NEGOCIACIÓN POLÍTICA

Partido Nacional rechaza candidata del FA a Corte

Integración de Corte Electoral y TCR va por cuerda separada.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Debate: se negocia el nombre del nuevo integrante de la SCJ. Foto: Gerardo Pérez

El Partido Nacional informó al partido de gobierno que no aceptará "de ninguna manera" el ingreso de Rosina Rossi a la Suprema Corte de Justicia (SCJ), dijo a El País un legislador blanco al tanto de las negociaciones.

Tras la salida del juez Jorge Larrieux de la corporación, se conformó una comisión en el Parlamento para decidir el sustituto. El grupo está integrado por legisladores de todos los partidos con representación parlamentaria.

La decisión debe ser tomada por la Asamblea General del Poder Legislativo. Para lograr las designaciones se requieren dos tercios de los votos de la Asamblea General. Así está estipulado en el artículo 236 de la Constitución de la República. Es decir, 87 votos de los 130 totales que componen el cuerpo de legisladores.

El 26 de febrero deberán tener una decisión. Si no hay acuerdo ingresará el más antiguo de los jueces de tribunales: en este caso Eduardo Turell Araquistain. La comisión se volverá a reunir el próximo martes donde el oficialismo deberá presentar una contrapropuesta al rechazo a Rossi.

Los legisladores mantienen mucha reserva de las negociaciones porque dicen que se quiere evitar un "manoseo" de nombres. El País informó en su edición del sábado que los blancos estudiaban la idea de aceptar el ingreso de Rossi a la SCJ con la contrapartida de que se negocien todos los cargos de ese organismo que cambien en lo que resta del gobierno.

Un vocero del Partido Nacional aclaró que el nombre de Rossi ya fue rechazado. El informante explicó que en diciembre se manejó la propuesta del frente Amplio de Rossi, y se llevó a estudio de la bancada blanca. El tema fue analizado durante todo enero y la semana pasada decidieron rechazarlo. A los blancos les interesaba la idea de garantizar un acuerdo global de negociar todos los cambios de la SCJ, no solo el del suplente de Larrieux.

Sin embargo al estudiar el curriculum de Rossi optaron por no apoyar su designación.

Ahora, la idea de alcanzar un acuerdo global quedó en un segundo plano, y los parlamentarios se dedicarán solo a llenar la vacante que dejó Larrieux en la Suprema Corte.

La primera opción del Frente Amplio fue Alicia Castro. Sin embargo la magistrada explicó que estaría solo un año en el organismo y por eso consideró mantenerse en el Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA).

"Para mí es un honor enorme entrar en la Suprema Corte, pero no tiene sentido ni razonabilidad ir por un período tan corto. Parece hasta desubicado integrarse para estar unos pocos meses", dijo la actual presidenta del TCA. Explicó que su decisión no es "caprichosa, ni hubo retiro de apoyo político". Sí que no pretende llegar a la institución solo para figurar y no tener el suficiente tiempo para trabajar.

"Me hicieron un ofrecimiento informal el año pasado si quedaba la vacante y apenas dije que no la negociación rumbeó hacia (Rosina) Rossi en la primera conversación en agosto. En el TCA hay mucho para hacer y prefiero seguir concentrando mi actividad ahí", explicó Castro.

En paralelo, otra comisión de legisladores está discutiendo los cambios en el Tribunal de Cuentas (TCR) y la Corte Electoral. El grupo de trabajo no se ha reunido en febrero, pero antes de fin de año había dejado acordado los cambios en ambos organismos. Lo que resta resolver es quiénes serán los encargados de presidir ambos organismos que se trata de una figura neutral. El vocero de los blancos precisó que no es el objetivo del Partido Nacional canjear cargos en la SCJ por designaciones en el TCR y la Corte Electoral.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)