FELICIDAD

¿Por qué sentimos alegría? La ciencia te lo explica

Varias zonas del cerebro intervienen en esta emoción. Factores genéticos y ambientales también influyen.

Brinks, "el ´pitbull más feliz del mundo", es furor en Instagram. Foto: @smiligbrinks / Instagram.
Foto: archivo El País.

La goleada a Bolivia que significó un pase directo al Mundial de Rusia generó un desborde de alegría que no se veía desde hace muchos años. Pero esa euforia expresada en sonrisas tiene un lado científico y fisiológico. Nuestro cerebro llevó a cabo una serie de procesos para mantener la emoción a tope.

Proceso complejo.

¿Dónde está la alegría y felicidad en el cerebro? Para Enrique Galli, psiquiatra de la clínica Ricardo Palma, esta emoción no se encuentra en un solo lugar, se trata de un complejo proceso en el que participan distintas estructuras cerebrales y neurotransmisores.

“La zona de la corteza prefrontal del lado izquierdo, principalmente, se asocia con las emociones de felicidad, de alegría. Sin embargo, también intervienen el hipocampo, que tiene que ver con la memoria, y la zona occipital, vinculada a la vista”, dijo a El Comercio el experto.

Para que la alegría sea expresada necesita un estímulo, que puede ser un recuerdo placentero o algo que se ve en el momento, como un gol de Luis Suárez en la hora.

Del mismo modo, son necesarios los neurotransmisores –moléculas que permiten una conexión entre dos neuronas, como si se tratara de un correo ultrarrápido–. En este caso específico, actúa el neurotransmisor dopamina, asociado a suministrar mensajes de placer.

Cuando hablamos de la tristeza, el área que interviene es la amígdala cerebral, así como el hipocampo y la zona occipital. Además, se produce un bloqueo en el neurotransmisor conocido como serotonina, que regula conductas como el hambre y el sueño.

Emociones duraderas.

¿Pero qué ocurre cuando la alegría y la tristeza, que como toda emoción es algo momentáneo, se mantienen por mucho tiempo? Según Galli, se transforman en estados de ánimo, lo cual puede ser perjudicial si no se controlan adecuadamente.

Primero, aparece la emoción de la alegría, luego surge un estado de ánimo, que tiene que ver con las zonas orbitofrontales del cerebro y también con la serotonina. “Esto nos asegura un buen carácter, buen sueño, buen apetito y buena voluntad”, explica el especialista.

Cuando la tristeza se vuelve un estado de ánimo, se activa no solo la amígdala cerebral, sino también las zonas del cíngulo. Al ocurrir esto, existe el riesgo de que se vuelva algo crónico, lo que se puede traducir en mal sueño, falta de apetito, decaimiento y desmotivación.

Genética.

Para que una emoción se convierta en un estado de ánimo, existen varios factores, como biológicos –un correcto funcionamiento de los neurotransmisores–, hereditario –no hay antecedentes de depresión en la familia–, personalidad y ambiente –si uno vive en soledad, tendrá predisposición a tener un estado de ánimo negativo–. El que una persona haya sufrido anteriormente un caso de depresión también influye.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)