ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Poder Legislativo


@|Sugerencias y reflexiones.

Escuchamos de parte de varios candidatos a la presidencia que en el próximo período de gobierno, como una de las formas de bajar el abultado déficit y llegar a reducir la deuda externa y la inflación para poder aumentar el producto interno, crear fuentes de trabajo, mejorar la educación, la seguridad y la salud, habrá que hacer todos los ajustes posibles en el presupuesto nacional.

Seguramente también habrá que hacer una administración más eficiente, ordenada, prolija y trasparente.

Similares medidas se deberán tomar en los entes autónomos y servicios descentralizados.

Otra medida de la cual oímos hablar un día si y otro también es sobre la cajas de jubilaciones o sea BPS, campeón en déficit y quizás un pozo negro con algunos sapos escondidos. Su régimen tendrá que ser modificado.
La esperanza que tenemos es que el presidente que triunfe sea de uno de los partidos de la oposición. De ganar nuevamente el Frente Amplio que ha demostrado durante casi 15 años ser experto en mala, desprolija, ineficiente y poco trasparente administración, todo seguirá igual o peor. Por decir lo menos. Juan Pueblo conoce bien otras irregularidades.

La mayoría de los candidatos de la oposición hablan de que el próximo gobierno deberá de ser de coalición y se muestran proclives a que en los grandes temas economía, educación, seguridad y salud los programas a cumplir por ser de largo aliento deberían ser programas de estado.

Pero hay un campo de acción para ahorrar que si bien escapa a la autoridad del Presidente y del Poder Ejecutivo, es responsabilidad de los partidos acuerdistas que integrarían la coalición nacional.

Me refiero al parlamento y los legisladores.

Este poder es independiente y por lo tanto se vota su propio presupuesto, leyes y reglamentos. Hay muy buenos estudios hechos sobre este tema que fueron financiados por organismos internacionales, que demostraron que los sueldos de los legisladores son un una parte del total. ¿Y la otra parte?
Si razonamos que el Uruguay desde su independencia tiene la misma superficie, que la población hace años que aumenta en forma mínima y que las tecnologías se han desarrollado en forma exponencial, ¿cuáles son las razones para tener un edificio anexo, muchísimos más funcionarios y un presupuesto tan aumentado?

¿No será la hora que esos partidos todos, con representación parlamentaria se pongan de acuerdo y le demuestren a la sacrificada ciudadanía, que quieren gobernar para el bien del país?

Quizás mucho de lo que se gasta deberá ser sustituido o eliminado por ejemplo: no más medios gráficos, todos se pueden leer en Internet; disminuir al mínimo las impresiones ya que todos las pueden recibir en forma digital; revisión de los servicios contratados; no llenado de las bacantes que se producen; disminuir el número de asesores, de pases en comisión y secretarios; reducir los viajes al exterior, con rendición de cuentas al regreso los que viajen; minimizar las representaciones en organismos internacionales que poco nos aportan, convertidas en viajes de turismo; la flota de automóviles, etc.

Cuando a sala concurra el suplente del titular, razonable sería que el titular no cobre, salvo en el período de licencia reglamentaria. Tal como lo autoriza la ley actualmente se puede duplicar el gasto en sueldos de los legisladores. Parece un absurdo pagarle a quien no trabaja.

Seguramente varios de los que se sientan perjudicados por estas sugerencias se podrán molestar, pero los orientales que estamos afuera del Palacio Legislativo y les pagamos los sueldos, queremos un parlamento del cual nos puédanos sentir orgullosos por su trabajo, eficiencia y seriedad.

Les pedimos que reflexionen sobre el tema y demuestren que en este poder también tomarán medidas en beneficio de los uruguayos todos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas