Juan Oribe Stemmer
Juan Oribe Stemmer

El río Uruguay

Los resultados de los controles que se realizan de los efluentes de la planta de UPM, en Fray Bentos, y de las aguas del río Uruguay en la desembocadura del río Gualeguaychú siguen sin publicarse.

Los resultados de los controles que se realizan de los efluentes de la planta de UPM, en Fray Bentos, y de las aguas del río Uruguay en la desembocadura del río Gualeguaychú siguen sin publicarse.

El motivo, dijo a El País el presidente de la Delegación Uruguaya ante la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU), es un desacuerdo técnico entre los dos países. No se ha conseguido obtener conclusiones en común porque Argentina se guía por un capítulo del digesto de CARU, donde, explicó, “están los parámetros del agua del río, mientras que la UPM tiene que regirse por el capítulo quinto del digesto que hace referencia precisamente a los efluentes”. Los resultados de las mediciones serán diferentes si se aplica uno u otro capítulo.

Como los resultados de las mediciones bilaterales no se publican, la sociedad civil depende de las declaraciones, lógicamente parcas, de las autoridades uruguayas. Así, el presidente de la delegación de nuestro país, informó que los resultados “siguen siendo los mismos, lo único que cambia en verano es que se incrementa un poco la temperatura”, aunque con la nueva torre de enfriamiento que está en construcción, bajará la temperatura de vertido.

En contraste, nuestro Ministerio de Medio Ambiente continúa divulgando ampliamente los resultados de los controles nacionales realizados por la Comisión de Seguimiento del “desempeño ambiental de la planta de producción de pasta de celulosa blanqueada, terminal portuaria y zona franca UPM”, creada en el año 2007. Esa información se puede consultar en el sitio web de aquella secretaría de Estado.

El último informe de la Comisión (Acta Nº 28 del 2 de septiembre) indica que las mediciones de las concentraciones de metales, grasas y aceites, dioxinas, furanos, sulfuros, sustancias fenólicas, nitratos, amonio, coliformes termotolerantes, hidrocarburos y sólidos sedimentables, cumplieron con la normativa y autorizaciones vigentes.

El parámetro temperatura solamente “superó el límite establecido durante el 11% del tiempo en enero de 2015 y el 21% del tiempo en febrero de 2015”. También se incluyen datos sobre los eventos de olor. En el caso de las emisiones al aire, se expresa que “que para el octavo año de operación, de forma general, se da cumplimiento de los estándares aplicables”.

La Comisión de Seguimiento concluye que “El desempeño ambiental general de la planta de UPM durante el período continuó cumpliendo con la normativa y la autorización otorgada”; que “los efluentes cumplieron para el periodo considerado con las condiciones establecidas de concentración, a excepción de lo ocurrido durante la parada de mantenimiento en octubre de 2014”; y que se “registraron eventos de incumplimiento del parámetro temperatura en el efluente final durante algunos días de enero y febrero de 2014”.

Siempre se debe mejorar, pero el hecho es que Uruguay cumple con su obligación de controlar a UPM y mantiene debidamente informada a la sociedad civil.

Es lamentable que no se publiquen los resultados de los estudios binacionales. Entre otros motivos, porque brindarían información útil sobre el estado del ambiente fluvial en un sector más amplio del río, incluyendo las aguas próximas a la costa argentina.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)