vea el video 

Putin y Obama enfrentados por Siria, pero buscan salida

Los presidentes de EE.UU., Barack Obama, y de Rusia, VladImir Putin, se saludaron y brindaron en el almuerzo ofrecido por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, a los jefes de Estado y Gobierno que asisten a la Asamblea General del organismo. Obama y Putin flanqueaban a Ban en una de las mesas dispuestas para el almuerzo y los fotógrafos captaron el brindis entre ambos, con el presidente estadounidense con rostro serio y el líder del Kremlin sonriendo.

Los dos mandatarios hablaron ante la Asamblea General de la ONU y quedaron claras sus diferencias ante el conflicto en Siria.

En su discurso ante la Asamblea, Obama insistió en que el presidente sirio, Bashar Al Asad, debe renunciar para impulsar una "transición" que permita resolver el conflicto, mientras que Putin, en su intervención, pidió el apoyo de la comunidad internacional al "Gobierno legítimo" de Siria.

Obama, quien habló ante la Asamblea General de la ONU, describió a Asad como un tirano y el responsable de una guerra civil que ha dejado más de 240.000 muertos y millones de desplazados. Pero Obama no pidió explícitamente por la salida de Asad del poder y sugirió que podría haber una "transición tutelada", en una nueva señal de que pese a la animosidad contra el líder sirio, Washington espera verlo en su puesto por algún tiempo más.

"Estados Unidos está preparado para trabajar con cualquier nación, incluyendo a Rusia e Irán, para resolver el conflicto", sostuvo Obama. "Pero debemos reconocer que no puede haber, tras semejante derramamiento de sangre, una vuelta al status quo previo a la guerra", agregó. Al remarcar que Washington está dispuesto a negociar con Irán y Rusia, Obama reconoció abiertamente la influencia de estos países en Siria.

Teherán ha entregado armas al Gobierno sirio y, a través de su respaldo a la guerrilla libanesa de Hezbollah, ayudó a Assad a luchar contra quienes quieren poner fin a las cuatro décadas de gobierno de su familia.

Funcionarios estadounidenses señalan que la decisión de Moscú de reforzar su presencia militar en Siria con el traslado de tanques y aviones de guerra refleja el temor de que Assad podría estar perdiendo poder y un deseo de mantener la influencia en la región.

El presidente estadounidense descartó el argumento de que el autoritarismo es la única forma de combatir a grupos como el Estado Islámico al sostener que "de acuerdo con esa lógica, deberíamos respaldar a tiranos como Bashar al Asad, quien lanza bombas para matar a niños inocentes, porque la alternativa seguramente será peor". Putin, en contraste, sugirió que no hay otra opción.

"Creemos que es un error enorme negarnos a cooperar con el Gobierno sirio y sus fuerzas armadas, que están luchando valientemente contra el terrorismo", sostuvo Putin en su discurso ante la ONU. "Finalmente deberíamos reconocer que solamente las fuerzas armadas del presidente Asad y las milicias (kurdas) están luchando contra el Estado Islámico y otras organizaciones terroristas en Siria", agregó.

"Creo que la victoria temporal y pírrica del régimen de Al Asad se deriva de la buena y vieja realpolitik cínica", estimó por su lado Karim Bitar, director de investigación en el Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicos con sede en París. "Los rusos y los iraníes están mucho más implicados que los países occidentales.

La guerra, en tanto, cobra el peor precio con una crisis de refugiados como no se veía desde la Segunda Guerra Mundial.

El almuerzo organizado por Ban-Ki-moon en la sede de ONU logró reunir a Obama y Putin. Foto: Reuters.
El almuerzo organizado por Ban-Ki-moon en la sede de ONU logró reunir a Obama y Putin. Foto: Reuters.

Advertencia.

Después de exponer sus enfoques divergentes en los discursos, los presidentes Obama y Putin sostuvieron una reunión, en la que discutieron la situación en Siria.

Hasta el cierre de esta informaciónm, la Casa Blanca no había dado detalles del contenido de la reunión, limitándose a indicar que duró 95 minutos.

En cambio, Putin hizo una conferencia de prensa, en la que calificó la conversación con Obama de "sorpresivamente franca y constructiva" y señaló que los dos pueden trabajar juntos.

Desechó los llamados de Obama y del presidente de Francia, François Hollande, para que Al Asad renuncie. "Me relaciono muy respetuosamente con mis homólogos de Estados Unidos y Francia, pero ellos no son ciudadanos de Siria y no deberían involucrarse en escoger el liderazgo de otro país", afirmó Putin.

Respecto de los bombardeos contra posiciones del Estado Islámico en Siria que realiza la coalición internacional liderada por Estados Unidos, Putin puntualizó que nadie sabe si son eficaces y no excluyó la posibilidad de que Rusia pueda sumarse a esos ataques en un futuro. Pero, sostuvo que no son legales porque no están bajo el paraguas de Naciones Unidas.

Ban ki-moon marcó la prioridad.

La Asamblea General de la ONU comenzó ayer su sesión anual de alto nivel con llamamientos para luchar contra el extremismo islámico y opiniones dividas sobre la legitimidad del régimen sirio. Con un discurso del secretario general, Ban Ki-moon, dejó claro cuál es la principal preocupación internacional: la guerra en Siria.

TRES LÍDERES, TRES PRIORIDADES.

Raúl Castro - El bloqueo y la base de Guantánamo.

Tras 56 años de heroica y abnegada resistencia de nuestro pueblo, quedaron restablecidas las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos", señaló Castro desde el podio del hemiciclo de ONU.

F. Hollande - Una última chance de salvar el planeta.

Sin un acuerdo en la Cumbre de París, será demasiado tarde para el mundo", advirtió el mandatario francés ante los líderes mundiales en ONU. "Hemos avanzado en los últimos meses", agregó.

Hasan Rohani - Frente unido contra el extremismo.

"Quisiera invitar al mundo entero, y particularmente los países de mi región, a unirnos contra el extremismo violento", dijo y denunció "la derrota de la comunidad internacional" en Irak, Siria y Yemen.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados