El OIEA medirá la presencia del radón en 100 viviendas

Investigarán incidencia de gas cancerígeno en el país

El Ministerio de Industria, con fondos del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), realizará este año en Uruguay un estudio para conocer el impacto que tiene el gas radón en hogares. En altas concentraciones, ese gas puede causar cáncer de pulmón a quienes están expuestos a él por largos períodos de tiempo.

Ese gas noble radioactivo natural está en la corteza terrestre desde siempre y se filtra en las casas a través de grietas del suelo, el gas y el agua.

En la tierra hay varios componentes radioactivos, pero el único gas es el radón por eso lo podemos inhalar y es el único que se concentra. Emana de suelos, rocas y se concentra en espacios cerrados. Es inodoro, incoloro e insípido.

Estudio.

La investigación se hará en 100 casas de Uruguay, la mitad en Montevideo y el resto en distintas ciudades del interior, que aún no están definidas, informó a El País Alejandro Nader, especialista en protección radiológica de la Autoridad Reguladora Nacional en Radioprotección del Ministerio de Industria (Miem).

El aparato que mide el radón es pequeño, se puede colocar arriba de una mesa de luz. Estará en cada uno de los 100 hogares por tres meses y después la OIEA medirá la concentración de ese gas en cada vivienda.

Uruguay hará este estudio debido a que las Normas Básicas Internacionales de Seguridad en materia de protección Radiológica de la OIEA lo establecen y el país es parte de ese organismo. El requisito 50 de esas normas indica que "el gobierno suministrará información sobre los niveles del radón doméstico y los riesgos conexos para la salud y, si procede, establecerá y aplicará un plan de acción para controlar la exposición del público debida al radón doméstico".

Uranio.

El radón proviene de la desintegración de la serie natural del uranio 238. Existen regiones del mundo donde se encuentra más concentración de uranio y por ende de radón.

En Uruguay no hay grandes cantidades de uranio por lo que, pese a que el estudio aún no se ha hecho, es de suponer que no habrá concentraciones de radón que afecten la salud, indicó Fabio López de la Autoridad Regulatoria Nuclear de Argentina y experto del OIEA en la materia. Además las viviendas en Argentina y Uruguay no son totalmente cerradas, por el clima, lo que hace que el radón no se concentre.

Para empezar a tomar medidas de protección de las per- sonas por concentraciones de radón en hogares como lí-mite se debe tener en cuenta una cantidad de 300 Bq/m3 (becquerelios por metro cúbico de aire); un becquerel equivale a una desintegración atómica por segundo.

En Argentina se estudia el impacto del radón en hogares desde 1983 cuando comenzó la minería de uranio. Hay alrededor de 4.000 viviendas medidas en todo el país y, en promedio, el último dato de radón en hogares muestra concentraciones de 40 becquerelios por metro cúbico de aire, es por eso que ese gas no es un problema para la salud de los argentinos.

"A través de estudios que se han hecho con mineros de uranio de la década de 1950 se ha descubierto que es un gas que produce cáncer de pulmón", aseguró López. En 1988 el radón fue calificado como cancerígeno por la Agencia de Investigación del Cáncer. Según la Organización Mundial de la Salud es la segunda causa de cáncer de pulmón.

La OMS establece que, según los países, entre el 3% y el 14% de los cánceres de pulmón es producido por el radón, "obviamente que va a depender de la riqueza en uranio y de radón de la geología sobre la que está asentada una ciudad o una vivienda, y del encierro de las casas", sostuvo el experto.

Cuando la cantidad de radón pasa el límite de los 300 Bq/m3 en una casa lo que hay que hacer es ventilarla.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)