Publicidad

Primer golpe contra el terror: EE.UU. ataca con dron y mata a dos miembros de ISIS-K

Talibanes caminan por la puerta de entrada principal del aeropuerto de Kabul. Foto: AFP.

OPERATIVO DE EVACUACIÓN LLEGA A DÍAS FINALES

El vocero del Pentágono, John Kirby, no ha querido especificar el papel de estas personas dentro de la organización: “Eran planificadores y facilitadores”.

Estados Unidos ha lanzado ayer sábado su primera operación de castigo contra objetivos de la rama local del Estado Islámico en Afganistán (ISIS-K, en sus siglas inglesas). El ataque, en represalia por el brutal atentado perpetrado el jueves por el grupo yihadista en Kabul, que costó la vida a decenas de personas, se ha realizado mediante un dron y ha tenido como objetivo una base de operaciones del grupo terrorista en el este de Afganistán, según ha confirmado el Pentágono.

En el ataque murieron dos objetivos “de alto perfil” de la organización y otra persona resultó herida, según ha informado el general de división del Ejército, William Taylor, en rueda de prensa. En un primer momento, el Pentágono había informado solo de la muerte de un miembro del ISIS-K. El vocero del Pentágono, John Kirby, no ha querido especificar el papel de estas personas dentro de la organización: “Eran planificadores y facilitadores”.

“Puedo confirmar, a medida que ha llegado más información, que dos objetivos de alto perfil de ISIS murieron y uno resultó herido. Y sabemos que no ha habido víctimas civiles”, ha asegurado el general Taylor que, “sin detallar ningún plan futuro”, ha asegurado que Estados Unidos mantendrá su capacidad para defenderse y realizar operaciones antiterroristas “según sean necesarias”.

El Pentágono había informado ayer sábado a través de un comunicado que el ataque ha tenido lugar en la provincia de Nangarhar, al este de Kabul, bastión del grupo terrorista. “Fuerzas militares de Estados Unidos han llevado a cabo una operación antiterrorista contra un organizador del ISIS-K”, reveló el capitán Bill Urban, vocero del Comando Central. “Las primeras indicaciones señalan que hemos matado al objetivo. No hay constancia de víctimas civiles”, agregó. Después, el Pentágono aclaraba que habían sido abatidos dos militantes -en una única operación- y un tercero había resultado herido, sin responder si entre ellos estaba el cerebro de los ataques.

Tropas regresan de ayudar con la evacuación de personas del aeropuerto de Kabul en Afganistán. Foto:AFP.
Tropas regresan de ayudar con la evacuación de personas del aeropuerto de Kabul en Afganistán. Foto:AFP.

Promesa.

La acción de castigo se sustancia 24 horas después de que el presidente, Joe Biden, prometiera dar caza a los autores del atentado de Kabul, que ha costado la vida a 13 militares estadounidenses y heridas a casi una veintena. “No vamos a perdonar ni olvidar. Perseguiremos a los terroristas y les haremos pagar por esto”, anunció Biden.

El presidente se reunió ayer sábado con su equipo de seguridad nacional y al término del encuentro reveló en un comunicado el peligro de otra acción terrorista. “Nuestros comandantes me han informado de que un ataque es altamente probable en las próximas 24 o 36 horas”, sostuvo.

Un funcionario estadounidense, citado por la agencia Reuters, detalló que el dron despegó de Medio Oriente y atacó a un militante mientras se encontraba en un coche con otro miembro del Estado Islámico.

Preguntado sobre si el objetivo de la operación eran los dos militantes o uno solo que resultó estar acompañado del otro, Kirby declinó dar detalles de la operación por motivos de seguridad. En cuanto a las evidencias que tenían para calificarlos de militantes de “alto perfil”, se refirió a la inteligencia recolectada.

La respuesta de Estados Unidos se produce el mismo día que el Pentágono ha difundido una alerta ante la posibilidad de un nuevo ataque contra el aeropuerto de Kabul. Kirby, dijo a los periodistas: “Estamos preparados, a la expectativa de futuros ataques”. “Seguimos muy de cerca esas amenazas, concretas, en tiempo real. Nuestras tropas están en peligro”, afirmó, sobre los 5.800 soldados desplegados en el aeropuerto de Kabul para garantizar las operaciones de evacuación, que concluirán oficialmente el martes.

