COVID-19

El nuevo coronavirus causa 13 mil muertos y países hacen frente a la pandemia

Con 4.825 muertos (793 ayer), Italia es ya el país con mayor número de víctimas. El índice de mortalidad en el país es del 8,6% de los casos confirmados.

Los féretros con los restos de víctimas del coronavirus  fueron llevados a la iglesia de Serina, situada cerca de Bérgamo, en el norte de Italia. Foto: AFP.
Los féretros con los restos de víctimas del coronavirus fueron llevados a la iglesia de Serina, situada cerca de Bérgamo, en el norte de Italia. Foto: AFP.

Cerca de mil millones de personas pasan el fin de semana confinadas de manera voluntaria o por decisión de los gobiernos, a raíz del coronavirus que ya se ha cobrado más de 12.000 vidas en el mundo, mientras en algunas zonas de Estados Unidos y países latinoamericanos implementan medidas ya impuestas en algunas regiones de Europa.

Desde Chile a Madrid, pasando por París o Nueva York, la pandemia, surgida en diciembre en China, ha dado un vuelco completo a la vida del planeta. Los países tratan de frenar la fuerza contagiosa de la COVID-19 con restricciones drásticas a los movimientos de poblaciones enteras, el cierre de escuelas, fábricas y negocios, e imponiendo el teletrabajo.

En total, la epidemia ya ha provocado 12.725 muertos en el mundo y 291.421 personas infectadas.

China continental, donde se reportó por primera vez el nuevo coronavirus en diciembre, no registró ningún nuevo contagio, lo que supone un rayo de “esperanza para el resto del mundo”, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Con 4.825 muertos (793 ayer), Italia es ya el país con mayor número de víctimas. El índice de mortalidad en el país es del 8,6% de los casos confirmados. En número de víctimas mortales, a Italia y China (3.255) le siguen Irán (1.556), España (1.351), Francia (450) y Estados Unidos (260).

En total, más de 900 millones de personas en cerca de 35 países están afectadas por las restricciones de movimiento. De ellas, unos 600 millones en 22 países tienen orden de confinamiento obligatorio, como en Francia, España o Italia, donde se imponen multas.

Impacto.

En Brasil, el virus ya causó 18 muertos, 15 de ellos en São Paulo y los otros tres en Río de Janeiro. En esa ciudad, las playas de Río de Janeiro están prohibidas para los amantes del sol, lo que generó preocupación en los vendedores ambulantes, que no saben cómo van a sobrevivir con un apoyo gubernamental limitado.

Asimismo, el presidente Jair Bolsonaro dio a conocer un decreto que establece las diferentes actividades que de ninguna manera puedan cesar, entre las que se encuentran los centros de asistencia médica, supermercados y almacenes para la venta de alimentos y productos de limpieza y desinfección, servicios de telecomunicaciones e internet y el sistema financiero.

En Estados Unidos, California, Nueva York, Nueva Jersey, Illinois, Pensilvania y Nevada son los estados que han decretado la suspensión de todas las actividades no esenciales, pese a que el confinamiento total del país ha sido descartado por el presidente Donald Trump por el momento. Las tres grandes ciudades del país, Nueva York, Los Ángeles y Chicago están en cuarentena y cerca de 100 millones de personas encerradas en sus casas, un 30% de la población de 330 millones.

Terrible.

Italia está atrapada por una tragedia que crece cada día, pese al confinamiento obligatorio. En menos de tres días los habitantes de Bérgamo han visto dos veces una escena que nunca imaginaron que podrían llegar a presenciar, ni en sus peores pesadillas: los camiones blindados del Ejército volvieron a sacar ayer otros 75 ataúdes que se acumulaban en el cementerio de la ciudad para llevarlos a incinerar a otros municipios vecinos. Las funerarias y los camposantos no dan abasto para enterrar a los muertos. Solo el viernes, murieron, según los medios locales, 48 personas en esta localidad de 120.000 habitantes. Los féretros amontonados en iglesias y cementerios y decenas de vehículos militares transformados en un cortejo fúnebre se han convertido en la peor estampa del horror de la pandemia de coronavirus.

En todo el país, las cifras son cada día peores que el anterior.

