INFORME

Dispensador de agua con filtro le gana terreno al agua embotellada

Los problemas con el agua potable en Montevideo y Maldonado dispararon las ventas entre un 30% y 100% el año pasado; de a poco aparecen también modelos para duchas y lavarropas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Facilidad. Los episodios problemáticos con la temática del agua hacen más fácil la venta de estos productos. (Foto: Shutterstock)

«Si es para tomar, mové la palanquita del grifo para que el agua salga filtrada». La frase, escuchada en un hogar montevideano, se volvió frecuente y alude al uso cada vez más generalizado de los dispensadores de agua con filtros en las cocinas de las familias uruguayas.

Desde que en 2014 cobró notoriedad pública la contaminación que sufre el río Santa Lucía, principal abastecedor del agua dulce que OSE potabiliza para Montevideo y zona metropolitana, se disparó considerablemente la venta de dispensadores de agua para el hogar en la capital. Un hecho similar se produjo en Maldonado, luego de que el año pasado brotara agua turbia de las canillas de sus hogares.

El fenómeno de a poco se expande a departamentos como Salto, San José, Colonia, entre otros, a medida que se conoce el uso de estos productos, según informaron diferentes empresas que trabajan en el rubro.

La venta de dispensadores y filtros tiene también una veta económica, porque el consumidor busca abaratar el costo de consumir agua embotellada, según un informe de Euromonitor. La consultora indica que el problema no se tradujo en más ventas de agua embotellada: incluyendo agua saborizada, en 2015 se vendieron 273 millones de litros, solo un 1% más que 2014.

«A pesar de que se abrió una puerta de oportunidad para el agua embotellada, muchos consumidores siguen utilizando agua del grifo, ya sea filtrado o hirviéndola (o ambos) antes de su uso. Por lo tanto, el aumento de la categoría en el volumen de ventas no fue tan significativo como tal vez se esperaba» señala el informe de Euromonitor.

El crecimiento en las ventas de dispensadores dentro del ámbito hogareño entre 2014 y 2015 va de un 30% a un 100%, según datos aportados por seis empresas a El Empresario. «La alarma pública es el principal promotor de venta de estos productos», apuntó el gerente comercial de Gianni, Maurizio Rista.

En esta empresa, que trabaja con industrias como con hogares, el crecimiento comenzó en septiembre de 2015 y desde entonces la venta crece en forma sostenida. «Incluso después de la semana de Carnaval, en febrero de este año, hubo un pico de demanda que hizo que tuviéramos que aumentar la importación de estos productos», explicó Rista. Gianni, que tiene en el sector doméstico un 32% de la facturación, registró un aumento de un 40% en las ventas a junio de este año. «Hasta septiembre de 2015 vendíamos unas 250 unidades, ese mes llegaron a 480, en marzo el número se disparó a 1.200 unidades para luego estabilizarse en 450 por mes», graficó.

Con 27 años en el mercado, Crystal Water también sintió el aumento de la demanda en 2015 y, según el director de la compañía Eduardo Zylbersztejn, se mantiene este año. La firma, que centra su negocio en dispensadores para empresas, vio crecer la participación de hogares de un 6% en 2014 a un 10% en 2015. «En el sector empresas hay crecimiento, pero lo más importante se da en el hogar», dijo el responsable de la compañía.

El fenómeno alcanzó también a jóvenes empresas como Agua Sana, creada en 2014, que, con un modelo 100% de e-commerce, logró un crecimiento de 50% de un año a otro. La firma comercializa tanto en forma directa al público como a través de mayoristas (como grandes supermercados, casas de electrodomésticos) y llega a vender unos 180 purificadores de agua por mes.

La compañía consultada que registró más impacto en sus ventas fue Agua Pura. Tras cuatro años en el mercado, en 2015 obtuvo un crecimiento de 100% en sus ventas con respecto a 2014. Y el fenómeno parece no parar. «En el primer trimestre de este año ya representan un 60% más con respecto al mismo período del año anterior. En julio vendimos unos 400 equipos», aseguró el director Francisco Menéndez, uno de los socios de la empresa. Si bien Agua Pura tiene en las empresas su principal negocio —un 75% de sus ingresos— el sector hogareño lidera el ritmo de crecimiento. «Lo hace un 40% anual frente al corporativo, que lo hace un 20%», dijo.

Mayor receptividad

«Está claro que los episodios mediáticos jugaron un papel clave. Cada vez que sale alguna noticia hay un pico de ventas», afirmó Rista. Menéndez coincidió en que esa sensación de descreimiento de la población en el agua potable hizo que las ventas sean más fáciles. «Hay una mayor receptividad del público a la hora de ir a ofrecerlos. Antes era impensable que te escucharan cuando les querías vender, ahora de cada 10 personas, ocho escuchan la propuesta en forma interesada», ilustró.

Osmo Aqua tiene 10 años en el mercado local, ofreciendo dispensadores de agua para oficina y hogar. «Antes la mentalidad era que el agua que salía de la canilla era muy buena y (por eso) se dificultaba la venta. Pero hace dos años que a raíz de las diferentes situaciones se disparó la comercialización», aseguró el director, Camilo Taborelli.

Esta empresa utiliza la tecnología de ósmosis inversa: no solo filtra el agua sino que descarta las impurezas y las devuelve al drenaje, explicó Taborelli. Sus clientes son tanto organizaciones como familias, y si bien sus ventas se incrementaron un 15% en total en 2015 con respecto a 2014, el sector hogar llegó a crecer un 40%, dijo.

El negocio también funciona con el boca a boca o porque alguien lo probó (por ejemplo, en su lugar de trabajo) y decidió adoptarlo a su hogar, explicó Carolina Goldes, responsable comercial de Dvigi. La compañía (certificada como empresa B) vende sus productos principalmente a hogares (80% de las ventas), pero también tiene como clientes a empresas y colegios. «Nos han llegado pedidos de profesores que lo probaban en las instituciones donde trabajan y lo querían para su casa», recordó Goldes. La firma, que fue creada hace cinco años y comercializa productos de origen argentino, vendió en 2015 un 50% más que el año anterior.

Hasta en el lavarropas

A la hora de elegir, los usuarios optan mayormente por los dispensadores sobre mesada, aquellos que no requieren gran esfuerzo de instalación. Esto hace la diferencia, sumado al hecho de no tener que hacer modificaciones en la cocina. Los precios son tan variados como modelos hay en el mercado: van de $ 1.350 a US$ 500.

También existe la opción de arrendar los equipos, para lo cual hay que desembolsar generalmente una media de unos $ 400 por mes durante un año (con el cambio de filtro incluido).

En tanto, las ventas principales de Dvigi o Agua Sana se concentran en los bajo mesada, cuyos precios en el mercado oscilan entre $ 5.000 y $ 15.000. Luego, dependiendo del uso y de la marca, hay que cambiar los filtros a los seis meses, un año o año y medio, para lo cual hay que desembolsar entre $ 600 a $ 4.600 (el par para bajo mesada).

El boom de los filtros se extendió a otros modelos. Por ejemplo, hay jarras que llegan a funcionar como un «purificador portátil», explicó Goldes.

Pero no es todo. También existen modelos para duchas (que eliminan metales pesados solubles y cloro) y hasta para el lavarropas o lavavajillas. «El que probó el de la cocina lo extiende de a poco para otras partes de la casa», amplió la responsable de Dvigi.

De hecho, en casos como los del lavarropas, además del beneficio que el purificador supone para la salud, puede llegar a convertirse en un alivio para el bolsillo, porque «ayuda a prolongar la vida útil de estos aparatos», aseguró Rista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)