EDITORIAL
diario El País

La movida del Pit-Cnt

El atraso ideológico es el padre de todos los atrasos.

Si no se asume que el mundo ha cambiado y exige soluciones rápidas y modernas para sus desafíos, estamos condenados a vivir la nostalgia de regímenes que han sucumbido hace decenas de años o de otros que han pagado muy cara su ceguera ante la realidad.

La Mesa Representativa del Pit-Cnt el pasado martes resolvió impulsar un referéndum contra la Ley de Urgente Consideración. No está claro si es sobre toda la ley o algunos de sus artículos (la mitad de los cuales fueron votados por el Frente Amplio en el Parlamento), pero en realidad no interesa si es todo o parte y cuáles serían esas partes y por qué: su verdadera motivación es solo buscar algún tema para molestar al gobierno nacional.

Parece que no entendieron -y si lo entendieron les importa un rábano- que el año pasado en sucesivas instancias electorales (elecciones internas, primera vuelta de las elecciones nacionales, balotaje) se votó justamente por cambios. Desde el primer día de la campaña electoral, que todavía está bastante fresco, Lacalle Pou y luego la coalición republicana, marcaron claramente su intención de impulsar un paquete de medidas en ámbitos críticos para modificarlos o impulsar nuevas ideas. Y lo hicieron: fueron respaldados por el voto ciudadano y cumplieron su palabra. Esa propuesta de cambios fue lo que después generó la LUC. ¿Qué les molesta? ¿Acaso que la gente vote y elija su futuro, muy diferente al tendencioso pensamiento de la Central?

En este momento en que el gobierno y la gran mayoría del país sufren y enfrentan de manera bastante exitosa la pandemia, donde se busca avanzar para mejorar la lastimosa situación económica que se heredó y agravó por el Covid, porque es el único camino para el futuro más auspicioso de los ciudadanos, parece de otro planeta distraer la atención y las fuerzas de un país en un capricho politiquero ideológico porque hay algunos que no se resignan a la derrota del voto. En vez de colaborar para salir adelante se empeñan en su enfermedad de malos perdedores.

“Habíamos resuelto lo de la LUC con mayorías importantes, con la mitad de la LUC aprobada por unanimidad. Discutir una cosa que ya pasó, que dábamos por superada, que está en marcha, que está en aplicación, que condiciona mucho la ley de Presupuesto. Me cansa un poco tener que parar de mirar el futuro y volver para atrás”, fue la reflexión del senador Jorge Gandini

El Frente Amplio por ahora no se ha pronunciado. La propuesta del Pit-Cnt apareció hace muy pocos días. Sí se conocen las opiniones del vicepresidente del FA, José Carlos Mahía (Asamblea Uruguay) y de Óscar Andrade (Partido Comunista).

Mahía fue mesurado: “Al Pit-Cnt le falta definir si irá por derogar toda la ley o parte de ella. Creo que el FA, como partido, tiene que esperar, sin precipitarse en esto porque está el presupuesto por delante. La prioridad hoy es el trabajo parlamentario y enfrentar el modelo conservador”.

Muy distinta fue la posición de Andrade, que de pique se abrazó a ella pleno de entusiasmo. El actual “monarca” del Partido Comunista consideró sin mayores consultas que la decisión del Pit-Cnt “es de abrumador sentido común” y que es “altamente probable” que el Frente Amplio acompañe la iniciativa del Pit-Cnt de juntar firmas para derogar todo o parte de la Ley de Urgente Consideración. “Hay una discusión que hay que dar desde el Frente Amplio a la interna”.

Pequeño detalle: Andrade puede hacer lo que quiera en el Partido Comunista y el Pit-Cnt, pero no parece tan fácil que encolumne y arrastre así nomás a todo el FA.

El Pit-Cnt ha sido siempre un apéndice del Partido Comunista, donde los dirigentes de uno y otro coinciden y se repiten. La Central de Trabajadores no es independiente de la agrupación política, solo funcional a sus intereses. Mientras en Europa, el parlamento de la Unión Europea (19 de septiembre de 2019) situó oficialmente al comunismo al mismo nivel que el nazismo, tras aprobar una resolución en la que se condenó que “ambos regímenes cometieron asesinatos en masa, genocidios y deportaciones, y fueron los causantes de una pérdida de vidas humanas y de libertad a una escala hasta entonces nunca vista en la historia de la humanidad”, acá se autoinvisten la representación de los trabajadores y utilizan las instituciones democráticas para entorpecer la tarea de un gobierno legítimamente constituido.

“Están en todo su derecho” fue el comentario republicano del Presidente Lacalle Pou. Es cierto, pero veremos cómo sigue esta aventurita.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados