ENTREVISTA

María Eugenia García, la nueva cara de las noticias en "Telemundo"

La joven oriunda de San Carlos es la nueva incorporación en el informativo de Canal 12; la joven cuenta su llegada al canal y sus primeros días al aire

María Eugenia García. Foto: Leonardo Mainé
María Eugenia García. Foto: Leonardo Mainé

Luego de cuatro años en VTV Noticias, María Eugenia García llegó a Canal 12 para sumarse al staff de Telemundo. La joven de 29 años, nacida y criada en San Carlos, cuenta que siempre le gustó la comunicación, aunque su test vocacional tenía otros planes para ella, arquitectura. Se sumó a Telemundo el primero de setiembre. “Ahí entré con una pandemia en curso, después las elecciones departamentales, la toma de rehén en una joyería que nos insumió un montón de horas de laburo con Miguel Chagas. Entré y hubo un montón de sucesos impresionantes”, dice García, que habla en esta entrevista con Sábado Show sobre sus estudios, sus primeros años, las devoluciones que recibe de sus compañeros y cómo se ve en el futuro.

—Me imagino que ese primer móvil en vivo que hiciste para Telemundo no se olvida más, en la rambla con lluvia.

—Sí, ese día había una lluvia torrencial. En el móvil había que actualizar la situación del tiempo para Montevideo, aparte había alerta y estaba bueno contar de qué iba porque había granizo. Me mandaron para la rambla y Malena Castaldi oficialmente me dio la bienvenida y quedé bautizada por la lluvia. Estuvo buenísimo.

María Eugenia García. Foto: Leonardo Mainé
María Eugenia García. Foto: Leonardo Mainé

—A Malena ya la conocías, ¿no? Ambas venían de VTV.

—Sí. Con Malena trabajamos juntas en VTV Noticias, coincidimos pocos meses, pero lo hicimos. Y cuando llego a Canal 12 fue ella la que me hizo el recorrido por el canal, porque en el primer día fue la primera con la que me topé. Ella me dio el tour y me mostró las instalaciones y me contó cómo iba todo. Y tuve muy buena onda con todos.

—¿Siempre quisiste trabajar en los medios?

—En realidad de chica, soy de San Carlos y mi familia es de allá, y por ser del interior, la expectativa de trabajar en televisión siempre fue muy lejana. No era una posibilidad cercana porque los canales estaban en Montevideo que era como un mundo lejísimo. Incluso veníamos pocas veces en el año a Montevideo, y la televisión era como algo inalcanzable. Igual siempre fui amante de la televisión, siempre fui de investigar y preguntar. Mis padres siempre decían que de niña era muy curiosa y que no aceptaba un no como respuesta. Era el perfil que empezaba a desarrollarse, aunque no sabíamos en qué se iba a transformar en el futuro. Fui a la escuela pública, después en el liceo ya fui a un colegio y ahí sí empecé a coquetear con la comunicación y a enamorarme de lo poco que sabía, porque no sabía nada. Empecé a tantear la posibilidad, si terminaba bien el liceo y podía venir a Montevideo a estudiar comunicación. Porque para los que somos del interior es cuesta arriba venir hasta acá, alquilar un departamento y vivir solo, es todo un desafío. Entonces pensaba que si me animaba y todo salía bien, iba a estudiar comunicación a Montevideo.

María Eugenia García. Foto: Leonardo Mainé
María Eugenia García. Foto: Leonardo Mainé

—Así que siempre estuvo marcada esa faceta para convertirte en comunicadora.

—No tan así porque en el liceo me hicieron un test psicológico para ver el perfil que tenía y me dio Arquitectura, nada que ver. Y dije no, arquitectura no, porque además es una carrera larguísima. Si bien lo mío son las letras, me pareció lo mejor hacer comunicación. Mi madre siempre contaba que de niña, cinco o seis años, decía que cuando sea grande quería tener un día distinto al otro. No quería tener un trabajo monótono, quería hacer algo distinto siempre. Y si hay una profesión que tiene un día distinto al otro es el periodismo, porque todos los días tenés que hacer algo nuevo y distinto.

—Así que terminaste la secundaria y te viniste a Montevideo.

—Me vine con 17 años, porque como nací en mayo estoy un año adelantada. Arranqué Comunicación en la Universidad Católica y cuando me recibí empecé a laburar. Tengo la tesis pendiente, pero una vez que empecé a estudiar me di cuenta de que era lo mío.

María Eugenia García. Foto: Leonardo Mainé
María Eugenia García. Foto: Leonardo Mainé

—Cuando empezás la carrera pensás, qué tiene que ver con lo que quiero hacer. ¿Te pasó?

—Exacto, porque tenés un bagaje de materias que pensás, para qué las quiero, como Fenomenología de la religión. Hoy, con otra perspectiva lo veo y pienso que es la espalda cultural que uno tiene. La posibilidad de hablar con una persona diferente que tiene otra profesión, otro trabajo. Comunicación tiene eso, es algo específico pero tan amplio el campo para trabajar, que necesitás una cantidad de materias distintas. Pablo da Silveira, el actual Ministro de Educación y Cultura, fue mi profesor durante cuatro años de Filosofía del lenguaje, y Ana Ribeiro de Historia; incluso hoy me ven y me llaman por mi apellido, como diciendo, “te conozco”. Pablo Mieres también fue docente mío. Son cosas que uno no se imagina, pero es el rumbo de la vida.

—Ese bagaje cultural de todo tipo de conocimientos es lo que te permite después entrevistar a un médico, un meteorólogo o cualquier otra profesión.

—Es así. Igual entiendo que la academia es algo que está buenísimo, es la base teórica y está bueno después seguir construyendo esa profesión, pero lo cierto es que la profesión necesita mucho de in situ, de calle, estar en la redacción y aprender. Cuando entrás a una redacción el mundo cambia, porque cuando te enfrentás al mundo laboral todo cambia.

María Eugenia García. Foto: Leonardo Mainé
María Eugenia García. Foto: Leonardo Mainé

—Y ya no son dos semanas para presentar un tema, sino diez minutos, con suerte.

—Sí. Todo es nuevo, porque es estar al aire y entrar en los hogares de cientos y miles de uruguayos con la responsabilidad que eso conlleva. Está bueno concientizarlo para ser responsable a la hora de informar, porque todos los días son un examen nuevo. Hay que encarar los temas seriamente, con sensibilidad si es algo que atañe a una familia, todo tiene su costado que hay que contemplar. Y esas contemplaciones tenés que entenderlas y hacerlas en diez minutos, porque llegás a un lugar donde hubo una tragedia y te sacan al aire a los dos minutos y tenés que averiguar qué pasó, dar la información correcta, discernir qué es lo que le interesa al televidente. Hay que buscar la información rigurosa para que la gente que esté ahí, no se viole la intimidad de esas personas.

—Y empatizar con esas personas que están viviendo una situación para que den su testimonio.

—Si. Empatizar me gusta mucho porque es la pata social de mi trabajo, y es la parte que yo, María Eugenia García, necesito. Necesito algo social, hablar con la gente y sentir que dejás algo. Todas las profesiones tienen lo suyo, pero mirar a los ojos a las personas y poder ayudar, ese sentir la situación, es inigualable.

—¿Cómo te ves en el futuro?

—Me veo aprendiendo, creciendo y teniendo nuevas oportunidades. Considero que acá hay mucho por aprender, y yo me sumo a todo eso. Es una etapa como de esponja donde me nutro de lo que me dicen Malena, Aldo Silva, Mariano López, muchas veces me dan una devolución para aprender, corregir y seguir creciendo. Para mí es genial, porque tener la devolución de ellos, es buenísimo.

—¿Es difícil venir del interior?
—Es complicado llegar. Entrar es difícil porque somos muchos comunicadores y los medios son pocos. Además es difícil por ser del interior porque no conocemos a nadie, y no tengo vínculos con nadie en la comunicación, entonces era tocar puertas, dejar curriculim y esperar a que te llamen, o no. Hay muchas expectativas puestas en algo que uno quiere y la vida tiene sus tiempos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error