TRAS LAS SECUELAS QUE DEJÓ EL TORNADO

Voluntarios internacionales ayudan a reconstruir Dolores

Provienen de 12 países; se encuentran reacondicionando plazas y escuelas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Un grupo de voluntarios está pintando la Escuela Rural N° 64. Foto: Daniel Rojas

Veinte voluntarios de 12 países llegaron para reacondicionar escuelas y espacios públicos de Dolores, la ciudad que fue afectada por el tornado en abril del año pasado. La Asociación Civil "Reconstruyamos Dolores" postuló el proyecto en la Fundación Telefónica internacional y logró que Uruguay fuera seleccionado por primera vez.

"Este proyecto se llama vacaciones solidarias internacionales y está enmarcado en el programa de voluntariado corporativo que se gestiona desde fundación telefónica Movistar. Consiste en que voluntarios de diferentes lugares destinen días de su licencia reglamentaria para venir hasta aquí", explicó Belén Cuturi, vocera de la Fundación.

Indicó que cada año, voluntarios uruguayos viajan a otros países de Latinoamérica a colaborar en causas de este tipo. "Esta es la primera vez que recibimos voluntarios de Venezuela, Colombia, Nicaragua, Ecuador, Chile, Perú y España. Somos veinte en total", indicó Cuturi. Según explicó, estarán trabajando en tres lugares: la Escuela Rural N° 64, la Escuela N° 97 de Cadol y una plaza que está ubicada frente a una institución educativa.

La intervención en esos tres espacios se extenderá hasta el 15 de setiembre y consiste fundamentalmente en reparar juegos, colocar algunos nuevos y "darle un poco de alegría al lugar". "Tratamos de mejorar un poco las condiciones de infraestructura, no estructurales ni edilicias, pero si los espacios de esparcimiento, donde juegan los niños. Se pintarán juegos en el piso y murales para darle color a los espacios", dijo.

Una voluntaria de Brasil, explicó que se trata de una experiencia "buenísima". "Ayudar y compartir con estos niños resulta algo enriquecedor. Se trata de salir un poco de la zona de confort para ayudar a personas que están pasando por una serie de dificultades", explicó Amanda a El País.

Reconstruyamos.

Eduardo Umpiérrez es de las personas que si bien no es doloreño, se siente parte de la comunidad ya que vive allí desde hace 12 años. Fue de los primeros en sumarse a la organización "Reconstruyamos Dolores" que intentó ayudar al gobierno en el caos que se generó el 15 de abril del año pasado.

Entiende que la reconstrucción en términos generales se encuentra en un 70% sobre el total destruido por el fenómeno. Dice que hay aspectos educativos, sociales y deportivos que siguen sin atenderse.

"Si tenemos que hablar sobre la emergencia habitacional, eso prácticamente está solucionado, porque se construyeron viviendas sociales para la gente que perdió su hogar. Pero en lo que tiene que ver con aspectos sociales, de cultura o deportivo, como pueden ser los clubes, eso está todo pendiente por falta de apoyo", explicó.

En cuanto a lo educativo dice que se construyeron liceos de emergencia con contenedores, pero las estructuras de las instituciones originales se están deteriorando ya que aún no se han reparado completamente", precisó Umpiérrez. "Se notan claramente las mejoras, pero quedan cosas por hacer", dijo.

Según explicó, el tornado dejó en evidencia un significativo poder de resiliencia que tiene la comunidad de Dolores.

"El tornado reforzó mucho esa unidad. Igualmente se necesita seguir empujando para que las cosas se efectúen", sostuvo el integrante de Reconstruyamos Dolores. Según dice, la organización se creó "para garantizar a los donantes que las donaciones llegaran a su destino con transparencia". En la página web están publicadas qué donaciones se reciben y cómo y a donde se destinan.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)