PÉRDIDA DE EMPLEOS

Se complica más el panorama de Fanapel

La fábrica sostiene que seguirá cerrada “a mediano plazo”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fanapel. Foto: Nicolás Pereyra

Fanapel le comunicó ayer formalmente a su personal que no está en condiciones de reabrir y el panorama se oscurece para la vieja fábrica de Juan Lacaze. "A los efectos de mantener informado al personal y responder a numerosas preguntas realizadas, la empresa informa que la situación económica coyuntural de altos costos que obligó a parar la producción continúa incambiada e inhabilita el retorno a la producción en la planta a mediano plazo", dice un comunicado que la empresa le hizo llegar al sindicato ayer.

En una reunión realizada ayer en el Ministerio de Trabajo no se pudo avanzar hacia una solución, reconoció a El País el director de Trabajo, Juan Castillo, que señaló que se sigue la situación "con preocupación" y que "no fue bueno el resultado de la reunión". La empresa plantea que necesita llegar mediante la reducción de costos, menores precios de la energía y de los fletes, y la baja de aportes e impuestos a un ahorro de US$ 400.000 mensuales, contó Castillo. A su vez, la Intendencia de Colonia señaló que puede analizar la rebaja de la Contribución Inmobiliaria de la empresa, y el sindicato planteó algunas ideas para que la fábrica abarate su materia prima. El gobierno, a través de UTE, ya ofreció una rebaja de 25% en la tarifa eléctrica.

Sin embargo, la empresa, que estuvo representada por el gerente Carlos Rodríguez, explicó que por ahora sigue enfrentando una situación de inviabilidad y que su perspectiva se ensombrece más por el abatimiento del precio de la tonelada a nivel internacional que dificulta a la producción de Fanapel competir en su principal mercado (el argentino) con los papeles de origen chino.

Castillo y representantes del Ministerio de Economía elaborarán un informe-resumen y en la próxima semana volverá a haber una reunión. La empresa está cerrada desde diciembre, pero todavía sus trabajadores tienen cobertura de seguro de desempleo y el Ministerio aceptará seguramente una eventual prórroga, dijo Castillo. Además en la reunión de ayer participó Eduardo Pereyra, presidente del Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional, que ya conversó con el sindicato sobre la posibilidad de capacitar rápidamente a los trabajadores para otras tareas.

El sindicato cree que la situación es cada vez más compleja. Su presidente, Marcelo Olaverry, dijo a El País que "no hubo ningún tipo de avance" y que la empresa evalúa como "insuficientes" todas las propuestas que ha recibido. "Acá no hay casualidades. Hay causalidades. No estamos conformes con la gerencia de producción. No hay cuchillas, no hay equipos, no se hace mantenimiento de máquinas, no se capacita a la gente", dijo Olaverry, para quien parece haber una decisión "clara" de cerrar la fábrica, que pertenece al grupo argentino Tapebicuá.

El sindicato tiene la intención de hacerse presente en un acto que realizará en Colonia el Frente Amplio el próximo domingo. Y un contingente de trabajadores viajará la próxima semana a Montevideo.

En Juan Lacaze, una localidad coloniense que durante años tuvo como principales fuentes de trabajo a la textil Campomar y a la papelera, existe enorme preocupación por la posibilidad de cierre de la empresa. Fue fundada en 1898 y en 1944 surgió su sindicato. Algunos habitantes de Juan Lacaze trabajan en la fábrica de celulosa de Montes del Plata, en las cercanías de Conchillas, también en Colonia, pero el panorama laboral en la localidad (que tiene unos 12.800 habitantes) es complicado.

Dedicada fundamentalmente a la producción de papeles de impresión, Fanapel todavía en 2012 tenía 1.080 empleados, pero hoy su plantilla es de solamente 260 personas que trabajan en forma directa y 30 que lo hacen indirectamente. Sus remuneraciones rondan los $ 26.000 mensuales.

El intendente de Colonia, Carlos Moreira, reconoció a El País que Juan Lacaze atraviesa "un problema grave del que soy plenamente consciente", y señaló que la comuna está dispuesta a contemplar rebajas en la Contribución Inmobiliaria de Fanapel si fuera necesario. Pero admitió que la fábrica está al día con ese tributo y que, en cualquier caso, no representa una parte importante de sus costos por lo que su abatimiento no cambiaría sustancialmente su complicado panorama.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)