EDITORIAL
diario El País

Montevideo multicolor

La próxima coalición de gobierno continúa sus intercambios respecto a la forma de comparecer a las elecciones departamentales del mes de mayo.

En este proceso, teniendo en cuenta las negociaciones que se llevan adelante en cada departamento y las diversas soluciones a que se va arribando, es fundamental no afectar el funcionamiento de la coalición a nivel nacional y parlamentario por disputas locales o personalistas.

Así como existirán departamentos en que los votantes serán los que elegirán naturalmente al partido de la coalición para el gobierno departamental, en otros es indispensable algún tipo de acuerdo. En Salto y en Paysandú, por ejemplo, sería disparatado perder dos intendencias relevantes y perfectamente ganables por no acordar una formula electoral que permita un triunfo colorado en el primero y uno blanco en el segundo. El acuerdo alcanzado por el diputado Alejo Umpiérrez en Rocha es un buen ejemplo de otro tipo de buen acuerdo, dónde dentro del lema Partido Nacional comparecerán con tres candidatos los partidos Cabildo Abierto, Independiente y el sector Batllistas del Partido Colorado.

En Canelones la coalición multicolor se apresta presuntamente a comparecer con cada partido en su lema, lo que le asegura una cómoda reelección a Yamandú Orsi. En otros departamentos las alianzas o acuerdos se vuelven prácticamente innecesarias ente el peso de dirigentes locales, mayoritariamente blancos, que lograrán votaciones superiores a las de octubre en departamentos dónde su partido ya triunfó.

El escenario en Montevideo es el que luce especialmente difícil de dilucidar, aunque seguramente primará la razón y se alcanzará una solución de consenso. Al no contar hasta el momento con un candidato de consenso, que bien pudo haber sido Sebastián Bauzá que en su legítimo derecho declinó la postulación, el debate se ha enredado, especialmente por haber tomado estado público el intercambio entre dirigentes de primera línea.

En particular, que la candidatura de Gerardo Sotelo haya sido bajada por la prensa por parte de Cabildo Abierto generó una serie de inconvenientes que perfectamente se podrían haber evitado. Las declaraciones de Irene Moreira sobre los resquemores con el Partido Independiente tampoco ayudaron, así como la declaración de la Convención Colorada contra la candidatura del senador electo Manini Ríos.

La propuesta de candidatura de Ernesto Talvi, como reacción a la propuesta de Manini y así la declaración de la Convención Colorada contra la candidatura del senador electo Manini Ríos continuaron las contribuciones a complicar la definición.

El silencio por parte del Partido Nacional, así como las declaraciones del presidente electo en La Paloma respecto las posibles soluciones, por otra parte, ejerciendo con responsabilidad el liderazgo del nuevo bloque gobernante ayudaron a calmar las aguas.

El calendario, sin embargo, marca que queda poco tiempo para definir. La elección nacional evidentemente consumió la energía organizativa de la coalición multicolor, al punto de que ni siquiera se pudieron alcanzar los 500 votos para tener a disposición el Partido de la Concertación. Hoy, la única solución viable es utilizar el lema Partido Independiente o el lema Partido de la Gente, para evitar utilizar el lema de los tres principales partidos que integran el gobierno electo. Asimismo, puede llegarse a un candidato único de consenso si se consigue un buen nombre o tres candidatos potentes, uno blanco, otro colorado y el restante cabildante.

Manini allanó el camino cuando en el día de ayer mejoró el clima en la coalición declarando que podría aceptar participar dentro del lema Partido Independiente. Los colorados han manifestado que podrían bajar la candidatura de Talvi, lo que también ayudaría. Lo ideal, evidentemente, ya no está al alcance de la mano, pero sería deseable que se hiciera el esfuerzo, aunque fuera desorganizado y tardía por pelear la elección en Montevideo.

De la madurez y talante de los líderes partidarios dependerá que se arribe a una solución constructiva, cualquiera sea, teniendo especialmente en cuenta la necesidad de cuidar el instrumento de la coalición por el cambio que es el instrumento indispensable para que el país avance en el camino que decidió la mayoría de los uruguayos. No será fácil pelear en la capital en estas condiciones y por discrepancias sobre una fórmula electoral para Montevideo no pude comprometerse el empeño por comenzar a cambiar el destino del país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados