ENTREVISTA

Guido Manini Ríos: “El 90% de los votos que tuvimos no vienen de militares; somos la esperanza de al fin cambiar este país”

“Nos quieren debilitar diciendo que somos un partido militar; nos quieren culpar de todo”, afirma el candidato a la Presidencia por Cabildo Abierto.

Guido Manini Ríos. Foto. Gerardo Pérez
Cabildo Abierto está en contra de la propuesta de Jorge Larrañaga, Vivir sin Miedo, que se plebiscitará el mismo día de las elecciones de octubre. Foto. Gerardo Pérez

-Cabildo Abierto logró casi 47.000 votos en las elecciones internas. ¿Le sorprendió este resultado?

-No, era lo que esperábamos. Incluso pensamos que tenemos más adherentes. Es indudable que mucha gente sintió la tentación de ir a votar a otras internas en las que había competencia. Muchos nos avisaron antes: ‘Voy a ir a votar por zutano para cerrarle el paso a mengano, nos decían. Desde que hay internas nunca un partido llegó a esta cantidad de votos, nunca llegaron ni a 5.000. Todos los analistas, los estudiosos, saben que para octubre el caudal de votos se multiplica. El Partido Independiente en 2014 multiplicó por 17: pasó de 4.000 a 70.000. Nosotros tenemos potencial. Logramos casi 50.000 votos sin un minuto de publicidad en televisión, sin cartelería en las calles y a apenas tres meses de lanzar el partido.

-¿Sabe de dónde vienen los votos de Cabildo Abierto?

-He escuchado a algunas personas, con veleidades de entendidos en el tema, decir que poco menos se dio una orden a todos los militares para que fueran a votarnos. Estas cosas son parte del menosprecio que hay hacia los militares; porque cualquier orden de ese tipo, en un cuarto secreto, con las listas de todos los partidos a la vista, se cumple si se quiere y si no se quiere no se cumple. Creer que quienes nos votaron estaban mandatados, es un desprecio adicional hacia los militares. El 90% de los votos que tuvimos no vienen de militares.

-¿Y de dónde vienen?

-De distintas actividades del quehacer nacional. Por ejemplo está el caso de Río Branco, donde Cabildo Abierto obtuvo 1.500 votos y quedó segundo atrás del Partido Nacional. Por lo que nos dice la familia militar, militares y allegados que tenemos allí, los que votaron ese día fueron entre 100 y 150; o sea que la gran mayoría fueron trabajadores, de los distintos emprendimientos que están en una caída total, porque esa es una zona que ha sido muy castigada. Después está el caso de Isla Patrulla, una localidad de Treinta y Tres en la que ganamos. ¡Y ahí no vive ningún soldado, ni ningún militar!

-Lacalle Pou, en su discurso tras ganar las internas, incluyó a Cabildo Abierto en la lista de partidos con los que se podría negociar una posible coalición. En tanto, Talvi y Mieres dijeron que no se sentarían en una mesa en la que también estuviera usted. ¿Qué opina de esto?

-Nosotros ahora no nos vamos a poner a hablar de coalición; eso es algo que quedará para después de octubre. Cabildo Abierto nació independiente y no quiso ser parte de los llamados partidos mayoritarios, pese a que tuvo ofertas. No queremos ataduras con el pasado. No nos vamos a poner a hablar de si aceptaríamos la invitación de otro, porque hay que ver quién invita... vamos a ver. Vamos a dar la batalla por llegar al balotaje.

-¿Y que piensa de lo que han dicho Talvi y Mieres?

-No contesto ataques con ataques. Lo que les digo es que no me inviten a ninguna mesa; no pierdan esfuerzos, porque yo no dije que me fuera a sentar allí. Están abriendo un paraguas innecesario.

-En caso de tener que elegir en segunda vuelta por el Frente Amplio o un partido de la oposición, ¿qué haría Cabildo Abierto?

-Recorrimos todo el país y nos dimos cuenta de que la gente quiere un cambio. Seguramente en el balotaje vamos a votar por lo que signifique cambio. Creemos que las políticas que se han seguido en Uruguay en estos últimos 15 años son insostenibles y están llevando al país a una verdadera crisis; y no hablo de una crisis como la de 2002, sino de una mucho peor, porque es una crisis cultural y humana, porque hay una fractura social. Este país se va a hacer inviable, salvo que se rectifiquen rápidamente las grandes líneas políticas. Los cambios son impostergables.

Guido Manini Ríos. Foto. Gerardo Pérez
Guido Manini Ríos. Foto. Gerardo Pérez

-¿Cuáles son esos cambios impostergables?

-Hay que generar condiciones para que se creen empleos; se necesitan medidas de seguridad para que los uruguayos puedan vivir decentemente, sin estar con miedo, encerrados, enrejados, privados de sus derechos humanos; hay que terminar con el flagelo de la droga, y eso se puede hacer si se da un enfrentamiento a muerte, firme, sin corrupción, contra el narcotráfico. Y esto es algo que va asociado a la recuperación de adictos: el Estado está omiso y hay que dar soluciones a esas familias. También es necesaria una agenda de derechos para los que están postergados: para la gente con capacidades diferentes, para los autistas, para los diabéticos y para los celíacos. Estas minorías quedaron al costado del camino y hay que ocuparse de ellos.

-¿Y que harían con la agenda de derechos que llevaron adelante los gobiernos del Frente Amplio?

-No pensamos hacer retroceder derechos adquiridos por la sociedad actual, no vamos a afectar el tema del matrimonio igualitario, por ejemplo.

-Usted, sin embargo, sí se ha expresado contrario al aborto...

-Sí, estoy en contra del tema del aborto. Entiendo que eso que se saca de una madre y se tira hoy a un tacho, es una vida. Entiendo que la vida existe desde la concepción. Y estas cosas no las digo desde lo religioso, sino desde lo científico. Podría usar los mismos argumentos que usó el doctor Tabaré Vázquez para vetar la ley en su primer gobierno: ahí hay una vida, todos los seres humanos que hoy vivimos en algún momento fuimos eso.

-¿Derogaría la ley?

-Cabildo Abierto no ha tratado este tema, no es parte de nuestras propuestas; pero lo que sí haríamos es tratar de minimizar la cantidad de abortos, ir a convencer a las madres y darles las condiciones dignas para que puedan continuar con sus embarazos. No venimos a hacer retroceder derechos adquiridos, pero creemos que la agenda tiene que ser mucho más amplia. Hay colectivos que son mucho más numerosos, que no están en condiciones de hacer lobby y por tanto están ignorados: los celíacos, los diabéticos, los que tienen capacidades diferentes. Me parece injusto contemplar a unos colectivos sí y a otros no.

-¿Qué haría con la regulación de la marihuana?

-La marihuana recreativa la derogaríamos; la medicinal no, porque hay mucha gente a la que le sirve y entonces creo que hay que mantenerla. La marihuana recreativa hace bajar la percepción del daño que la droga genera; hoy se ve gente joven que se junta en la esquina de un liceo a fumar y al ser legal no tienen consciencia de lo que significa.

-Talvi salió a criticarlo por decir que la mejor época del país en cuanto a seguridad fue en los 80, al advertir que se trataba de los años de la dictadura...

-No, pero yo hablé de fines de los 80 y de los 90. El tema es que eso lo tergiversan y ponen como que yo estaba hablando de la dictadura... Creo que no tienen forma de vincular a Cabildo Abierto con el gobierno militar. Nosotros en el gobierno militar no tuvimos... A nosotros se nos quiere debilitar diciendo que somos un partido militar, por tanto somos los culpables de todo lo que hayan hecho los militares. Y esto no es así, porque nosotros somos mucho más que un partido militar. Hay mentes que se quedaron en los 70, que piensan que todo lo que tiene un uniforme es culpable de la dictadura (...) La otra vez una persona me comparó con Hitler...

-La candidata a vicepresidenta por el Frente Amplio, Graciela Villar.

-Sí. ¿Y yo qué puedo contestar a esas cosas? ¿Qué se puede decir? Esto pasa porque cada vez hay más nerviosismo, porque saben que Cabildo Abierto es la esperanza de al fin poder cambiar este país.

“No habrá obstáculos en la búsqueda de desaparecidos”
Guido Manini Ríos. Foto: Francisco Flores

El hoy candidato a la Presidencia por el partido Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos, fue cesado en marzo pasado de su cargo de comandante en jefe del Ejército por el presidente Tabaré Vázquez, luego de cuestionar al Poder Judicial.

Manini señaló que “en muchas oportunidades”, en casos de presos por violaciones a los derechos humanos en la dictadura, la Justicia “se apartó de los más elementales principios del derecho, no dando garantías a los acusados. En definitiva, aplicó una suerte de derecho para el enemigo".

El excomandante en jefe advirtió esto en la solicitud de homologación de unas actas del Tribunal de Honor en las que el represor José Guido Gavazzo confesaba haber tirado el cuerpo de Roberto Gomensoro -militante tupamaro-, al Río Negro en 1973, año en que comenzó la dictadura.

En cuanto a lo que haría en caso de llegar al gobierno, Manini advierte que Cabildo Abierto “propiciaría siempre las condiciones para que, en la medida que haya posibilidades, se pueda encontrar algún desaparecido”.

“Cabildo Abierto -continúa Manini- no va a poner ningún obstáculo, sino que va a tratar de generar el ambiente propicio para que en caso de que haya alguien que pueda aportar alguna información, la aporte; y se pueda encontrar así a alguna persona. Queremos que se encuentren los desaparecidos”.

Antes de su cese, Manini Ríos ya se había enfrentado en varias oportunidades al Poder Ejecutivo. Incluso fue sido sancionado en septiembre pasado con 30 días de arresto a rigor, luego de emitir expresiones políticas -cosa que tenía prohibido por el cargo que desempeñaba-, al criticar la reforma a la caja militar.

El enfrentamiento con Manini no fue el único que mantuvo el gobierno de Tabaré Vázquez con la cúpula militar en estos últimos tiempos. El jefe del Estado Mayor, Marcelo Montaner, fue sancionado luego de que en un acto público la banda militar interpretara “La Marcha de los Tres Árboles”, relacionada históricamente al Partido Nacional. Y lo mismo le pasó a el general Alfredo Erramún, que asistió en un auto oficial al velorio del dictador Gregorio Álvarez.

POSICIÓN

“Nosotros no queremos a los militares en las calles”

Cabildo Abierto está en contra de la propuesta de Jorge Larrañaga, Vivir sin Miedo, que se plebiscitará el mismo día de las elecciones de octubre, y que entre otras medidas propone la creación de un guardia de 2.000 militares que pasarían a cumplir tareas de policías. “No queremos a las FFAA en las calles. La función militar y la del policía son diferentes. A un militar que estuvo toda la vida formándose y trabajando de determinada forma, que llegó a capitán, mayor o coronel, uno no le pude decir: ‘usted ahora va a pasar a cumplir funciones de Policía’. Está mal pensado. Creemos que no es una buena propuesta y por eso no la apoyamos”, dice Manini Ríos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)