Obsesión municipal

El objetivo de Daniel Martínez desde que asumió en la IMM, ha sido perseguir a los automovilistas, como si ser propietario de un vehículo fuera señal de multimillonario. Así no escatimó en gastar en su campaña de multas (radares, cámaras, vehículos que registran estacionamientos) para asegurarse un ingreso extra a los tributarios. Beneficios para ellos, pocos o ninguno: ni siquiera se ha preocupado de permitirles movilizarse con un servicio de semáforos coordinados para mejorar el caos del tránsito.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados