NARCOTRÁFICO

Peligroso cártel repartió juguetes y cenas navideñas en barrios mexicanos

Se trata del Cártel del Noroeste, una facción que se desprendió de Los Zetas en 2015. La Justicia inició una investigación tras la acción de los narcos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cártel del Noroeste repartió regalos y cenas navideñas en barrios mexicanos. Foto: Revista Sin Fronteras.

El crimen organizado tiene a veces un rostro amable, que contrasta con su lado sombrío y desalmado con el que habitualmente se le conoce, como lo demuestra el autodenominado Cártel del Noroeste, que repartió este fin de año regalos en algunos barrios mexicanos.

La banda, que actúa en los estados norteños de Tamaulipas y Nuevo León, se puso metafóricamente el traje de Papa Noel para entregar juguetes, frazadas y cenas navideñas a vecinos de barrios populares de la ciudad de Nuevo Laredo, fronteriza con Estados Unidos.

La organización se puso generosa aparentemente en busca de aceptación y apoyo, a la manera de los políticos que suelen tener actitudes similares en temporada previa a las elecciones.

El Cártel del Noroeste es un grupo desprendido de Los Zetas, una temida banda encabezada por los hermanos Omar y Miguel Angel Treviño, el primero muerto y el otro en prisión, con lo cual se halla totalmente fragmentada.

La banda apareció por primera vez en julio del 2015 en Nuevo Laredo y luego anunció por medio de afiches su presencia en los estados de Nuevo León y Zacatecas, lanzando advertencias en contra de remanentes de Los Zetas y el Cártel del Golfo (CDG).

Los niños recibieron dos juguetes cada uno, mientras que personas desconocidas entregaron a las madres frazadas de invierno y una cena de Navidad, que consistió en pavo con puré de papas y otras guarniciones.

El camión que repartió estos artículos llevaba un cartel con una leyenda que parecía copiada de una tarjeta de Navidad convencional: "Que en esta navidad la alegría sea el mejor traje, tu sonrisa el mejor regalo, tus metas el mejor destino y tu felicidad mi mejor deseo", señalaba y llevaba la firma C.D.N. (Cártel del Noroeste).

Una mujer vecina de un barrio al oeste de Nuevo Laredo, que no fue identificada y la citó un diario local, señaló que estaba agradecida por los regalos. "Mis niños no iban a recibir ningún regalo este año, pero ahora cada uno lleva dos juguetes y nosotros podemos cenar pavo en familia", afirmó.

La costumbre de entregar regalos a las personas es muy común en el estado norteño de Tamaulipas desde los tiempos del Cártel del Golfo, dirigido por Osiel Cárdenas, que hoy purga una condena en Estados Unidos.

La organización, que primero usó a Los Zetas como su brazo armado y luego se enemistó con la organización al punto que ambas se convirtieron en enemigos jurados, hace apenas una década solía entregar regalos a fin de año o el Día de las Madres en estadios.

La Procuraduría de Justicia de Tamaulipas anunció la apertura de una investigación por la entrega de estos regalos, luego de que la prensa local publicara la noticia.

El diputado local Gustavo Cárdenas exigió al gobierno que frene esta acción y dijo que se trata de "un tema delicado" que no puede ser "pasado por alto".

"Es lamentable que algunos delincuentes se quieran hacer pasar por Santa Claus", afirmó Carlos García, del conservador Partido Acción Nacinoal (PAN). El legislador dijo que planeaba discutir el tema en el Congreso local para ver "qué podemos hacer" en el ámbito legislativo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados