Socialistas pasan a tener tres cargos claves para el FA

Vázquez, Martínez, Xavier, el eje socialista

Con la elección de Daniel Martínez anoche, el Partido Socialista quedó en una posición inmejorable en la interna del Frente Amplio. De sus filas salieron el mandatario Tabaré Vázquez, la presidenta de la coalición de izquierda, Mónica Xavier, y ahora el intendente de Montevideo, el segundo de este partido y el quinto consecutivo del Frente Amplio desde 1990.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fuerte abrazo entre socialistas.

Tres cargos de primer nivel para un partido que en las últimas elecciones internas había quedado como el cuarto más votado del Frente Amplio, detrás de la Lista 711 del vicepresidente Raúl Sendic, del Frente Líber Seregni del ministro de Economía Danilo Astori, y del Movimiento de Participación Popular (MPP) del expresidente José Mujica.

A esto se suma una presencia nada despreciable en el gabinete de Vázquez: Jorge Basso en el Ministerio de Salud Pública y Álvaro García en la Oficina de Planeamiento y Presupuesto; y los subsecretarios José Luis Cancela (Cancillería), Jorge Menéndez (Defensa), Fernando Filgueira (Educación) y Enzo Benech (Ganadería).

Todos, además, representantes del ala renovadora del Partido Socialista, enfrentada a la ortodoxa que se identifica con la línea del fallecido Reinaldo Gargano. La interna entre esta dos tendencias provocó, a fines de 2014, la renuncia al Partido Socialista de su exsecretario general Roberto Conde.

En una carta que envió al secretario general del Partido Socialista, Yerú Pardiñas, Conde dijo que tomó la "dolorosa decisión" de dejar el partido porque no se le otorgó el tratamiento que correspondía en función de su trayectoria. Conde había quedado en el lugar 11 de la lista al Senado, luego de que el ala ortodoxa (a la que pertenece) perdiera en abril de 2014 la elección en el Congreso del PS ante los renovadores encabezados por Pardiñas.

Los ortodoxos habían ganado espacio en el Partido Socialista en Montevideo. En mayo de 2014, en una convención departamental catalogada como "muy picada", donde hubo empujones y acusaciones de compra de votos, los ortodoxos lograron imponerse en una votación reñida y obtener cuatro de los primeros seis lugares a diputados en Montevideo para las elecciones de octubre, desplazando así a los renovadores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)