EDITORIAL
diario El País

Se prendieron los motores

En distintos rubros económicos, tomando medidas que favorecen al emprendimiento privado, el gobierno está facilitando que se enciendan los motores de la economía a pesar de la gravísima circunstancia nacional e internacional.

Uno de los cambios más importantes de la alternancia en el poder que se produjo en 2019 es que se terminó el tiempo lento y abatido en el que el gobierno se limitaba a hacer la plancha, que caracterizó sobre todo a la última administración muy envejecida de Vázquez.

En efecto, ya con las reformas de la ley de urgente consideración (LUC) en la cancha, y con un gobierno que busca salir un poco de la urgencia permanente del enfrentamiento a la pandemia, se empieza a ver el signo claro de una conducción decidida a encender los motores de la economía, liberando a las fuerzas del sector privado de las tremendas trabas impuestas en el pasado.

Hay varios ejemplos que ilustran que se prendieron los motores. En primer lugar, está la decisión de impulsar la construcción privada, fuente importante de empleos y dinamizadora de la economía en general. El Ejecutivo decidió así extender las exoneraciones fiscales para vivienda promovida y mega proyectos, de forma de que ya a partir de los 2 millones de dólares de inversión se pudiera acceder a estos beneficios. La reacción fue contundente: la asociación de promotores privados de la construcción auguró que habrá un boom de la construcción, lo cual es una muy buena noticia para todos.

En segundo lugar, está la iniciativa para potenciar al puerto de Montevideo, no solamente con infraestructura que aumente su calado y aporte muelles nuevos para fortalecerlo en la competencia regional, sino abriendo el juego en una dimensión clave: permitir la competencia en el suministro de combustibles a buques que, por causa del monopolio de Ancap en este asunto y de las limitaciones del ente público, terminan prefiriendo otros puertos de la región para proveerse de fueloil. Si se logra avanzar en esta medida, tan sencilla y tan revolucionaria a la vez, también allí se encenderán los motores de mayor trabajo y actividad para el país.

En tercer lugar, los cambios que trajo la LUC en materia de información de precios de combustibles van en el sentido de hacer explícito que se puede tener un gasoil más barato para el mundo productivo del país. Se supo hace unos días que si en octubre pasado, el gasoil hubiese reflejado el precio de importación antes de impuestos, hubiese sido $ 5,22 pesos más barato por litro que el que está produciendo Ancap. Se prendieron allí también los motores: será la opinión pública la que con el paso de los meses presionará para que ese mejor precio se efectivice en la oferta de gasoil, para lograr una mayor rentabilidad para el mundo productivo del país. Es decir, más trabajo y más inversión para todos.

En cuarto lugar, la instalación de la comisión que estudiará los cambios que han de realizarse en el sistema de seguridad social, con plazos prefijados, también estipulados por el gobierno, es otra gran noticia. La última gran reforma fue en 1996. Hoy en día la estructura demográfica es diferente a la de hace 25 años y, sobre todo, el país eligió un gobierno que no teme a los cambios y que con coraje y convicción enfrenta las reformas que hay que llevar adelante: esta es una de ellas, fundamental para el mundo del trabajo y para las certezas presupuestarias futuras.

En quinto lugar, es evidente que la agropecuaria se está sintiendo respaldada por el signo general de este gobierno. Hay un desafío enorme en exportar más carne, por ejemplo, a partir del convencimiento de que efectivamente se lograrán aperturas comerciales que permitan a nuestros productores competir de igual a igual con otros países del mundo. Estamos entre los 10 primeros exportadores de carne congelada, y es muy posible seguir creciendo en protagonismo si además se cuida el tipo de cambio, de forma de no caer en el drama del atraso cambiario que tanto daño nos ha hecho por tanto tiempo.

En distintos rubros económicos, tomando medidas que favorecen al emprendimiento privado, el gobierno está facilitando que se enciendan los motores de la economía a pesar de la gravísima circunstancia nacional e internacional que estamos viviendo en este 2020 por causa de la pandemia. No es casualidad por tanto, que luego de 35 años decida instalarse Ford en el país, con una inversión de 50 millones de dólares y la creación de más de 200 puestos de trabajo, para producir vehículos para todo el mercado sudamericano.

El gobierno de Lacalle Pou está cumpliendo con lo que prometió. Le está “aflojando la cincha” a los que producen e invierten, y con eso está permitiendo que se enciendan los motores de la economía para lograr más actividad y más empleo. Es una buena noticia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados