HORACIO BAFICO Y GUSTAVO MICHELIN

Boom en el consumo de importados

Es muy caro producir en Uruguay; se importan más bienes finales y menos intermedios.

Importaciones: sumaron US$ 671,3 millones en octubre. Foto: Reuters
Foto: Reuters

Las importaciones reflejan el funcionamiento de la economía. Si se analiza la evolución de las compras externas de Uruguay en lo que va del presente año, globalmente, por rubros y orígenes, se constata el particular ciclo económico por el que atraviesa el país. Se caracteriza por un crecimiento global, pero desparejo, con dificultades en la producción de bienes, asociados a un deterioro de la competitividad.

La composición de las importaciones lo refleja muy claramente. De esa composición surgen nítidamente los sectores que están apuntalando el crecimiento. Pero también, una lectura atenta nos muestra indirectamente cuáles son los sectores que enfrentan las mayores dificultades.

Importaciones by ElPaisUy on Scribd

Se trata básicamente de actividades productoras de bienes que enfrentan costos crecientes en el mercado interno y precios a la baja de los competidores del resto del mundo. Es un escenario en el que les resulta muy difícil competir, lo que se ve reflejado en la menor inversión y descenso del empleo.

Las importaciones acumuladas al mes de octubre del presente año muestran un crecimiento de 2,9% medidas en dólares corrientes respecto a igual período de 2016. Si se excluyen el petróleo y los destilados, las importaciones no variaron.

Visto así, se podría pensar en una economía estancada. Pero si se analiza la composición de los productos que compramos los uruguayos al exterior y se tienen en cuenta los cambios en los precios de esos productos, se constatan cambios muy importantes.

Antes de ingresar al análisis de esos cambios, veamos la evolución de las compras externas en un período de tiempo más prolongado para entenderlos mejor. En el gráfico que aparece en la parte alta del cuadro, se muestra la evolución de las importaciones en años móviles desde 2013 a la fecha. Se ve que el pico máximo se alcanzó a mediados de 2014, cayendo a partir de entonces, acompasando el estancamiento de la economía, hasta mediados de 2016. En el último año han permanecido estancadas.

El gráfico discrimina entre importaciones totales y sin petróleo y destilados. Esta última variable se justifica por la fuerte caída que experimentó el precio internacional del petróleo, lo que explica buena parte del descenso global de las compras externas. Pero no fue la única causa; la otra es el estancamiento.

En el último año la economía se recuperó, pero las importaciones medidas en dólares no crecen. Ello se debe al descenso global de los precios de importación, ya que en volumen físico están creciendo. En los nueve primeros meses de 2017 las importaciones uruguayas medidas en volumen físico crecieron 6%. Pero ese crecimiento no fue parejo, ya que en algunos rubros aumentaron mucho y en otros, por el contrario, cayeron.

Eso se muestra en el gráfico que aparece en la parte media a la izquierda. Allí se gráfica la evolución de las importaciones de bienes de consumo y las de insumos intermedios no petroleros. Mientras éstas últimas, tras el descenso a partir de 2014 se estabilizaron en el último año, las compras de bienes de consumo rebotaron a mediados de 2016 ubicándose actualmente 20% por encima de los niveles alcanzados antes del estancamiento. En otras palabras, las importaciones de bienes de consumo están en los registros más altos de la historia.

Esta evolución dispar refleja el ciclo por el que atraviesa la economía uruguaya. El crecimiento está sustentado en el consumo. En lo que va del año las importaciones de bienes de consumo en volumen físico aumentaron 29%, destacándose las compras externas de bienes duraderos (67%) y las de automóviles (23%).

Influye en este comportamiento la evolución del salario real, el abaratamiento de los productos importados y un mayor gasto de los turistas, que en parte se vuelca a ese tipo de bienes.

El gráfico que aparece en la parte media a la derecha muestra la evolución de los precios de importación de los bienes de consumo y los insumos intermedios no petroleros. La tendencia en ambos casos es descendente, pero en el caso del consumo es mayor.

La relación entre el menor precio y las mayores importaciones en el caso de los bienes de consumo es muy clara y no sorprende que crezcan, y que las importaciones físicas de estos productos se encuentren en niveles récord.

Pero analizando con un poco más de detalle, tanto precios como volumen físico importados de determinados rubros, se puede apreciar qué sectores enfrentan dificultades, como por ejemplo los alimentos.

En las dos gráficas que aparecen en la parte baja del cuadro se muestra la evolución de las importaciones de alimentos, sean estos ya elaborados y prontos para el consumo, o como insumos intermedios para procesarse en nuestro país. Se presenta la evolución tanto en volumen físico como la de sus respectivos precios promedio.

En ambos casos, los precios caen, pero el descenso es mayor en el caso de los alimentos ya procesados. Ese abaratamiento relativo frente a los insumos, en momentos en que los costos de producción en Uruguay son crecientes, está atrás del aumento de las importaciones físicas de bienes finales y el aumento de los bienes de consumo.

El caso de los alimentos no es el único y se puede extender el comentario al sector textil, la vestimenta y el calzado.

El estancamiento global que muestran las importaciones de insumos intermedios refleja entonces los problemas de competitividad de la economía uruguaya, a la que cada vez le resulta más difícil competir con los productos importados.

Esa falta de rentabilidad explica el descenso de la inversión, que en el caso de las importaciones se ve en la disminución de las compras externas de bienes de capital. Medidas en dólares corrientes en el último año móvil ascendieron a US$ 1.146 millones, prácticamente la mitad de los valores registrados en el año 2014, cuando la construcción de Montes del Plata estaba en su momento cúlmine. Pero finalizada esa construcción se desplomaron las importaciones de bienes de capital, que puntualmente aumentaron por la instalación de los parques eólicos, proceso que finalizó. De hecho, salvo por los parques eólicos, el sector privado invirtió muy poco desde 2014 en adelante.

En cuanto a los orígenes de las importaciones, las que provienen desde EE.UU. son las que más crecieron en el último año. Las compras a ese país aumentaron 67% medidas en dólares corrientes, seguidas por las realizadas al Mercosur y a China, que crecieron 7% respectivamente. Si se las mide en volumen físico, las compras a EE.UU. crecieron 52% y las que vienes desde China 26%. Se ve aquí que los productos que se adquieren en Estados Unidos se encarecieron en el último año, no así los chinos, pudiendo inferirse que buena parte de los bienes de consumo que importa Uruguay tiene ese origen.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)