HORA DE ELECCIONES

Macron amplía su ventaja a horas del balotaje francés

Las últimas encuestas le dan 62% de intención de voto; a Le Pen el 38%.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La campaña electroal entre Macron y Le Pen fue de las más duras de Francia. Foto: Reuters

Emmanuel Macron es el claro favorito para ganar la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de mañana domingo en Francia, ante la ultraderechista Marine Le Pen. Pero fuera de sus círculos, ambos candidatos están lejos de convencer a buena parte de los franceses, que no quieren ni al uno ni al otro. Macron fue abucheado el jueves en un acto electoral y Le Pen fue insultada ayer viernes en Reims, al visitar por sorpresa la catedral donde se coronaban a los reyes franceses. El jueves Le Pen había recibido huevazos durante una visita a una fábrica. Además, centenares de estudiantes se manifestaron ayer viernes en París para rechazar a ambos candidatos.

El hecho de que tanto Macron como Le Pen se presenten como candidatos "antisistema" ha sido insuficiente para encandilar a los votantes, pese a que en la primera vuelta del 23 de abril estos dijeron "¡basta!" a los partidos tradicionales (conservadores y socialistas).

A Macron, de 39 años, ex-ministro de Economía del presidente socialista saliente, François Hollande, se le reprocha representar los intereses de la clase empresarial y pudiente.

Le Pen, de 48 años, pese a sus esfuerzos de romper con la imagen xenófoba de su partido, el Frente Nacional, es rechazada ampliamente por su política antiinmigración y antieuropea.

De todos modos, los franceses parece que ya hicieron su elección. De acuerdo con un sondeo encargado por la televisión Bfmtv y efectuado el jueves, un día después del debate entre los candidatos, Macron obtendría el 62% de los sufragios, tres puntos más que lo que indicaban las encuestas el martes. Al 24% de votos que tuvo en la primera vuelta, Macron sumaría el 45% de los que votaron por el conservador François Fillon, el 54% de los que lo hicieron por el izquierdista Jean-Luc Mélenchon, y el 72% de quienes apoyaron al socialista Benoît Hamon.

Le Pen, que obtuvo el 21,3% en la primera vuelta del 23 de abril, hora está en 38,2%. Obtendría un 32% de los votos de Fillon, un 14% de los de Mélenchon y un 7% de los de Hamon.

Otro sondeo, presentado por la radiotelevisión pública, augura un 61,5% de apoyo a Macron, 2,5 puntos más respecto a comienzos de semana.

Los institutos demoscópicos que realizaron ambas encuestas señalaron que anticipan un descenso de la participación si se compara con la elección de abril. El primer sondeo la sitúa en el 68%, diez puntos menos que en la primera vuelta, y el segundo en el 76%.

Los votantes franceses están entre los más polarizados de la Unión Europea, según un sondeo que mostró el viernes que uno de cada cinco se describe a sí mismo como "de extrema" y apenas un tercio dice ser "centrista".

El sondeo de la Fundación Bertelsmann también sugirió que en Francia hay un nivel inusualmente alto de insatisfacción con la conducción del país, lo que resalta el desafío que enfrentará quien resulte elegido presidente.

El arma nuclear.

La campaña electoral, una de las más virulentas que se recuerdan en Francia, tuvo un punto de inflexión con el debate televisado del miércoles, en el que Le Pen se mostró muy agresiva con Macron. Desde entonces, este acrecentó su distancia en los sondeos. El presidente Hollande estimó que Macron "debía" obtener el domingo "la puntuación más elevada" frente a la extrema derecha y advirtió contra poner "el arma nuclear" en manos "de cualquiera", en alusión a Le Pen.

De ganar, Macron dijo que ya tiene decidido quién será su primer ministro, aunque no lo anunciará hasta el "traspaso de poderes", como muy tarde el 14 de mayo.

Greenpeace se sumó ayer viernes a los llamamientos contra Le Pen, desplegando una banderola gigante en la Torre Eiffel, donde se leía "Libertad, Igualdad, Fraternidad", para advertir de los riesgos de un país presidido por la extrema derecha. La acción evidenció "fallos en el dispositivo de seguridad del monumento", admitió la Prefectura de policía de París.

Francia se halla en estado de emergencia tras la ola de atentados yihadistas que se cobró 239 víctimas desde 2015. El último tuvo lugar tres días antes de la primera vuelta, con un policía muerto en los Campos Elíseos.

Los "ni-ni" electorales: entre votar contra Le Pen o el "abstencionismo. fundacional"

Ante la amenaza de la llegada de la extrema derecha al Elíseo, ¿es la abstención o el voto en blanco una opción legítima? La multiplicación de los ni-ni —los "ni Marine Le Pen, ni Emmanuel Macron"—, ha reavivado en Francia el debate sobre el riesgo de no pedir abiertamente el voto por el candidato de En Marche! para frenar a la líder del Frente Nacional (FN). En la consulta interna del movimiento de izquierda alternativa Francia Insumisa, liderado por Jean-Luc Mélenchon, la mayoría de militantes abogó por votar en blanco o abstenerse. Eso no ha hecho más que aumentar la inquietud de quienes alertan del peligro de debilitar el "no pasarán" al FN.

"No podemos dejar que planee la sombra de la duda", insistía el miércoles la ministra de Medio Ambiente, Ségolène Royal. Según esta socialista, no se está pidiendo un voto de adhesión a Macron, pero sí un respaldo para enviar un mensaje contundente. "El mundo entero nos mira. Francia es un país líder en valores de civilización, de derechos humanos, y por eso la Francia de Macron debe ser la más fuerte el domingo", afirmó en sintonía con numerosos políticos, pensadores y medios de comunicación franceses e internacionales. Entre ellos, el expresidente Barack Obama, que anunció su apoyo a Macron.

Pero también hay quienes defienden la abstención como una posición política necesaria o justificada. Es el caso del historiador y demógrafo Emmanuel Todd, que el domingo ejercerá lo que llama un "abstencionismo fundacional". "Por primera vez en mi vida, voy a abstenerme con una especie de entusiasmo religioso. Para mí va a ser un abstencionismo fundacional, porque un mundo donde se enfrentan el macronismo y el lepenismo, no es un mundo para mí. No es un mundo para la verdadera Francia. La vida está más allá", dijo. Para él, tanto el macronismo como el lepenismo son "dos enfermedades mentales", dos "fases de una misma realidad" entre las que se niega a elegir.

"Escoger el lepenismo es optar por el racismo. Y no se elige el racismo. Pero el macronismo es la aceptación de la servidumbre, es la resignación. Es la sumisión a los bancos, a Alemania, a Europa, y no se elige la servidumbre. No se puede elegir entre el racismo y la servidumbre. Voilà". De ahí su decisión de no votar. Si la abstención llega a ser muy alta, razona, "los poderes del próximo presidente, sea quien sea, serán corregidos de hecho a la baja. Eso es el abstencionismo fundacional", insiste el hombre que en 1976 predijo la descomposición de la Unión Soviética.

EL PAÍS DE MADRID

Detienen a un exmilitar que juró lealtad a yihadistas.

Francia elegirá mañana domingo a un nuevo presidente, y como en la primera vuelta del 23 de abril la amenaza terrorista sobrevuela sobre el país de la libertad, igualdad y fraternidad. Un supuesto islamista que había jurado lealtad al Estado Islámico (ISIS) fue detenido ayer viernes cerca de una base militar en Francia. El detenido es un exmilitar de 34 años que estaba siendo vigilado por su radicalización. En su auto se halló una grabación en la que jura fidelidad al ISIS así como banderas del grupo yihadista. En un matorral cercano a la base se encontraron un fusil, dos pistolas y municiones. Los investigadores tratan de aclarar si pretendía llevar a cabo un atentado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)