Andrés Oppenheimer
Andrés Oppenheimer

Crecimiento más lento

Las principales instituciones financieras internacionales han publicado sus pronósticos económicos para 2022, y sus proyecciones para América Latina son horribles: coinciden en que será la región de crecimiento más lento del mundo este año.

Incluso las economías del África subsahariana, que tiene varios conflictos armados en curso, crecerán más que América Latina en 2022, según las previsiones.

Y la mayoría de los economistas están de acuerdo, con razón, en que la región tendrá la mayor parte de la culpa de su terrible desempeño.

Según el Fondo Monetario Internacional, la economía estadounidense crecerá un 5,2% en 2022; China crecerá un 5,6%; Europa un 4,3%; y África subsahariana en un 3,8%. Pero América Latina y el Caribe solo crecerá un 3%.

Se estima que las economías latinoamericanas tendrían que crecer al menos un 4% solo para proporcionar empleos a los jóvenes que ingresan al mercado laboral cada año.

“Va a ser un mal año para la región”, me dijo Alicia Bárcena, directora ejecutiva de la Cepal, en una entrevista. “Habrá una disminución significativa en el crecimiento económico”.

Irónicamente, si no fuera por las desastrosas políticas de la mayoría de sus líderes, América Latina podría ser una de las regiones de más rápido crecimiento del mundo.

Con costos laborales similares, tiempos de transporte más cortos y las mismas zonas horarias, América Latina podría aprovechar la interrupción de la cadena de suministro global al convertirse en una nueva base de fabricación global. Las empresas estadounidenses podrían pasar de la “deslocalización” a la near-shoring.

Pero los líderes populistas de izquierda y derecha están matando la mayor oportunidad de crecimiento de la región en décadas.

Los líderes nacionalistas de izquierda en México y Argentina, sin mencionar a los dictadores despiadados en Venezuela, Cuba y Nicaragua, están ahuyentando a los posibles inversores que podrían estar trasladando plantas de fabricación a sus países.

Y un populista de derecha en Brasil está creando tanta incertidumbre política que pocos inversores no están dispuestos a establecer fábricas allí antes de las elecciones de octubre de 2022.

No es ningún misterio que la razón principal por la que los países latinoamericanos no crecen y no pueden reducir la pobreza es que no atraen inversiones. Están atrapados en la creencia errónea de que la dicotomía de sus países es entre izquierda y derecha, cuando en realidad es entre atraer inversiones y asustarlos.

Incluso se espera que Vietnam, gobernado por los comunistas, crezca un 6,6% este año, según el FMI

La mayoría de los líderes populistas latinoamericanos siguen vendiendo la fantasía de que sus países pueden crecer y reducir la pobreza al negarse a insertarse en la economía global y hacer discursos antiempresariales para encender su base política. No es de extrañar que la fuga de capitales de América Latina alcanzara los 128.000 millones de dólares en 2021, un récord en los últimos años, según el Instituto de Finanzas Internacionales.

Solo podemos esperar que 2022 marque un punto de inflexión, y que la esperada recesión en la economía de América Latina cree una nueva masa crítica de personas que digan: “¡Basta de mentiras!”

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados