MOVIMIENTOS POBLACIONALES CAMBIAN LAS CIUDADES

"Motochorros" asedian Salinas

Vecinos se movilizarán en Ruta Interbalnearia; inician operativo con Guardia Republicana.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los asaltos duran medio minuto cada uno, llevan cascos y ropa oscura. Foto: M. Bonjour.

El miércoles pasado, dos o tres bandas de delincuentes sometieron a varios comercios de los balnearios canarios Salinas y Neptunia. Hasta el propio alcalde, Óscar Montero, estuvo peligrosamente cerca de un tiroteo y fue víctima de un intento de robo callejero.

Habían pasado apenas cinco días de que un jubilado alemán de 66 años perdiera la vida a manos de los asaltantes que coparon su casa.

Desde que se conoció el homicidio, varios vecinos comenzaron a manejar la posibilidad de movilizarse como hicieron hace dos años atrás. Por eso, ya estaban pensando en volver a agitar las pancartas en la cercana Ruta Interbalnearia pidiendo seguridad. Todavía no había una fecha definida pero el miércoles ocurrieron dos asaltos y un enfrentamiento a tiros entre dos bandas que empujaron a la gente a la ruta.

"La del miércoles pasado fue la séptima rapiña que sufrimos, la anterior fue en noviembre de 2015. En esta zona tenemos dos o tres rapiñas o arrebatos por día, la gran mayoría no se denuncia", afirmó José María Da Silveira, propietario de la Farmacia Arachán de Salinas.

Esta vez eran tres delincuentes que se trasladaban en moto, vestidos con ropas oscuras y con casco. El asalto duró 34 segundos y los delincuentes ejercieron violencia contra los clientes y la cajera.

En las imágenes se puede ver que una clienta atina a cubrir a su hijo y los ladrones la empujan, le golpean la cabeza con la culata y le quitan la cartera. Otro delincuente abre un bolso y lo llena de medicamentos. Al mismo tiempo otro reduce a la cajera y le quita todo el dinero de la caja registradora. Un cliente mayor también fue obligado con violencia a arrojarse al piso.

Al parecer, los asaltantes portaban armas automáticas. Mientras entraban a la farmacia amartillaron las pistolas. "El que entró y se llevó la plata, era un gurisito, no tenía más de 13 años, los otros eran mayores", dijo el comerciante.

Da Silveira aprendió de los asalto anteriores y terminó instalando un sistema de cámaras de seguridad en su negocio que registraron el asalto desde cuatro ángulos distintos. Tiene el negocio a 300 metros de la seccional.

A unos 500 metros de la farmacia hay una pollería que también fue asaltada por el mismo grupo de delincuentes con pocos minutos de diferencia. Allí los rapiñeros hicieron arrodillarse a las personas que estaban en el local.

Queja.

Da Silveira narró ayer a El País que tras el asalto llamó a la Policía y que el patrullero apareció 20 minutos después del episodio.

"Estoy sobre la ruta, supe que salieron desde Atlántida, abandonaron la carretera y pasaron a buscar a un oficial a la seccional y después lo trajeron para la farmacia, vinieron a labrar el acta de la denuncia de rapiña en lugar de prestar apoyo", dijo Da Silveira.

La actitud asumida por los policías llevó a que el farmacéutico denunciara por escrito el asunto ante los superiores.

"Yo tengo toda la grabación del asalto y del momento en que llega el patrullero, no hay excusa para los tiempos y los modos. Si tuvieran un patrullero cercano los habrían agarrado, los asaltantes salieron hacia Montevideo, casi se chocaron de frente", afirmó.

Da Silveira se integró a la Comisión de Seguridad del balneario. El grupo resolvió movilizarse en la Ruta Interbalnearia el próximo sábado 16 para reclamar medidas que frenen la delincuencia en la zona.

"Esto no es contra la Policía, es para exigir que el Estado cumpla con asegurar el derecho a la vida, el trabajo y la propiedad", dijo Da Silveira.

Alcalde.

En la noche del miércoles pasado, el alcalde Montero salía de una casa tras participar de una reunión. De pronto, sintió detonaciones y vio a un joven que empuñaba un arma y disparaba. "Estábamos a cuatro o cinco casas desde donde se sintieron los tiros, no entendíamos nada, creo que se escucharon como 15 disparos", afirmó Montero a El País.

Hasta el momento no se sabe la identidad de quienes participaron en el intercambio de disparos. En la Policía especulan que se produjo un encuentro inesperado entre bandas que pensaban robar el mismo comercio, y que terminaron enfrentándose a tiros.

Al parecer, unos delincuentes se desplazaban en moto y otros iban en auto.

Hace tres meses, Montero caminaba por las calles de Salinas con un portafolio bajo el brazo. Alguien pasó en una moto y se lo intentó arrebatar. "No tuvo suerte porque lo llevaba bien agarrado", dijo.

Montero cree que el aumento en los casos de rapiñas y hurtos es producto de que en Montevideo la delincuencia "está siendo cercada y se están viniendo para estos lados".

El alcalde anunció que participará en la movilización de vecinos por seguridad. "Nosotros nos vamos a sumar como cualquier otro vecino, va a ser algo pacífico, se leerá una proclama", indicó el alcalde a El País.

Mientras tanto, en la noche del jueves dos hombres se enfrentaron a tiros en pleno centro de Salinas. Al parecer, pertenecen a bandas rivales y tenían cuentas pendientes.

En la zona viven unas 30.000 personas. El jefe de relaciones públicas de la Jefatura de Canelones, comisario mayor Hernán López, dice que la cantidad de efectivos no alcanza para cubrir las necesidades pero cuentan con el apoyo de la Guardia Republicana.

Vecinos alerta.

Los problemas de seguridad en Salinas ya tienen algunos años y los vecinos han tomado distintas iniciativas. Una de ellas es la movilización del sábado 16 sobre la Ruta Interbalnearia que se produce mediante la convocatoria del sitio en Facebook "Vecinos alerta ciudad de Salinas". Mientras tanto, comienzan a llegar algunas respuestas a los pedidos. Tras los últimos asaltos a comercios y el choque de bandas de delincuentes a los tiros, la Jefatura de Canelones recibió el apoyo de la Guardia Republicana para intentar aplacar los delitos.

RESPUESTA.

Operativo especial después delos asaltos.

Un grupo de efectivos pertenecientes a la Guardia Republicana comenzó ayer un operativo de vigilancia en la zona de Salinas y Neptunia. A su vez, la seccional 22 y la Zona Operacional III de Canelones realizarán distintos procedimientos para frenar el embate de la delincuencia en los balnearios.

Se trata de un operativo que se desarrolla con personal policial de "alta dedicación" de la Guardia Republicana que será distribuido en las llamadas "zonas calientes" donde se produzcan más delitos, de acuerdo a los datos estadísticos del Ministerio del Interior.

El jefe de relaciones públicas de la Jefatura de Canelones, comisario mayor Hernán López, destacó que la zona a cubrir por la tradicional seccional 22 es extensa y cuenta con una población de 30.000 personas.

"La seccional es la misma de siempre con la misma cantidad de policías", dijo.

Si bien el aumento de población se produce en toda la costa de Canelones, en Salinas el fenómeno se nota más porque hay "mucha población que ya vivía allí".

Prefirió no revelar el número de agentes que custodian la zona pero apuntó que "no es la mejor relación policía-gente, tampoco se cuenta con medios logísticos, de apoyo o móviles".

Medidas de excepción por estado de guerra.

"Estamos en guerra y venimos perdiendo lo más importante que tenemos, los niños", dijo el farmacéutico de Salinas, José María Da Silveira. El comerciante se mostró preocupado por la situación y se mostró partidario de aplicar medidas en profundidad para reprimir a la delincuencia.

"Mis ideas son un poco revolucionarias pero los poderes públicos tienen que entender que estamos en un estado casi de excepción y de guerra. El Poder Ejecutivo va a tener que mirar si utiliza mecanismos constitucionales de excepción o medidas reales de acción con más control y vigilancia", dijo.

Da Silveira propuso en la Comisión de Seguridad de Salinas apoyar la posibilidad de que la Policía pueda pedir identificación a personas sospechosas.

"El Ministerio del Interior dice que no puede ingresar a una casa de noche porque lo impide la Constitución y se sabe que se trafica drogas a esa hora, entonces hay que suspender esas garantías para hacer operativos durante 90 días", opinó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)