CIENCIA

Se busca que los uruguayos participen de una plataforma que ayuda a los científicos

iNaturalist promueve el registro fotográfico de fauna y flora y el intercambio de información para que la población forme parte de lo que se llama Ciencia Ciudadana.

Florencia Grattarola
La bióloga Florencia Grattarola explicó el funcionamiento de la plataforma en Uruguay.

Salir un día a caminar por el campo, la playa o la ciudad. Ver un ave o una planta que llama la atención. Tomarle una foto. Esta puede ser una escena muy común, mucho más hoy en día con lo fácil que es sacar fotos de todo. Lo interesante es que, además, puede ser muy útil para la comunidad de científicos que trabajan en Uruguay y el mundo.

Cualquier persona puede hacer una contribución a la llamada Ciencia Ciudadana, que es esa en la que todos ponen un grano de arena. En el caso de los registros fotográficos existe la plataforma iNaturalist, muy utilizada a nivel mundial pero aún poco difundida en Uruguay.

Es una web y también una aplicación de celulares en las que las personas suben fotos de la naturaleza, ya sea plantas o animales, generando un registro periódico de qué es lo que está pasando en el mundo”, explicó Florencia Grattarola, bióloga que, como coordinadora del grupo Biodiversidata, brindó una charla en nuestro país para estimular el uso de iNaturalist.

Se trata de una comunidad de expertos y no expertos en la que se comparte conocimiento. No simplemente se suben fotos, sino que se puede interactuar con otras personas para tratar de identificar de qué especie se trata lo que se acaba de encontrar.

“Es un estilo de Facebook, pero para naturalistas, para personas interesadas en esa naturaleza que no saben qué es o sí saben pero quieren aportar un poquito de lo que tienen alrededor de su casa, de su ciudad, de su ambiente”, agregó Grattarola.

Para ser parte de iNaturalist solo hay que ingresar a la plataforma y registrarse gratis con un correo electrónico; así ya se es un naturalista, como se conoce a los miembros de esta comunidad. Los registros pueden subirse de dos formas: mediante el sitio web –iNaturalist.org– o por la aplicación móvil.

Tener en cuenta.

Hay tres datos fundamentales con los que debe contar cada registro para ser de utilidad a futuro: nombre o descripción de la especie, ubicación geográfica y tiempo (día, mes y año en que se tomó la foto).

“Quizás no sé qué especie es, pero a veces la aplicación te lo sugiere porque tiene una funcionalidad que trabaja con inteligencia artificial y la identifica”, señaló Grattarola.

En iNaturalist también se puede consultar información. “Por ejemplo, pongo ‘Canelones’ en el explorador y puedo descargar todo lo que hay registrado al momento en ese departamento”, detalló la bióloga.

La experta destacó que la Ciencia Ciudadana tiene un gran impacto a nivel mundial. Es clave para ayudar a los científicos a recolectar información, una tarea que, de tener que hacerla únicamente ellos, llevaría muchísimo tiempo. Lo que permite la Ciencia Ciudadana, entonces, es contar con puntos de monitoreo alrededor del mundo, a cargo de las personas que viven en cada zona y dejan lo que observan por escrito en distintos sitios de registro. iNaturalist es uno de ellos.

Bióloga dedicada al registro de especies

Florencia Grattarola es bióloga con una Maestría de la Universidad de la República. Actualmente cursa el Doctorado de Macroecología en la Universidad de Lincoln, Inglaterra. Estudia la distribución de todas las especies en Uruguay. Está vinculada a la ONG Julana, que trabaja con todo lo que es participación ciudadana y la implicancia que tiene en la toma de decisones locales, políticas y cotidianas. Además es la coordinadora de Biodiversidata (biodiversidata.org), un consorcio de datos de biodiversidad del Uruguay que trata de juntar información de especies de todo el país y vincularla con gente a la que le pueda interesar.

Importancia.

Grattarola señaló como fundamental que toda la información que recolecta iNaturalist puede ser útil para muchos fines. “Puede responder muchas preguntas distintas, por ejemplo, sobre invasiones biológicas o patrones de diversidad o también sobre cambio climático”, destacó.

Otro aspecto a resaltar es la importancia que adquiere contar con un registro identificado con la fecha. “El tiempo va pasando y esa foto, capaz se mantiene, pero hay posibilidades de que empeore frente el establecimiento de un emprendimiento industrial. Si tengo especies que son muy importantes desde un punto de vista de la conservación biológica, entonces el lugar en el que vivo se torna importante y no puede ser potencialmente destruido. Quizás se pueda trasladar a otro sitio”, marcó como ejemplo.

Se trata de información que los habitantes de la zona utilizan sin que medie ningún científico o político. “Son los propios ciudadanos que se empoderan y tiene esta información para su propio beneficio. La Ciencia Ciudadana no es simplemente aporte a la ciencia, es también un empoderamiento local de la ciudadanía”, remarcó la bióloga.

En Uruguay, además, hay muchas zonas de las que no se sabe nada, a las que no han llegado ni los científicos ni la Ciencia Ciudadana. Con iNaturalist eso puede empezar a cambiar.

Desde fotos de aves a animales atropellados

Actualmente en Uruguay hay unos 5 mil registros de especies y la idea con iNaturalist es ampliarlos mucho más. Lo que más se registra, tanto en Uruguay como en el mundo, son las aves y, en tal sentido, es muy conocida la plataforma eBird.
“La gente que registra aves, primero está muy dispuesta a compartir su información, algo que es muy importante para investigaciones posteriores, y segundo, es más fácil hacerlo porque te sentás, mirás para los costados y ya podés ver alguna. Pero si te dedicás a investigar mamíferos, que salen más de noche, entonces puede ser más difícil encontrarlos”, contó Florencia Grattarola.
En Uruguay hay muchos grupos que trabajan en el registro de especies. Por ejemplo, hay uno que se dedica al estudio de animales atropellados en la carretera; otro que trabaja con especies marinas varadas en la costa, y otros que se ocupan de los caracoles o las especies invasoras. “Es una manera de conocer qué tan invasiva es la especie. Si se sabe la localización, la temperatura y otras variables ambientales, se pueden predecir cuestiones a futuro sobre estas invasiones”, explicó la bióloga.
Aclaró, además, que el hecho de que en Uruguay no se use mucho iNaturalist no responde a que sí se estén usando otras aplicaciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados