La trama rusa en Estados Unidos

Otro revés para Trump: envían a prisión a su exjefe de campaña

Le revocaron el arresto domiciliario; está acusado de manipular testigos.

Paul Manafort: el ex jefe de campaña de Trump (en el centro) aguardará en prisión dos juicios: uno el 24 de julio y otro el 17 de octubre. Foto: Reuters.
Paul Manafort: el ex jefe de campaña de Trump (en el centro) aguardará en prisión dos juicios: uno el 24 de julio y otro el 17 de octubre. Foto: Reuters.

Paul Manafort, el exjefe de campaña del presidente Donald Trump, fue enviado ayer viernes a prisión. Una jueza ordenó el arresto de Manafort a la espera de su juicio por cargos de manipulación de testigos, en un caso vinculado a la investigación por la presunta intervención de Rusia en los elecciones de 2016 que llevaron a Trump a la Casa Blanca.

Manafort, conocido operador político y empresario, ha estado en el centro de la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre el rol de Rusia en la última elección presidencial de Estados Unidos. Manafort ha sido acusado en los estados de Washington y Virginia por una serie de cargos relacionados mayormente con financiamiento, incluyendo conspiración para lavar dinero y defraudar a Estados Unidos.

El ex hombre fuerte de la campaña de Trump había estado en confinamiento domiciliario en Virginia y se le ordenó llevar un dispositivo de seguimiento. Pero la semana pasada, el fiscal Mueller lo acusó de manipulación de testigos. Manafort se declaró no culpable de ese cargo ayer viernes, pero la jueza de distrito Amy Berman Jackson en Washington revirtió el beneficio de la fianza, enviándolo a prisión.

"No es que quiera hacer esto", dijo. "Pero finalmente no puedo hacer la vista gorda (...) Usted abusó de la confianza que se le dio", le dijo la jueza.

El fiscal Mueller, cuya investigación ha opacado la presidencia de Trump, busca determinar si la campaña del presidente en 2016 se coludió con Moscú y si Trump buscó obstruir la pesquisa en torno a la presunta intervención rusa.

Trump ha dicho que la investigación de Mueller es una "cacería de brujas" y niega haber cometido delito alguno.

Expertos legales dicen que Mueller desea seguir aplicando presión sobre Manafort para que se declare culpable y asista a los fiscales con la investigación.

El fiscal Mueller también acusó a Konstantin Kilimnik, el hombre de confianza de Manafort en Ucrania y vinculado directamente con el Kremlin, que se vio afectado por primera vez en la instrucción del caso. De esta manera, el número de imputados en la investigación de Mueller se elevó a 20, además de tres compañías que también enfrentan cargos.

Ayer viernes, Trump aseguró que Manafort "no tiene nada que ver con nuestra campaña"; e ironizó: "No sabía que (Manafort) era el jefe de la Mafia".

Manafort encara en los próximos meses dos juicios ante dos cortes en las que se ha declarado no culpable: uno fijado para el 24 de julio en Virginia y otro que se iniciará el 17 de septiembre en Washington, apenas dos meses antes de las elecciones legislativas de noviembre.

Manafort trabajó entre 2006 y 2017 para gobiernos extranjeros, incluido el prorruso del ex presidente ucraniano Víktor Yanukóvich (2010-2014), y para millonarios rusos, a los que ayudó a mejorar su imagen en Washington sin comunicárselo al gobierno de Estados Unidos, lo que constituye un crimen.

El proceso contra él es producto de la investigación de Mueller sobre los supuestos lazos entre Rusia y miembros de la campaña de Trump, pero no está relacionada directamente con las actividades que desempeñó entre junio y agosto de 2016 como jefe de la campaña electoral.

Putin "socava autoridad moral" de Estados Unidos

El ministro de Defensa estadounidense, Jim Mattis, acusó ayer viernes al presidente ruso Vladimir Putin de tratar de reducir la influencia de las democracias occidentales y "socavar la autoridad moral de los Estados Unidos".

"Putin busca destruir a la OTAN", dijo Mattis desde la ciudad de Newport, en Rhode Island. "Busca reducir el atractivo del modelo democrático occidental e intenta socavar la autoridad moral de Estados Unidos", agregó el jefe del Pentágono, cuyas declaraciones ocurren después de que el presidente Donald Trump volviera a proponer la readmisión de Rusia en el Grupo de los Siete (G7).

"Por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, Rusia es el país que ha rediseñado las fronteras por medio de las armas en Georgia y Ucrania, mientras busca obtener el derecho de veto sobre las decisiones diplomáticas, económicas y de seguridad de sus vecinos", dijo Mattis.

Trump propone que Rusia debería ser reincorporada al G7, de donde fue excluida después de la anexión de Crimea en 2014. "Hace unos años, Putin pertenecía a algo llamado el G8. Creo que es mejor tener a Rusia adentro que afuera", dijo a los periodistas en la Casa Blanca.

INJERENCIA RUSA

Presidente descalifica la pesquisa del fiscal

La investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre una posible colusión entre Rusia y el equipo de campaña de Donald Trump en las elecciones presidenciales de 2016 "está totalmente desacreditada", dijo ayer viernes el presidente estadounidense.

"El problema con la investigación de Mueller es que todos tienen conflictos de intereses", dijo Trump a los periodistas en la Casa Blanca, agregando que la pesquisa está "totalmente desacreditada".

Para estas declaraciones, Trump se apoyó en un informe del Inspector General del Departamento de Justicia sobre el comportamiento del exdirector del FBI James Comey. Ese informe afirma que Comey ignoró normas del FBI en su conducción de la investigación que condujo sobre el uso indebido que la exsecretaria de Estado, Hillary Clinton, hizo de un servidor privado de correos.

Aunque el informe afirma que Comey no tuvo motivación política, el documento insiste en que el FBI está plagado de agentes que no esconden su desprecio por Trump.

Esta versión coincide con las constantes denuncias de Trump sobre la animosidad en el interior del FBI, narrativa que se extiende a la investigación que el fiscal especial Mueller conduce sobre la alegada colusión con Rusia.

Trump reitera que esa investigación no pasa de una "caza de brujas" impulsadas por personas en el FBI y el Departamento de Justicia que no aceptan la derrota electoral de Clinton.

Por ello, el presidente afirmó categóricamente este viernes estar seguro que "la investigación de Mueller está completamente desacreditada".

En la red Twitter, Trump repitió un mensaje de un analista en el canal de TV ultraconservador FoxNews, para quien "todo lo que Mueller está haciendo con su investigación está manchada por agentes anti-Trump".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)