Tras la baja aprobación, aumentó su exposición en medios

Con perfil alto, Vázquez busca mejorar imagen

Los números de las encuestas no le importan. Así lo ha expresado en reiteradas oportunidades el presidente Tabaré Vázquez. Sin embargo, tras la fuerte baja en su popularidad (que se encuentra en un 30% de aprobación), el mandatario cambió su actitud.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Entregó la distinción a la murga comodines, integrada por personas con capacidad diferente.

Dejó su despacho ubicado en el piso 11 de la Torre Ejecutiva y aumentó su exposición pública, para dejar atrás esa imagen de presidente "ausente", que tanto cuestionaba la oposición.

Los analistas políticos le sugirieron que saliera a la calle a hablar con la gente de los problemas cotidianos y pese a que los criticó, parece haber hecho caso al consejo. Antes de la gira a Francia y Japón, Vázquez casi no aparecía. Eran muy pocas sus salidas en la prensa, pero tras su regreso a Uruguay retomó la cruzada contra el tabaco y asumió el liderazgo en temas de agenda como el terrorismo, la llegada de la aplicación Uber y la situación de la educación.

En los últimos días fue la cara visible del lanzamiento del Diálogo Social y recorrió Durazno con el Consejo de Ministros. Solo en el día de ayer estuvo presente en dos actividades, por la mañana entregó un premio al director del Ballet Nacional del Sodre Julio Bocca y en la tarde dio una conferencia sobre el tabaco en la sede del Ministerio de Salud Pública.

El lunes 16 encabezó los actos por el Día de la Armada, y habló sobre la amenaza que el terrorismo implica para el mundo entero.

Dos días después encabezó el lanzamiento del "Diálogo social" —una de sus promesas de campaña—. En el acto que tuvo lugar el pasado miércoles 18 volvió a reflejar la imagen cuidada de la campaña electoral. Impecablemente vestido de traje y corbata habló desde un estrado ubicado en el auditorio Nacional del Sodre; el evento hizo recordar el ciclo de conferencias "UruguayX+" que brindó rumbo al balotaje.

Además, y como ya había anunciado antes de conocer los resultados de las encuestas, Vázquez retomó una vieja costumbre de su primer gobierno, es decir las salidas al interior del país con el Consejo de Ministros. El domingo 29 y el lunes 30 visitó la localidad de Carlos Reyles, en Durazno, donde repartió besos y abrazos.

"Lo más importante de todo es la gente y los gobiernos tienen que escuchar a la gente, tanto el gobierno departamental, y hablamos por experiencia personal, como al gobierno nacional, porque la realidad de lo que pasa en un país no es la que decimos los políticos, no es la que dicen los medios de prensa, ni los politólogos. La realidad es lo que viven cada uno de ustedes cada día, de cada semana, de cada mes, de cada año y los gobernantes tenemos que aprender a escuchar e interpretar esa realidad y darle respuestas a esos problemas", señaló en la apertura del Consejo de Ministros en Durazno.

La semana pasada también compartió con parlamentarios la conmemoración de los 100 años de la ley de 8 horas en el Palacio Legislativo. Además, hizo un viaje relámpago a Buenos Aires para recibir el premio "Prócer Emérito de la Medicina Internacional", otorgado por la revista Gracias Doctor.

En resumen, en los últimos días Vázquez tuvo más exposición que la que había tenido en sus primeros meses de mandato. Se reunió con religiosos (tuvo un encuentro con el jefe de la iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, Quentin Cook), organizaciones civiles (a través del Diálogo Social), artistas (en un reconocimiento a Bocca y la murga El Comodín), con médicos en Buenos Aires y ciudadanos de a pie (en el Consejo de Ministros de Durazno).

Si esta nueva estrategia que asumió Vázquez da o no resultado lo dirán las próximas encuestas sobre aprobación a la gestión del gobierno.

Vázquez: "Hay dificultades en la educación".

"Cuando tanta veces escuchamos solo palabras de detrimento para la educación nos duele profundamente (...) Es una gran injusticia", precisó ayer el presidente Tabaré Vázquez en un evento en la Torre Ejecutiva.

"Que hay dificultades en la educación, claro que hay, pero las hay en todas partes del mundo", justificó el presidente.

Vázquez señaló que "tenemos problemas educativos porque el mundo ha cambiado a una velocidad increíble. Les cuesta a los gobiernos de los países, de cualquier color, de derecha, de izquierda, del medio, de donde ustedes quieran observarlo, adaptarse a esa velocidad de los cambios en el mundo", afirmó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)