ENTREVISTA

Collette Spinetti, en la cocina del el activismo social y también en "Masterchef: Celebrity"

La bailarina, profesora y activista por los derechos de la comunidad trans, habla sobre diversidad, aceptación y su pasaje por "Masterchef"

Collette Spinetti. Foto: Leonardo Mainé
Collette Spinetti. Foto: Leonardo Mainé

Collette Spinetti es bailarina y también docente de literatura, aunque la gente la reconoce como la cara visible del colectivo trans en nuestro país. Este año, además, integró el equipo de Sergio Puglia en el programa Masterchef: Celebrity, aunque fue la primera eliminada. Sobre su corto paso por las cocinas de Canal 10, Spinetti dice que está bien, contenta y que “todas son experiencias de aprendizaje en la vida, así que feliz”, dice. Contó que participó del programa, no para que los espectadores mañana vayan a un taller de diversidad o género, sino para visibilizar a este colectivo que ha sufrido mucho. “Entonces es eso, objetivo logrado”, dice Spinetti en esta entrevista con Sábado Show.

—Se te vio contenta y muy divertida en Masterchef.

—Sí, en realidad el tema de Masterchef: Celebrity, lo tomé no como una competencia porque no tomo como competencias las cosas en la vida, sino como otra instancia de aprendizaje y conocer a más personas, pero además como un tema de visibilización y lucha. Por eso decía al final el romper espacios donde las personas trans no pueden estar. Es un romper los no-lugares para las personas trans. Y partiendo de esa idea, en realidad no me genera esa cosa de la gente muy competitiva, yo sigo viendo el programa y mismo cuando grabamos veía gente muy competitiva que tenía que ganar, no, para mí no es así. No lo veo desde ese lugar.

—¿Quedaste mal por haberte ido de Masterchef?

—Al otro día, en algún momento me dio como una tristecita pero más que nada por lo que me escribía la gente, porque las redes explotaron. Eran como 300 personas que pusieron Me gusta y todo eso en Facebook, después en Instagram también. No tenía la más mínima idea que la gente me veía, me seguía o me escribía. Y ahí la gente que me decía: vamos arriba que lástima que te sacaron, que lindo el mensaje que diste. Y por ese lado me dio tristeza que me fueron, pero bueno, también recibís mensajes muy lindos.

—¿Cómo cuál?

—Una madre me escribió para decirme que a partir de lo que había hablado, habló con su hija que le preguntó qué era ser una persona trans, entonces le explicó ella y el esposo. Esas cosas son las importantes, cuando suceden este tipo de cosas. Otra chica subió una historia a Instagram donde decía que tenemos que entender que todas las personas somos iguales pero todos somos diferentes. Somos personas, somos seres humanos y nadie contagia a nadie. Porque ni la negritud, la pobreza o la orientación sexual no se contagian. Eso solo le molesta a tu odio, a nadie más.

Collette Spinetti. Foto: Leonardo Mainé
Collette Spinetti. Foto: Leonardo Mainé

—Visibilizar a las personas trans en los medios es necesario, para mejorar como sociedad.

—Exacto, y los medios son necesarios, porque ahora hay que dar la batalla cultural. Si bien el Uruguay, a nivel legislativo es vanguardia en el mundo, aún vemos reacciones muy fóbicas por la etnia, por la orientación sexual, se está instalando la aporofobia o fobia a la pobreza, están apareciendo micro violencias o violencias que no salen en los medios y eso significa que no hemos hecho el cambio cultural. Por eso los medios de prensa juegan un papel más que importante.

—Han logrado visibilizar a este colectivo pero ¿sigue habiendo discriminación?

—Desde CTU (Colectivo Trans del Uruguay) sacamos un estudio que hicimos el año pasado, un sondeo a través de los cuestionarios de google sobre el tránsito de las personas trans en la educación. Nosotros publicamos los análisis pero te ponés a leer los formularios de la gente y en pleno 2020 nos llegan mensajes al respecto, y en la educación sigue habiendo bullying. Los profesores se siguen resistiendo a llamar por el nombre social a las personas trans.

—¿Por qué?

—El argumento es que no aparece en la lista. Entonces ahí es cuando yo que soy docente le digo a mis colegas, ¿te pagan más por decir el nombre de lista y no el nombre social?, ¿te cambian de grado o te pagan más? No, entonces lo único que lográs es alimentar tu odio, y que esa persona se vea obligada a abandonar el estudio, entonces provocás que si es una mujer trans, termine trabajando en una esquina; y si es un hombre trans, termine siendo mano de obra barata y desechable. Porque estamos haciendo un estudio sobre la población trans en el Uruguay en la emergencia sanitaria que estoy haciendo las conclusiones finales para publicarla, y la mayoría de los varones trans te hablan de que trabajan en negro, o que trabajan zafralmente o cosas así, que los llaman cuando los necesitan. Entonces si somos educadores, nos formamos para educar, para que la educación cambie la vida de la gente, y terminamos a través del bullying expulsando a las personas de la educación, entonces lo que hacemos es terminar metiendo a las personas en una forma de vida que después criticamos. Porque después todo el mundo critica el trabajo sexual o critica que las personas están en negro o los trabajos zafrales. Pero, ¿qué construimos como sociedad en general para que eso cambio? Todo esto tiene que ver con hacer un cambio cultural, lo que va desde diferentes lugares.

Collette Spinetti. Foto: Leonardo Mainé
Collette Spinetti. Foto: Leonardo Mainé

—¿Se ha avanzado algo?

—Se ha avanzado legislativamente. Hay un marco legislativo que es de avanzada a nivel mundial. Yo que pertenezco a redes internacionales te puedo asegurar que la Ley Integral Trans es ejemplo en el mundo y me llaman desde muchísimos países, legisladores, organizaciones de la sociedad civil sobre la construcción de la ley integral, sobre el proceso para que se votara la ley y cómo la defendimos de los Antiderechos. Porque en 2019 hubo una campaña encabezada por Iafigliola que ahora lo premiaron con 230 mil pesos de sueldo, contra la ley trans. Nos consultan cómo hicimos esa campaña para que no se llegara al porcentaje para el referéndum y millones de otras consultas. Ahora viene todo el otro tema, ¿cómo lográs que todo esto llegue a la realidad?

—Claro, para que la ley no sea letra muerta.

—Exacto. Entonces tenés que estar monitoreando. Nosotros estamos terminando de armar nuestra página web y ahí vamos a tener el observatorio de la Ley Trans donde vamos a ir relevando todas las cosas que no aparecen y la ley exige. También relevando denuncias con pruebas para después sacar un informe al respecto.

Collette Spinetti. Foto: Leonardo Mainé
Collette Spinetti. Foto: Leonardo Mainé

—¿Cómo es el relevamiento?

—Por ejemplo, sale un llamado para un puesto público. Tenés que ver que el llamado incluya el 1% para las personas trans. Además, en la educación, la ley dispone que dentro de los trayectos educativos tiene que haber una comisión para seguir los procesos educativos de las personas trans, pero en la Ley de presupuesto se le baja el presupuesto a la educación y se le bajan mil y pico de horas para los trayectos educativos. Entonces esas pocas horas que quedan, ¿a quiénes se van a dedicar? Porque si sacás horas del trayecto educativo, yo que trabajo desde hace 22 años en el liceo en un barrio muy diverso donde vienen alumnos de familias muy carenciadas y los trayectos educativos eran los que les ayudaban a mantenerse dentro del sistema educativo, si esto desaparece, a esos alumnos los perdemos. Porque no es fácil para una persona cisgénero que viene de una familia carenciada, con constantes violencias o necesidades, es muy difícil mantener un proceso educativo. Imaginate para una persona trans que en este estudio que estamos haciendo, en educación nos llega que los profesores los siguen llamando por el nombre de lista y no el nombre social. Un relato de un compañero trans, la profesora lo llamó “el raro de la clase”, otros tienen que explicarle a cada profesor que es una persona trans. Imaginate el desgaste emocional que te lleva eso.

—Además, nadie más en la sociedad tiene que hacerlo.

—Exacto. ¿Porque una persona cisgénero no tiene que hacerlo y una persona trans sí?, ¿por qué una persona heterosexual no tiene que hacerlo y una persona gay o lesbiana sí? ¿Por qué? Entonces eso desgasta mucho y en esta situación de encierro y miles de otras cosas, desgasta montones. Hay una carga emocional, psicológica que además generan muchos miedos. Es difícil y más aún que en general las personas trans están transversalizadas por la pobreza, y eso tiene que ver con esto. Porque si soy pobre y además soy trans, tengo que ir a un centro educativo donde tengo que explicar mi identidad de género y explicar que me llamen por mi nombre social y tengo que soportar que me digan “el raro”, y soportar que mis compañeros se rían, no voy más. Entonces esto tiene que ver con el cambio cultural. Tiene que ser desde la educación, los medios y las prácticas diarias. Hay una familia mirando cualquier programa de televisión y cuando alguien no te gusta decís este PDM o este negroDM y esa es una práctica constante en todas las familias. Entonces surge que dicen: no podemos decir nada; y no.

—No debieron de decirlo nunca.

—Tal cual y lo único que tenés que hacer es pensar antes de hablar. Por eso falta el cambio cultural, porque tener la ley pero no cambiar la cultura lleva a que surjan una cantidad de odios que hoy los estás viendo. Pensá la cantidad de feminicidios que hubo antes de que nos reactivamos; la cantidad de abuso policial que se está dando hoy; las cosas que nos gritan en la calle todo el tiempo. Yo lo estoy viendo y viviendo más que antes.

—¿Cómo reaccionas ante un comentario violento en la calle?

—Depende de cómo esté de ánimo y ganas, o lo enfrento y le pregunto en qué le mejora la vida; o sigo. Hoy me resbala, a mí con 55 años, años de lucha y haber vivido la dictadura y los primeros años de la democracia donde todavía nos mataban a palo. Hoy me resbala, pero imagínate un gurí o una gurisa de 16 o 18 años. Nos escriben diciendo que tienen miedo de salir a la calle. Entonces tenemos que buscar la forma de hacer ese cambio cultural. Por eso la participación en Masterchef, o estar en los medios para explicar, aporta para el cambio cultural. La gente tiene que entender, no es que Collette es divina y por eso está en los medios. Collette está representando a un montón de gente, puede ser Collette, Juana o María, no importa el nombre, sino que es una persona trans. No hay que cambiar la mirada hacia Collette, hay que hacerlo hacia la comunidad trans.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados