EL EXPRESIDENTE DICE QUE SU PAÍS VIVE HOY UNA DEMOCRACIA “CORROMPIDA”

Cardoso dice que Rousseff ya no puede continuar

La presidenta Dilma Rousseff habló ayer tras la derrota en la cámara baja, mientras el trámite del juicio echa a andar en el Senado.

Dijo ser víctima de una conspiración en la que incluye a su vicepresidente, mientras la lucha política se polariza y no se ve un camino de salida a la crisis.

El expresidente brasileño Fernando Henrique Cardoso aseguró ayer en San Pablo que el Gobierno de Dilma Rousseff "no tiene más condiciones para gobernar" y que Brasil vive una democracia "corroída y corrompida".

"Estoy obligado a admitir que el Gobierno no tiene más condiciones para gobernar, no vamos a tirarnos más piedras sobre el tejado. Tenemos problemas sociales que resolver en el país", dijo durante un foro en San Pablo. El expresidente lamentó que Brasil viva en "una democracia corroída" y "corrompida", fruto de un "presidencialismo de cooptación".

"A cierta altura, un cierto presidente (...) hizo alianzas con los partidos pequeños y, para ello, distribuyó posiciones y, en ciertos casos, dinero", dijo en referencia al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, mentor político de Rousseff y considerado el jefe de Estado más carismático del Brasil contemporáneo. "Eso es corrupción de la democracia", sostuvo Cardoso, para quien el juicio político aprobado el domingo por el Parlamento "no pone en riesgo a la democracia del país". "Cuando hubo el primer intento de usar ese mecanismo, había dudas sobre las consecuencias", señaló Cardoso sobre el juicio político al que fue sometido el hoy senador Fernando Collor, que renunció a su mandato en 1992, un día antes de que el Senado lo destituyera por corrupción. Entonces, "no hubo consecuencias negativas para la democracia y, en este momento, con todo el debate que estamos viviendo, tampoco creo que haya riesgo para la democracia", agregó Cardoso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)