyds Bank, que se encuentra en Cerrito y Zabala. Es un muy buen edificio que la Dirección Nacional de Catastro tasó en US$ 2.400.000, y que Dante Iocco, que es el intermediario de la venta, está ofreciendo en US$ 1.500.000. Ese sería el precio que debería pagar el ministerio. Es decir, es altamente conveniente. Es un edificio muy noble".

Hasta ahora, el ministerio debía pagar a la ANP un alquiler de alrededor de US$ 30.000 mensuales. La ministra explicó que el cambio de sede obedece, entre otros factores, a la decisión de transformar el local actual, que está a la entrada del Puerto, en una moderna terminal de cruceros.

"Montevideo se ha transformado en puerto de embarque y desembarque de cruceristas, y las compañías exigen cada vez más mejoras en la calidad de los servicios", dijo la ministra.

DATOS CURIOSOS DE LOS CRUCEROS.

Alemanes al frente de europeos.

28.291 fueron los cruceristas europeos que llegaron a Uruguay en la temporada 2016-2017. De ellos, 17.555 arribaron al Puerto de Montevideo, mientras que 10.736 lo hicieron en el de Punta del Este. Según informaron ayer desde el área de Investigación y Estadística del Ministerio de Turismo, la mayoría de los europeos fueron alemanes. Los del viejo continente representan entre el 12,5% y el 14,1% de los extranjeros que llegan a Uruguay en cruceros. Según el período analizado, gastaron US$ 385.670 en Punta del Este y en Montevideo US$ 884.799.

Las playas, el puerto y los edificios.

En Montevideo aumentó la cantidad de personas que dijeron que les gustó más las playas y la rambla. En 2015-2016 lo mencionó el 4,9% de los turistas que arribaron a la capital del país. En 2016-2017 fue el 6,8%. Con la misma tónica aumentó el porcentaje de cruceristas que destacaron la cordialidad de los uruguayos: de 19,7% a 21,2%. Como contrapunto, el Mercado del Puerto tuvo una leve disminución de aceptación (del 7,3% a 6,9%), al igual que arquitecturas y monumentos (de 16% a 14%) y los que dijeron que "todo" les agradaba (de 20,7% a 18,9%).

La pobreza en opinión de turistas.

Los precios no desagradan tanto a los cruceristas como hace un año. Según la comparativa del Ministerio de Turismo, el 11% de los que arribaron al Este lo nombraron como principal tema de desagrado en 2016-2017. En 2015-2016 lo hizo el 15,3%. En Montevideo el porcentaje cayó de 6,7% a 6,3%. En Punta del Este un 1% de cruceristas nombró la pobreza como tema de desagrado, algo que preocupó a las autoridades ya que nadie lo había mencionado en las encuestas anteriores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)