Publicidad

JUAN PAULLIER.jpg

Juan Paullier

Más de este autor
Aunque en Ucrania es difícil pensar a esta altura que Rusia vaya a lograr todos sus objetivos, a dos años de la invasión militar, el daño está hecho. En Kiev y en Moscú.
No se debate lo suficiente sobre la lucha de los jóvenes por adaptarse a las ideas cambiantes sobre la masculinidad.
La principal ruta de tráfico de cocaína hoy es Guayaquil-Amberes. La policía belga ha incautado cantidades récord procedentes de América Latina.
La gente empieza a perder fe en los valores democráticos cuando considera que, sistemáticamente, el sistema político no les funciona como debería.
Los medios se benefician al reflejar una variedad de voces, incluso aquellas que se distancian de la línea editorial y el público lo necesita.
El exilio es útil para descubrir la uruguayez. Mientras más lejos he estado, más uruguayo me he sentido. Ahora en ningún lugar me percibo tan charrúa como en un Farmacity de Buenos Aires.  
Mientras las elites acentúan la escasez de vínculo con el otro, se diluye el sentido de propósito compartido.
El público se debate entre un camaleónico contorsionista desatado por su ambición y un excéntrico felino dominado por sus demonios internos.
Un escalofrío debe recorrer Torre Ejecutiva: el de constatar que el peor rival es uno mismo.
Nos quejamos de los políticos y, a la vez, integramos una tribuna que erosiona las chances de que se conviertan en lo que precisamos.