La provincia de Bérgamo, donde vive algo más de un millón de personas, es la más castigada por la pandemia, con 5.154 casos, 500 nuevos en el último día. Solo el viernes murieron 88 personas con coronavirus, según los medios. Todos los alcaldes de esta comarca, 243 en total, de todo tipo de procedencias políticas, han enviado ayer sábado una carta conjunta al primer ministro Giuseppe Conte y al gobernador de la región de Lombardía, Attilio Fontana, para pedir que se endurezcan las restricciones. “Ha llegado el momento de parar, pero de verdad”, dicen y lamentan que “todavía hay demasiados movimientos”.

La situación en algunos hospitales es tan crítica que los médicos de Brescia, otra de las provincias más castigadas por la pandemia, con 4.648 casos, 400 nuevos en el último día, y más de 500 muertos, han lanzado un llamamiento desesperado a las instituciones para que limiten aún más los desplazamientos. “Las Unidades de Cuidados Intensivos no tienen camas libres. Hay que cerrar todo, no se puede continuar permitiendo la circulación de personas”, ha dicho Sergio Cattaneo, jefe de los servicios de reanimación cardiaca de los hospitales de Brescia.

El planteamiento de limitar los horarios de los negocios de alimentación ha abierto un áspero debate en Italia. Numerosas regiones y algunos sindicatos han pedido que se reduzca el tiempo de apertura. El Gobierno ha aclarado que la apertura de los negocios de alimentación tiene que estar garantizada todos los días, también los fines de semana, para evitar que la gente piense que puede quedarse sin comida y se produzcan aglomeraciones.

Argentina se estremece por el cuarto fallecido

Mientras rige la cuarentena obligatoria, Argentina registró ayer el fallecimiento de la cuarta persona infectada de coronavirus. Es una mujer de 67 años, de San Andrés de Giles, que había ingresado el miércoles pasado a la Clínica Güemes de Luján. De acuerdo con lo que tuvo conocimiento La Nación, la mujer estuvo de viaje en un crucero en Brasil antes de regresar al país. Por tanto, es el primer caso de una muerte sin antecedente de viaje a Europa.

Se trata de la primera mujer fallecida en Argentina a causa del virus, ya que los tres primeros pacientes que murieron eran hombres.

Hasta el momento, Argentina suma 158 casos comprobados del virus.

La situación es de emergencia y dinámica. Por eso, los voceros del gobierno explicaron que para los sectores autorizados a mantener la actividad durante la cuarentena, lo que funciona es que los empleadores de las industrias o sectores exentos, elaboren un certificado que demuestre que la persona está empleada en la organización y los motivos por los cuales resulta esencial su presencia física en el lugar. Para situaciones tales como personas que tienen adultos mayores a cargo, será útil tener a mano certificados de domicilio y cualquier documento que demuestre la edad de la persona, el parentesco y la condición médica que la afecta, si la tuviera.

La ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, señaló que “no descartan” declarar estado de sitio para garantizar el cumplimiento de la cuarentena por el coronavirus en el país. “El estado de sitio no está descartado. Está como posibilidad y se analizó, pero por ahora el gobierno eligió esperar”, sostuvo en diálogo con Radio La Red. Destacó que “el acatamiento a la cuarentena fue bastante masivo”, pero dijo que “hace falta más”. “Hay que correrse del individualismo a la que esta época nos lleva. Es una medida excepcional que durará menos si lo cumplimos bien”. (Con información de La Nación-GDA)

España espera un periodo peor

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, ha advertido que “estamos en un momento muy crítico y van a llegar días muy duros”. España ha alcanzado este sábado la cifra de 1.351 muertos y 24.926 contagiados por coronavirus, según el último balance del Ministerio de Sanidad, cruzado con los datos de las comunidades autónomas, 1.612 personas están ingresadas en el CTI y 2.125 han recibido el alta. “Tenemos que llegar al final de la próxima semana muy fuertes”, ha dicho Sánchez que ha subrayado que el Gobierno ha puesto a disposición de las comunidades autónomas 52.000 funcionarios de la salud y la compra de 640.000 pruebas rápidas para detectar la infección. “Lo peor está por llegar y pondrá al límite nuestras capacidades”. Las Fuerzas de Seguridad instan a estar en casa . La Policía Nacional ha detenido a 250 personas a raíz del estado de alarma.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados