PRESENTE

Miguel Ángel Rodríguez, otro argentino que se instala por un tiempo en Uruguay: los motivos

El actor está en Montevideo para filmar una serie que se verá por Amazon Prime Video. "No me mudé ni me voy a mudar", aclaró ante rumores

Miguel Ángel Rodríguez. Foto: Instagram @imarodriguez
Miguel Ángel Rodríguez. Foto: Instagram @imarodriguez

"Ya estoy en Montevideo, haciendo la cuarentena de siete días. Me di la segunda dosis de la vacuna para el COVID-19 hace poco aunque igual hay que hacerla, qué le vamos a hacer. Estoy en una linda suite de un hotel hermoso, pero quiero ir a laburar. El domingo (por ayer) me hisopan y pienso que va a estar todo bien y ya voy a poder arrancar", resume Miguel Ángel Rodríguez en esta entrevista.

En los últimos días se dijo que el actor seguía los pasos de Susana Giménez, el uruguayo Álvaro Navia y Óscar González Oro y se cruzaba el Río de la Plata en busca de mejores condiciones de vida. Pero lejos de haber tomado esa decisión, él mismo cuenta qué está haciendo del otro lado del charco, dice que tiene proyectos por delante y revela que está conviviendo con su pareja, Marcela Gargano.

Rodríguez se instaló en Montevideo de manera temporal, por proyectos laborales. “Estoy grabando una serie para Amazon Prime Video y calculo que estaré hasta mediados de noviembre. Después vamos a grabar algunas escenas a Buenos Aires. Es una serie de ocho capítulos, con posibilidades de hacer ocho más. Hice un casting, lo mandaron a México, lo aprobaron y estoy feliz porque yo no tenía idea de cómo entrar a estas plataformas. No puedo contar nada de la serie, pero es una producción argentina que se graba en Uruguay”, declaró.

—Volvés a la ficción después de muchos años…

—Cuatro años. Lo último que hice fue Golpe al corazón, de Quique Estevanez, en el año 2017. Después hice otras cosas, pero no ficción. Estoy fascinado porque es una manera nueva de trabajar. Hice dos castings en mi vida, uno fue para una película de Ricardo Darín, Séptimo, y no quedé; y otro para Metegol, de Juan José Campanella, y la hice. Y nunca más en mi vida, hasta que tuve que “castinear” a los 60 y el desafío es genial. Todo es nuevo y hay que adaptarse a este nuevo sistema. Nunca pensé que me fuera a pasar, porque tuve laburo toda mi vida y soy un agradecido.

—¿Entonces no te vas de Argentina?

—¡No! Nada que ver. Yo no me voy a ningún lado, pero a laburar sí. No me mudé ni me voy a mudar, pero sí vine a trabajar.

—¿Cómo pasaste el aislamiento de 2020, por la pandemia?

—Estaba viviendo con (su hijo) Felipe cuando arrancó la cuarentena, el año pasado. Y la pasamos bien, nos divertimos. Ahora se fue a vivir solo. Estuve en el (programa que se vio por La Tele) Cantando 2020 con Lula Rosenthal, y me llamaron para hacer, en Radio Pop, Sexy y barrigón. Mis compañeros siguen allá y yo salgo un poco por teléfono. Hablé y me entendieron, porque es una gran oportunidad. Además, en abril hicimos unas funciones de (la obra) TOC TOC, pero volvieron a cerrar los teatros. Y hace algunas semanas me convocaron para reestrenar, pero ya tenía este compromiso. Está Diego Pérez ahora y andan muy bien. Por suerte todo se está reactivando.

—Tus hijos, Imanol y Felipe, ya viven solos. ¿Estás transitando el síndrome del nido vacío?

—Preguntale a mi psicóloga (se ríe). Es ley para el ser humano en la vida. Ellos están extraordinarios, hablamos permanentemente, nos vemos, tengo adoración por mis hijos, pero tampoco quiero ser un cargoso. Todos buscamos nuestro espacio y uno lo ve bien para los demás, pero cuando son hijos tuyos lo padecés. Es así y está bien.

—Los dos siguen, de alguna manera, tu camino artístico y el de su abuelo, Juan Carlos Altavista. ¿Te gusta eso?

—Me gusta que hagan lo que los hace feliz. Ima trabaja conmigo en la radio, labura mucho en Instagram, está grabando una serie también. Y Feli está con la música y “castineando”. Mis hijos me acompañaban al teatro, a las grabaciones y se quedaban al costado, jugando y observando. En otros trabajos es diferente, porque el hijo del cirujano no va al quirófano con el padre, y el tachero tampoco puede llevar el pibe al lado. El trabajo del actor te lo permite, y es algo que maman. Es historia familiar y era difícil que no siguieran este camino, porque seduce mucho.

—Hace cuatro años que estás en pareja con Marcela. ¿Conviven?

—Sí, desde hace poco. Me gusta la compañía, estaba todo dado, y dije: vamos para adelante. Ella trabaja en logística y estamos muy bien.

—Se extrañaron mucho en pandemia…

—Sí. Muchos se unieron y otros se desunieron. Nosotros decidimos apostar a la convivencia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados