TECNOLOGÍA

Llegó Ellie, la terapeuta virtual

Se trata de una “profesional” que realiza psicoterapia y a la que algunos pacientes prefieren para conversar de su intimidad en lugar hacerlo frente a un semejante.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Esta técnica puede ser usada para atención en primera línea.

Como muchas otras tecnologías, se creó gracias a investigaciones financiadas por las Fuerzas Armadas de Estados Unidos. Se trataba de contar con un sistema digital que permitiera diagnosticar y tratar traumas psicológicos.

Así surgió un programa apodado Ellie, creado en la Universidad del Sur de California, y que consiste en una terapeuta virtual que puede tratar una sorprendente variedad de trastornos.

Gracias a este proyecto, que comenzó a probarse en un creciente número de pacientes, se generó una cantidad de datos formidable acerca de la propia psicoterapia. Esta tecnología mereció un reportaje especial en una de las últimas ediciones de la revista Science.

El objetivo, según Albert "Skip" Rizzo, psicólogo que lidera el proyecto, es "forzar a la psicología —aunque sea a regañadientes— a incorporarse al siglo XXI". Según comentó un editorial de junio de The New York Times, con la llegada de Internet hasta comunidades aisladas se podrán llevar tratamientos de salud mental a un gran número de personas que, de otra manera, no tendrían acceso.

Pero que los psicólogos clínicos acepten la Inteligencia Artificial (IA) dentro de su disciplina es incierto. Tampoco es claro que las herramientas de la IA puedan llevar a la psicoterapia computarizada más allá de sus capacidades limitadas actuales, advierte Selmer Bringsjord, investigador de esta disciplina del Instituto Politécnico Rensselaer en Troya, Nueva York. Para él, se trata de un proyecto muy ambicioso.

El desarrollo de esta nueva iniciativa es la continuación del fuerte avance que registró esta disciplina en los años 60 en el estudio de la interacción humano-computadores, tras lo cual vino el invierno de la IA. Luego, con la llegada del nuevo milenio y el avance en aspectos cruciales, como el reconocimiento de la voz y la identificación visual que hacen los computadores, resurgió el progreso de esta disciplina.

Aun así, muchos científicos todavía ven esto como un truco barato, en que un computador sin inteligencia tiene la habilidad de engañar a las personas haciéndoles creer que están hablando con una persona empática e inteligente. Algo que no es fácil, según Rizzo. Lo que a menudo rompe el hechizo en la conversación entre el paciente y Ellie no es el contenido de lo que se habla, ya que el computador se ajusta al guión que se le hizo, el cual está basado en sesiones de terapia clínica tradicional.

"El problema es la sincronización", dice este investigador, en referencia a la forma en que los humanos subconscientemente se rastrean y observan entre ellos las emociones durante la conversación. Para mejorar esta sincronización, una cámara sigue las señales psicológicas del paciente: expresión facial, postura, movimiento de manos y la dinámica de la voz. Ellie mide esos datos en un intento por calibrar el estado emocional.

Hasta ahora, la correlación entre el estado emocional del paciente y la lectura que hace Ellie es bastante exacta, según Louis-Philippe Morency, un investigador que participa en el proyecto.

En su trabajo se han dado cuenta de que, por ejemplo, los veteranos de guerra con estrés postraumático sonríen con igual frecuencia que las demás personas. La diferencia es que la sonrisa dura menos y es menos intensa, lo que es un reflejo de la depresión que los afecta.

Otro aspecto que sorprendió a los investigadores es que al decirle a los pacientes que detrás de Ellie hay un terapeuta humano, algo así como un titiritero, ellos prefieren a una terapeuta virtual. "Si no te sientes juzgado, tú te muestras tal como eres", interpreta Terry Winograd, un investigador de IA de la Universidad de Stanford, en Palo Alto, California.

Para Rizzo, el papel de los terapeutas virtuales no reemplazará al de los humanos. Su papel será de atención de primera línea, para reunir antecedentes básicos del paciente, lo que dará al terapeuta real información, similar a la que entrega una batería de exámenes de sangre al médico. Algo que permitirá mejorar la atención de salud mental.

De todos modos, el debate está abierto. Varios científicos, entre ellos Stephen Hawking, advierten que el avance de la IA, entre otras disciplinas como la nanotecnología, la genética y la robótica, están poniendo en riesgo la subsistencia de la humanidad. El Mercurio/GDA

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados