GRUPO GEO

Se atrincheró con un arma y estremeció al Parque Batlle

Tenía 15 denuncias por violencia, lo detuvieron con un gran operativo

Un nutrido grupo de la Guardia Republicana se desplegó frente a la casa del hombre armado. Foto: M. Bonjour
Hombre atrincherado en Santiago Gadea y Avenida
Luis Alberto de Herrera

Un ex docente de UTU se paseó con un arma en la mano durante la tarde de ayer por la cuadra de Santiago Gadea entre Luis Alberto de Herrera y Chacabuco.

Alarmado por el accionar del sujeto, un vecino llamó a la Policía. Minutos después apareció un patrullero con dos efectivos de la Unidad de Respuesta Policial de Montevideo (UPM). Los policías le dieron la voz de alto y el hombre les apuntó con una pistola y se metió en su casa.

Al poco rato la cuadra quedó bloqueada por un importante despliegue del Grupo Especial de Operaciones (GEO) de la Guardia Republicana y personal de otras reparticiones que se ocupó de acordonar el lugar de los hechos. Mientras duró el operativo no se pudo entrar o salir de la cuadra debido a que no se sabía cómo respondería el sujeto armado.

Un camión blindado de la Republicana fue instalado frente a la vivienda donde estaba el sujeto. Dos francotiradores se colocaron en posición frente a la casa. Además, decenas de hombres armados a guerra se subieron al techo de la vivienda y comenzó a trabajar un negociador. Cada 15 minutos y por espacio de cuatro horas, su mensaje amistoso salió desde el altavoz del blindado: “soy el negociador de la Guardia Republicana, estoy aquí para ayudarlo, necesito que se asome a la ventana para poder conversar”.

Mientras tanto, otros policías hablaban con la ex pareja del docente. Le pidieron detalles de la construcción en la que se había atrincherado el hombre y pistas sobre su forma de vida y perfil psicológico.

También consultaron a los pocos vecinos de la cuadra que se encontraban en el lugar a esa hora. Algunos de ellos, los que tienen más años en esa zona del Parque Batlle, narraron que el hombre tenía varias denuncias por acciones violentas.

Por otro lado, aseguraron que era hijo de una familia “excelente” y que en los últimos años, tras divorciarse, vivía en completa soledad y que había tenido problemas de relacionamiento de distinto tipo.

Una vecina aseguró que el ex docente tenía una amoladora en la puerta de su casa. Al parecer, la había instalado de tal manera que si alguien entraba se le caía encima.

Otra mujer recordó que hace poco tiempo el hombre ató una motosierra con una cuerda y la balanceó desde la azotea de su casa hacia el patio de una vecina tras una disputa vecinal.

“Tenemos que llegar a esto para que hagan algo”, dijo una mujer que filmó todo el operativo con su celular.

Sobre la hora 17.30 llegó personal de UTE y cortó la energía eléctrica de la vivienda y los uniformados comenzaron a intentar abrir el portón metálico detrás del que se encontraba el hombre con dos armas automáticas, pistolas calibre .765, según se supo después.

A la hora 17.45 el negociador emitió la consigna final, dijo que por orden del juez de turno, los efectivos de la Republicana ingresarían al lugar en tres minutos. No respondió. Dos minutos después el hombre abrió la puerta y apuntó con una pistola, un policía lo golpeó con su escudo y tras él otros efectivos redujeron al sujeto que se defendió con violencia.

Cuando ya estaba en el piso, entró un médico que le administró tres inyectables para tranquilizarlo. Finalmente fue introducido en una camioneta de la Republicana y trasladado al Hospital Vilardebó.



Denuncias. José Luis, un hombre que hace más de 30 años que vive en el barrio, afirmó que el docente tenía más de 15 denuncias de sus vecinos. “Es una persona psiquiátrica, una vez tiró el perro de un vecino desde su azotea”, dijo.

Un nutrido grupo de la Guardia Republicana se desplegó frente a la casa del hombre armado. Foto: M. Bonjour
Un nutrido grupo de la Guardia Republicana se desplegó frente a la casa del hombre armado. Foto: M. Bonjour


Tras la detención, se pudo localizar las dos pistolas y sus respectivos cargadores junto con una navaja que el sujeto portaba en un bolsillo.

El comandante de la Guardia Republicana, Alfredo Clavijo, se hizo presente en el lugar y supervisó personalmente el operativo. Aclaró que se cumplieron los protocolos previstos para estos casos. El despliegue táctico fue necesario para tratar de evitar que el propio sujeto o su entorno resultara herido, algo que se logró.

Clavijo explicó que el hombre no tiene antecedentes penales y que tras sufrir episodios de “desequilibrio emocional” se encuentra suspendido de sus funciones. Aseguró que durante el intento de diálogo que realizó el negociador el sujeto “en ningún momento estuvo abierto al diálogo, nunca quiso negociar, y por ende la Justicia dispuso que se ingresara para detenerlo”.

El jerarca dijo que la ayuda de la expareja del hombre fue clave para poder obtener datos tanto de la persona como del interior de la casa, “que es importante para que nosotros sepamos los espacios más críticos que tiene el lugar”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)