SIN FISCALIZACIÓN DE LA IMM

Hay 150.000 vehículos circulando sin el control técnico obligatorio

Las plantas de inspección no tienen trabajo y una de motos debió cerrar.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Estas prácticas alternativas no están reguladas por la ley, dice director de Transporte. Foto: EFE

En Montevideo circula aproximadamente medio millón de vehículos. De ellos, 330.000 están empadronados por la IMM y el resto por intendencias del interior.

Según datos del Sucive, de los matriculados en la capital hay 240.000 anteriores a 2012, por lo que —de acuerdo a la norma vigente— deben pasar por el control técnico vehicular.

Pero los que pagan la patente en Montevideo son menos: unos 172.000. Los otros están morosos, son anteriores a 1975 (y por tanto se encuentran exonerados del tributo), o han sido dados de baja. Aún así, la ley establece que los vehículos en circulación previos a 1975 (unos 10.000) deben tener el control técnico como condición para permanecer exonerados. Solo el 1% de ese conjunto pasó por la inspección el año pasado.

"Nosotros tenemos capacidad para hacer 200 inspecciones diarias, pero recibimos 15 o 16 coches por día", declaró a El País el gerente de la empresa Autotest, Germán Aguinaga.

Autotest es una de las tres firmas autorizadas por la Intendencia de Montevideo para hacer el chequeo, junto con Auto Ok y Auto Diagnóstico, con las que se divide el mercado proporcionalmente. En 2016 hizo 5.200 inspecciones (incluyendo unidades del transporte público y del Estado), por lo que se calcula que hay más de 150.000 vehículos (del cúmulo activo de 172.000) que están circulando sin tener el control técnico exigido por ley.

Sin control.

Aguinaga dijo que los vehículos que circulan sin el autotest lo hacen por la falta de fiscalizaciones de la Intendencia de Montevideo, que con esta actitud pasiva incumple también su propio digesto.

El empresario —técnico prevencionista y uno de los asesores que colaboró en la redacción de la actual Ley de Tránsito— indicó que tiene la expectativa de que la situación mejore con el reciente cambio de titularidad en la División Tránsito de la IMM. "Conocemos a la nueva directora de Tránsito, Mariela Baute, una persona de carrera que estuvo muchos años en la oficina de la calle Pedernal (donde se hacen los empadronamientos). Ella sabe de la importancia que esto tiene; esperamos que se le empiece a poner un poco de sensatez y seriedad al tema", indicó.

Las empresas autorizadas a hacer el control técnico han hecho fuertes inversiones para poder desarrollar la tarea. "Siempre hemos tenido la planta actualizada y certificada en normas de calidad, en evolución de la tecnología a nivel de software y en la capacitación de nuestro personal", destaco el gerente de Autotest.

"Hay un decreto de la Presidencia de la República, pero no se cumple. Estamos esperando que alguien que conozca del tema se siente a trabajar realmente", sentenció.

Para motos.

Otra empresa abrió hace pocos años una primera planta para hacer el control técnico a motos, en la zona de San Martín y Agraciada. Fuentes empresariales consultadas por El País dijeron que "se armó la planta con gente que trajeron de Dinamarca. En dos años la aprobaron todos los departamentos de la Intendencia, menos el director de Tránsito Pablo Ferrer" (quien fue removido esta semana), dijeron las fuentes. "Se pagaron alquileres, se montó todo, cartelería, maquinaria, computadoras. Y ahora está cerrada", se agregó.

La Unasev.

Según Germán Aguinaga, a nivel nacional el trabajo de la Unasev "también ha sido muy pobre en general".

"Hay normativas de la ley nacional que estaban escritas desde 2007, como el tema de las luces encendidas durante el día y los cinturones de seguridad, y que se reglamentaron recién en 2014, cuando la gente las venía cumpliendo desde 2008. Siempre ha sido una guerra eterna de la Unasev con la gente y con los departamentos. Y se ha caracterizado por una lentitud enorme", concluyó el gerente de Autotest.

DIEGO RODRÍGUEZ

Edil pide informes por falta de fiscalización

A nivel político, la falta de fiscalizaciones de la Intendencia de Montevideo respecto al control técnico vehicular generó la preocupación del edil nacionalista Diego Rodríguez Salomón.

"Es un tema no menor, porque esto implica la revisión de los frenos, las luces, la amortiguación, las cubiertas y otras calibraciones. Son vehículos que están circulando por las calles de Montevideo sin ningún tipo de control y que se transforman en un arma", declaró Rodríguez a El País.

"Nos reunimos con las empresas, y entre otras cosas comentaron de un vehículo que se hizo recientemente el autotest, porque su dueño lo iba a vender, y que detectaron que se le podían salir las ruedas. Pasó por el control y le solucionaron el problema. Pero ocurrió porque se quería vender, no porque sea una exigencia. Lo importante es que el propietario tome conciencia de que si el vehículo tiene más de cinco años, debe hacerse el control", agregó.

El edil envió un pedido de informes a la Intendencia y destacó que esta "no acompaña las campañas que a nivel nacional hace la Unasev sobre control y prevención del tránsito".

En el documento, el legislador departamental destaca que el propio digesto municipal establece la obligatoriedad del test vehicular así como la fiscalización por parte de los equipos de inspección.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)