Despliegue.

Mientras, los talibanes comienzan a extender su control en Afganistán a medida que se acerca el fin de la retirada de las tropas internacionales, que concluirá el próximo 31 de agosto, que es también la fecha anunciada por ellos mismo para la conformación de su Gobierno “inclusivo”. Los vuelos que salen del aeropuerto internacional de Kabul son ya las últimas evacuaciones coordinadas por las fuerzas estadounidenses y los aliados de la coalición para sacar del país a miles de personas consideradas de riesgo ante un gobierno de los fundamentalistas.

Estados Unidos tomó el control del área militar del aeropuerto de Kabul el 16 de agosto, un día después de la victoria de los talibanes y su ascensión al poder.

Las fuerzas especiales talibanes toman el control de la parte militar del aeropuerto de Kabul, dijo a Efe Bilal Karimi, un vocero talibán. “Algunas partes del aeropuerto fueron evacuadas por las tropas extranjeras y nuestras fuerzas se hicieron con el control de ellas”, indicó.

Los refugiados afganos llegan al aeropuerto internacional de Dulles. Foto: AFP.
Los refugiados afganos llegan al aeropuerto internacional de Dulles. Foto: AFP.

Qué es el ISIS-K y cómo opera

Meses después de que Isis declaró un califato en Irak y Siria en 2014, combatientes salidos del talibán paquistaní se unieron a los militantes en Afganistán para formar un capítulo regional y juraron lealtad al líder de Isis, Abu Bakr al Baghdadi. El grupo fue reconocido formalmente por la dirigencia central de Isis al año siguiente de que se instaló en el noreste de Afganistán, en las provincias de Kunar, Nangarhar y Nuristan. También estableció células en Kabul. Las últimas estimaciones de su fuerza varían de miles de combatientes activos hasta 500, según un informe del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. “Khorasan” es un nombre histórico de la región que incluye partes de lo que actualmente es Pakistán, Irán, Afganistán y Asia Central. El capítulo Afganistán-Pakistán del Isis ha sido responsabilizado por algunos de los ataques más mortales de los últimos años.

“Huimos con lo puesto; nos salvamos de morir”

Wazhma lo dejó todo tras de sí buscando una vida “libre de amenazas” cuando escapó de Afganistán después de la entrada de los talibanes en Kabul. En unas instalaciones preparadas en Emiratos Árabes Unidos para acoger a los afganos en tránsito hacia otros países, esta estudiante de medicina de 21 años busca superar la pesadilla vivida los últimos días en su país.

“Mi marido trabajaba para la embajada estadounidense. Los talibanes nos habrían matado si nos hubiéramos quedado”, explica en inglés Wazhma antes de tomar un avión rumbo a Estados Unidos. “Huimos con lo puesto. Nada más”, afirma.

Wazhma, su marido, su cuñado y su sobrino pasaron “los tres días más largos” de sus vidas en la carretera, moviéndose en secreto hasta alcanzar las puertas del aeropuerto de Kabul donde el personal estadounidense les esperaba. “La situación era muy mala. Gracias a Dios estamos a salvo”, dice con su sobrino, un bebé, en brazos.

Preguntada si alguna vez volverá a su país, ríe y dice que “nunca, salvo si los talibanes se van”. Está segura de que los fundamentalistas islámicos no van a cambiar la política de discriminación contra las mujeres.

Naim, un afgano que trabajaba como traductor para el ejército estadounidense y que fue evacuado con sus cinco hijos, cuenta que se escondió el mismo día que los talibanes entraron en Kabul, el 15 de agosto. Él y su familia consiguieron llegar al aeropuerto pero tuvieron que esperar tres días hasta que un avión estadounidense les llevara a Emiratos Árabes Unidos.

“Teníamos miedo de que nos mataran”, cuenta este hombre de 34 años junto a su mujer y sus hijos. “Agarré solo la ropa de mis hijos y nuestros documentos de identidad. Perdimos todo lo demás. Solo quiero que mis hijos tengan una buena vida”, agregó.

Emiratos Árabes afirmó que ayudó en la evacuación de 28.000 personas, y acogió a 8.500 evacuados en un centro antes de que partieran hacia Estados Unidos. (Con información de AFP)

Publicidad

Publicidad