CURIOSIDADES

Cinco cosas que no sabías de Macaulay Culkin

El niño más famoso y mejor pago de Hollywood se retiró del cine a los 14 años. Ahora, dos décadas después, Macaulay Culkin vuelve al ruedo con una excéntrica banda, una serie y una película de autor por la que no cobró un cachet.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Macaulay Culkin

1. Superó a Shirley Temple. Fue el niño de oro del cine: ganó 50 millones

Macaulay Culkin nació en Manhattan (Nueva York) el 26 de agosto de 1980. Su padre era un actor frustrado convertido en sacristán de una iglesia católica mientras que su madre trabajaba de telefonista. La pareja vivía en una habitación humilde con una sola habitación, pero tuvo a siete niños, tres de los cuales se convirtieron en actores. La primera vez que actuó tenía 4 años, principalmente en obras de bebé y en series. En 1990 se volvió uno de los rostros más influyentes de la década cuando protagonizó la saga de Chris Columbus Mi pobre angelito. El padre de Macaulay se convirtió en su agente y cobró un cachet de 18 millones de dólares por estos films. Luego aumentó la tarifa a 10 millones por película: un récord.

2.Se retiró del cine a los 14: varias veces aseguró que a los 11 años ya no quería actuar

Aunque para el público era un niño adorable, Macaulay Culkin sufría en los sets: entre 1990 y 1994 rodó 9 películas sin descanso. El actor comentó varias veces en los medios que llegó a suplicarle a su padre para que disminuyera el número de proyectos, pero su familia decidía por él y quisieron aprovechar al máximo los millones que producía. Cuando cumplió 13 años sus padres se separaron. Durante un tiempo largo se sacaron los ojos en salas judiciales para decidir quién manejaría las finanzas de su hijo. Harto de sentirse utilizado, Macaulay se emancipó a los 17. Esto generó un gran fastidio en su antiguo representante, que nunca más le dirigió la palabra. Sin embargo mantiene una excelente relación con su madre y con sus hermanos (una de ella falleció hace unos años en un accidente de tránsito). Aunque se retiró de forma voluntaria, cuando intentó volver tuvo poco éxito. Por eso la prensa se puso de su lado y lo apodó "el juguete roto", como un ejemplo de las consecuencias nefastas del sistema hollywoodense.

3. Estuvo 8 baños con Mila Kunis. Se casó a los 18 y a los 20 inició una larga relación

Intentó sobrepasar los disturbios familiares con el amor de una pareja. A los 18 se casó con la actriz Rachel Miner, de quien se divorció dos años más tarde. Luego conoció a la actriz Mila Kunis, con quien mantuvo una relación a lo largo de 8 años. La separación ocurrió poco antes del estreno de El cisne negro, film que llevó al éxito a Kunis. Para evitar el vouyeurismo de los medios la pareja acordó mantener su ruptura con bajo perfil.

Aunque siempre conservaron una excelente relación, cuando aparecieron las fotos que confirmaban el romance de su ex con Ashton Kutcher, Macaulay Culkin cayó en una profunda depresión. Demasiado flaco, desgarbado, barbudo y con los pelos largos, los paparazzi competían por tomarle la foto más deprimente. Mientras su manager calmaba las aguas diciendo que "solo era un mal momento", la prensa dijo que había vuelto a la heroína e incluso lo dio por muerto.

4. Ahora canta y lo abuchean: integra una banda que le rinde culto a la pizza

Decidido a volver, el primer paso que dio fue actuar en el teatro de Londres, por un cachet bajo pero en una buena obra y junto a una excelente actriz: la francesa Irène Jacob. La crítica aprobó su trabajo pero el cine se mantuvo lejos. Desde hace 3 años "mi pobre angelito" volvió a estar de moda. Convertido en un artista provocador, es uno de los percusionistas y cantantes de The Pizza Undergound, un grupo que hace versiones de la mítica banda de Lou Reed, The Velvet Underground, cambiando las letras por la palabra "pizza" y lenguaje que tenga que ver con esta comida. En los conciertos Culkin reparte pizza entre el público. Sube al escenario y soporta los insultos y que le tiren cerveza.

5. Volvió al cine, pero sin sueldo. Se propuso volver a la pantalla, cueste lo que cueste

En diciembre pasado su participación en DRYVRS, una serie humorística de internet, se volvió viral. Convertido en chofer de Uber, Macaulay Culkin le cuenta a su cliente los traumas que arrastra de su infancia de divo y termina cometiendo un crimen lleno de sadismo. Reírse de sí mismo es un buen signo. Luego, anunció su participación en la primera película del artista indie Adam Green. Se trata de una nueva y absurda versión de Aladín. Culkin interpreta a una manifestante y no cobró por su trabajo. También se encuentra rodando una serie que tiene que ver con su vida actual. Se lo fotografió con el pelo mucho más largo y pasado de peso, seguramente para cumplir con los requerimientos del guión.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)