Advierten economistas

Gobierno demasiado optimista

En pocas horas, el gobierno anunciará a la bancada del Frente Amplio el contenido del próximo presupuesto quinquenal. Algunos economistas consultados por El País advierten que el gobierno asumió un escenario demasiado optimista sobre el crecimiento probable de la economía.

El economista Alfonso Capurro, de CPA Ferrere, dijo a El País que "lo primero que hay que decir es que es positivo que se asuma que la situación fiscal está fuera de la zona de confort porque hasta el año pasado no se reconocía". Una incertidumbre es si el gobierno intentará que el grueso de la corrección fiscal se opere al comienzo de su mandato porque la evidencia histórica muestra que es muy difícil que la reducción de los desequilibrios se produzca sobre el final de las administraciones, cuando se aproximan las elecciones, señaló.

A su juicio, lo "deseable" sería que el presupuesto incluyera un incremento del gasto no superior a lo que crecerá el producto y se debería tener en cuenta que es poco probable que la actividad crezca, lo que el gobierno pronostica (2,7% en 2015 y 2016 y luego 3%).

Para Mercedes Comas, de PriceWaterhouse, los economistas revisarán lo que el gobierno presente con un cuidado que otros presupuestos no han requerido. "Lo dicho hasta ahora es muy general. No es sencillo un ajuste fiscal. Todo lo que escuchamos es austeridad. Lo que sí sabemos es que las empresas públicas empezaron a mejorar", comentó Comas.

El exsubsecretario de Economía, Javier de Haedo, es más crítico. "Lo que debería procurar el gobierno es que el gasto total del presupuesto creciera a una tasa no mayor a la del crecimiento de la economía, actuando sobre los rubros que no están indexados o que son discrecionales y reduciendo mucho el cumplimiento de sus compromisos preelectorales y programáticos", dijo De Haedo a El País.

Marcelo Sibille, de la consultora KPMG, cree que lo ideal sería volver a lo que ocurrió durante el primer gobierno del FA cuando el resultado fiscal estuvo próximo el equilibrio y el gasto primario corriente permaneció estable en torno a 22,5% del producto y la deuda bajó mucho con relación a su volumen. "Durante el gobierno anterior los fundamentos se deterioraron y el gasto primario corriente trepó hasta el 26%. Para el próximo presupuesto, bajo un contexto de desaceleración donde los ingresos seguramente no van a mejorar, el gasto primario debería tener una expansión incluso menor a la del PBI", comentó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)