ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Canal Magdalena


@|Noticias de estas últimas horas, ponen en consideración el interés creciente en el ambiente naviero argentino, de la concreción del tramo del canal Principal, llamado Magdalena y como consecuencia, el prácticamente abandono del tramo Canal de Punta Indio.

Las características técnicas y políticas ya han tenido profusa información. Las consecuencias para los intereses nuestros también. Lo que preocupa es la actitud que asumirán nuestros representantes en la Cancillería, en especial en el seno de la CARP.

El 30 se septiembre del año pasado, en la CARP se aprobó el proyecto presentado, destacando las previsiones ambientales.

La pregunta es si otros aspectos fueron tenidos en cuenta en la aprobación del proyecto presentado, porque hay otras consideraciones importantes dentro de lo considerado en el Tratado de 1973.

Voceros argentinos en medios de comunicación, eufóricos defensores del Magdalena, aseguran que con ello Argentina recobra su soberanía fluvial; la regulación del uso del Canal desvía a su conveniencia el tráfico hacia y desde la Cuenca del Plata, impone su presencia marítima. Los alcances y pretensiones que estas manifestaciones encierran, son de atender. No es buena medida quedar prescindentes de toda esta movida. Se debería estar analizando actitudes a tomar, para evitar impactos negativos que pudieran suceder.

Son varios los enfoques que habría que encarar de diferentes materias; unos dentro de la letra del Tratado y otros muchos de política naviera.

El planificador de esta política, nombrado en el MTOP, es un ex edil de profesión Ingeniero Agrónomo; y a los delegados de la CARP no se les conoce antecedentes de expertos en cursos fluviales, y menos en el Río de la Plata y sus tributarios. Para estos casos la experiencia, el conocimiento y la profesión se hacen imprescindibles. Según un notable jurista estima, será como ir a la Bombonera a jugar con Boca, con un cuadro de la B. Yo agrego recordar aquello de: “Lloraba que daba pena, por amor a Magdalena”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas