MIRÁ EL PROGRAMA

Cristina Morán en "El Legado": "Le saco partido a todo lo que la vida me pueda dar"

La actriz y comunicadora uruguaya fue la entrevistada de este viernes en el programa que se emite por la web de El País y por Canal 10

"Shakespeare decía que la vida es como un gran teatro y que con el paso de los años, todos interpretamos roles”, comentó, como cada viernes, el conductor Ignacio González al inicio de la nueva entrega de El Legado. Y desde el palco presidencial del Teatro Solís, le propuso a su nueva invitada, Cristina Morán, repasar todos los personajes que marcaron su vida: actriz, madre, comunicadora y periodista.

En esta ocasión, la artista de 91 años fue la figura celebrada en el programa que se emite por la web de El País, y sus perfiles de Facebook y YouTube. “Siempre tuve la alegría de vivir. Tengo mucha fuerza y carácter, soy muy decidida y voy para adelante. Le saco partido a todo lo que la vida me puede dar”, comentó la homenajeada.

Antes de pasar al “espejo”, el primer acto del programa que también se emite por Canal 10, Iris Fariña -su verdadero nombre- repasó el origen del seudónimo con el que saltó a la fama. “Cuando llegué a Radio Carve, después de ganar un concurso de nuevas voces, me dijeron que Iris no era un nombre muy radial; así que me pusieron Cristina”, reveló. A los dos años le pidieron que se inventara un apellido, así que se inspiró en el futbolista Rubén Morán, el delantero de la selección uruguaya que ganó el Mundial de 1950. “Le saqué el apellido”, contó, entre risas.

Apenas se sentó frente al espejo ubicado en uno de los pasillos del Teatro Solís, la actriz se reencontró con aquel aviso del diario El Día que marcaría el inicio de su carrera. “Señorita, simpática, de buena presencia y buena voz”, decía el anuncio publicado en 1948. En tono calmo y nostálgico, evocó el momento en que se enfrentó a un micrófono por primera vez. “Esto es lo mío”.

Cristina Morán en "El Legado". Foto: Difusión.
Cristina Morán en "El Legado". Foto: Difusión.

Luego, González le propuso que se mirara a los ojos y que le dijera qué veía en su reflejo. Tras un breves silencio, Morán -que aseguró que los ojos “son el espejo del alma”- dijo: “Veo a una chiquilina que comenzaba a forjarse y que iba dejando atrás la niñez. Hiciste tu camino, Cristina, y en el acierto y en el error, hiciste tu camino; no fue malo, fue una linda siembra”.

Durante esa instancia hubo espacio para reflexionar sobre el paso del tiempo. Morán se centró en sus ojos para definir su vitalidad: “Son tan vivaces como en mi juventud”. Sin embargo, sí habló de los dolores que acompañan su edad y reveló cuál es su mayor miedo. “A que se me vaya esto”, dijo, señalándose la cabeza. “Quiero que siga como es ahora. Lo demás no importa porque todos tenemos fecha de vencimiento”.

recuerdo

Su entrada a la televisión uruguaya

El siguiente acto de El legado se basó en la representación de uno de los momentos claves de su carrera: su ingreso a la televisión. Desde el escenario de la sala principal del Teatro Solís, una actriz recreó todas esas inseguridades en torno a su ingreso a Canal 10 en 1956. “Yo no sé si tengo la imagen para la televisión”, decía la joven, mientras la homenajeada se reía desde el palco. “Es verdad”, comentó. “Me daba miedo porque era gordita y yo estaba acostumbrada a leer en las fonoplateas; en la televisión no se podía y eso me daba pánico”.

Sin embargo, terminó aceptando y así se convirtió en la primera mujer en aparecer en la televisión uruguaya. En diálogo con González, la actriz recordó el consejo de Raúl Fontaina, el primer director general de Canal 10. “Me dijo: ‘Sé tú, Cristina. Si tienes que llorar, llora; no te almidones, porque los almidonados quedarán en el camino’. De eso no me olvido, porque lo único que hice en toda mi vida fue ser yo; no soy una figura que se inventó”.

Cristina Morán en "El Legado". Foto: Difusión.
Cristina Morán en "El Legado". Foto: Difusión.

Cuando el conductor le preguntó el secreto de su relación con el público, la entrevistada lanzó una sonrisa. “Será por mi forma de ser, porque soy auténtica y no ando con vuelta. Se identifican y se genera esa buena relación sin conocernos”.

El último acto de El Legado transcurrió en el escenario donde antes se representó su ingreso a la televisión. Tras la transmisión de un video con varias escenas de su vida, Morán hizo un balance del camino recorrido. “Amé y fui amada”, dijo cuando se le consultó sobre sus relaciones. “Siempre digo que, a pesar de que fui muy intensa en el amor, me amaron más de lo que amé”. A su vez, reveló que a esta altura de su vida ya no cree en las relaciones. “Ya fue el tiempo”, reveló. “¿Quién toleraría vivir con una mujer de 91 años que tiene independencia física, mental e económica que está acostumbrada a hacer lo que quiere? ¿Qué varón lo va a tolerar? El amor tiene un tiempo y ya pasó para mí”.

Luego le dedicó un mensaje a aquellos jóvenes que la toman como ejemplo. Siguiendo el consejo de Raúl Fontaina, dijo: “Les pido que tengan naturalidad y que sean sinceros para que la gente capte que lo que estás diciendo es verdad. También que sean profesionales y que generen un sello tan personal que nadie sea capaz de quitárselo”.

Sobre el final del programa, Morán habló de su legado. “Yo celebro la vida día a día y me gustaría dejar lo que pienso y todo lo que siento. También quiero dejar lo mejor de mí y lo que no es tan bueno; quiero ser siempre auténtica”, concluyó.Sobre el final del programa, Morán habló de su legado. “Yo celebro la vida día a día y me gustaría dejar lo que pienso y todo lo que siento. También quiero dejar lo mejor de mí y lo que no es tan bueno; quiero ser siempre auténtica”, concluyó.

opinón

Su mirada sobre a la redes sociales

Durante el mano a mano en el Teatro Solís, Ignacio González le preguntó a su entrevistada qué opinaba respecto al uso de las redes sociales. Si bien comentó que prefiere alejarse de la herramienta -“no tengo tiempo, para mí la vida está afuera”, dijo-, sí mencionó su visión ante su uso. “Las redes sociales están contribuyendo a esta especie de enfrentamiento que vivimos muchos orientales”, dijo. “Siento que estamos atravesando un momento difícil y estamos muy separados, además tenés que tener cuidado con todo lo que decís. Hay momentos en los que siento que estamos en dictadura porque hay que tener cuidado con todo. Ya viví quedarme callada y estar amordazada”, reveló.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados