COMUNICADO OFICIAL

Gobierno desmiente a familia siria que se quejó de "vivir en la pobreza"

La Secretaría de Derechos Humanos de la Presidencia informó que "se viene cumpliendo con el cronograma previsto de apoyo económico y técnico para las 5 familias" sirias instaladas en Salto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mere Alshibli, refugiado sirio en Salto. Foto: Luis Pérez.

La Secretaría de Derechos Humanos de la Presidencia salió a contestarle ayer a una familia de sirios refugiadosque se quejaron en declaraciones a El País de vivir en la pobreza. El gobierno advirtió que se “viene cumpliendo con el programa previsto de apoyo económico” para cada una de las cinco familias que vinieron huyendo de la guerra.

“Vale remarcar que en el caso de las cinco familias sirias que llegaron a Uruguay en octubre de 2014, el énfasis del Programa ha estado en generar estrategias de autonomía que les permitan autosustentarse una vez que dejen de recibir apoyo económico (...) En el caso de la familia mencionada en la nota (de El País), se buscó aprovechar que varios de sus integrantes contaban con conocimiento y experiencia en actividades agrícolas y ganaderas. Para ello, el Programa realizó coordinaciones con el Instituto de Colonización para la sesión de una chacra de 35 hectáreas en el departamento de Salto”, señala la respuesta publicada en la web de Presidencia.

En el escrito, el gobierno añade que “se realizaron las gestiones correspondientes para asegurar la inclusión educativa (siete de los hijos de la familia concurren a la escuela y dos al liceo), sanitaria (todos los integrantes de la familia se encuentran inscriptos en el Sistema Nacional Integrado de Salud) y laboral de los integrantes de esta familia”.

Por otro lado, negaron que sea verdad lo que ha dicho la familia, que dijo vivir sumergida en la pobreza.

“Nos mostraron maravillas de Uruguay y nos dieron que mis hermanos mayores iban a conseguir trabajo enseguida. Como queríamos mejorar nuestros padres aceptaron el ofrecimiento, pero estamos mucho peor que antes. Nunca nos dijeron que vivir aquí iba a ser tan caro”, dijo uno de los jóvenes de la familia Alsalbi.

Incluso, señaló que era mejora la vida en Siria que en Uruguay. “Allá no vivíamos así, andábamos bien vestidos y un calzado de este tipo (vestía unos championes desgastados y con agujeros) nos cuesta cinco o seis dólares. Acá no se consigue nada por ese precio, todo es muy caro. No lo estamos pasando bien”, añadió.

El joven dijo que “la comida escasea en los últimos días del mes”, y que solo les están dando 14.000 pesos para mantener a una familia de siete personas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)