AGENTE ENCUBIERTO

Mega star en Uruguay

Mientras todas las cámaras de paparazzi tenía su foco en Punta del Este, detrás de Pampita o de Marcelo Tinelli, en Montevideo una mega estrella de la música pasaba unos días de vacaciones en familia. Se trata de Luis Miguel, quien estuvo cinco días en un paquete hotel de Carrasco. Fue a fin año, según le confirmaron al agente.

El hombre cultivó el perfil bajo y además de hacer un acuerdo de confidencialidad con el hotel, no se dejaba reconocer en sus salidas por la rambla montevideana.

Carlitos Perciavalle la rompe este verano en el Tío Tom con su show y en FM gente de Maldonado. De la escuela de artistas que consideran que el show siempre debe continuar, ni un virus estomacal rebelde pudo con él. Al punto que una función la fue armando en actos. Los llamados, y no precisamente telefónicos que él tan bien suele interpretar, lo llevaron a improvisar en una función que quedará para el recuerdo.

Pero el verdadero garrón de la temporada se lo llevó un conductor que debió postergar un ambicioso proyecto para el verano por un brutal accidente que sufrió su perro en la noche de fin de año. La maldita pirotecnia asustó al can y éste terminó atropellado por un auto. Así, el comunicador debió dedicarse a una interminable guardia canina que lo tuvo muy afectado durante las primeras semanas de enero.

Para finalizar otro enigmático caliente: una periodista estuvo forzada a interrumpir su trabajo por pedido expreso de su marido. No hubo más argumentos ni explicaciones. Ni notas da. Retiro forzoso que le llaman.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)