Peligro

Los neonazis desafían a la democracia en Alemania

Ciudadanos comunes se unen a protestas violentas en rechazo a los inmigrantes.

Protesta: grupos neonazis se movilizan en Alemania en rechazo a la presencia de inmigrantes. Foto: EFE
Neonazis se movilizan en Alemania en rechazo a la presencia de inmigrantes. Foto: EFE

Oondeando banderas alemanas, con algunos integrantes que hacían el saludo nazi, la furiosa multitud se abrió paso por las calles de Chemnitz, yendo tras transeúntes de tez oscura mientras los policías, superados ampliamente en número, se mostraron demasiado temerosos como para intervenir.

Anas al Nahlawie, un refugiado sirio y padre de dos niños, observó horrorizado desde el balcón de un amigo en un cuarto piso. Estaban cazando en grupo a inmigrantes iguales a él, narró. "Como lobos".

La multitud se apoderó de las calles de Chemnitz durante manifestaiones de protesta realizadas en dos jornadas. La furia estalló después de que se corrió la voz que dos solicitantes de asilo, un iraquí y un sirio, eran sospechosos de haber perpetrado un ataque con arma blanca y asesinado a un alemán en las primeras horas del domingo.

Chemnitz, una ciudad de 250.000 habitantes en el este de Alemania, tiene un historial de manifestaciones neonazis. Generalmente atraen a varios cientos de personas de los márgenes de la sociedad, así como manifestaciones de rechazo a lo neonazis mucho más concurridas, según funcionarios de la ciudad. Esta vez, la multitud era de casi 8.000 personas. Aunque la manifestación fue dirigida por varios cientos de neonazis identificados, al parecer se unieron a ella miles de ciudadanos comunes y corrientes.

La Policía arrestó a varios manifestantes neonazis. Foto: EFE
La Policía arrestó a varios manifestantes neonazis. Foto: EFE

Ayer, varios miles de alemanes se sumaron a una "marcha silenciosa" convocada por el partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) en Chemnitz. La protesta estuvo rodeada de grandes medidas de seguridad, para evitar incidentes como los que se han repetido en los últimos días en esta ciudad alemana.

La ciudad jamás había presenciado algo así y, hasta cierto punto, tampoco se había visto en la Alemania posterior a la Segunda Guerra Mundial. El rechazo a los inmigrantes ha crecido mientras Alemania tiene problemas para absorber a casi un millón de solicitantes de asilo que llegaron al país después de que la canciller Angela Merkel decidió abrir las fronteras en 2015.

Esa decisión dividió drásticamente a Alemania, y los críticos pronto argumentaron que el gobierno de Merkel había perdido el control de la situación. Tres años después, el problema que enfrenta el gobierno es no poder controlar las represalias antinmigrantes.

Los neonazis se están volviendo más audaces y más fuertes, y están mejor organizados, dicen funcionarios y sociólogos. El partido AfD es una potencia creciente en el Parlamento —otro impacto al sistema— y ha comenzado a normalizar sentimientos de furia contra los inmigrantes que antes no se habrían expresado en voz alta, y los han convertido en parte de la cultura dominante. Ante esta extrema derecha firme, Chemnitz se ha convertido en una prueba para la autoridad del Estado. Algunos dicen que es un reto para la democracia alemana de la posguerra.

"Están desafiando nuestro Estado democrático de una manera que no se había visto antes", dijo una mañana reciente Barbara Ludwig, la alcaldesa de Chemnitz, una socialdemócrata, sentada en su oficina en el segundo piso del ayuntamiento. "Debemos superar esta prueba". Eso es precisamente lo que ven los grupos causantes del desorden de esta semana: un momento clave que quieren aprovechar para cambiar el rumbo de Alemania.

Multitud movilizada a traves de las redes

"Esta mezcla de activistas de extrema derecha y votantes de la AfD es algo nuevo", dijo Hajo Funke, politólogo de la Universidad Libre de Berlín y experto veterano de la extrema derecha.

AfD obtuvo el 27% en el estado oriental de Sajonia, donde se ubica Chemnitz, en la elección nacional del año pasado. Gracias a ese éxito, los activistas de la extrema derecha han podido canalizar los temores y el descontento de los electores y, a menudo por medio de las redes sociales, han movilizado multitudes que hace unos años habrían sido impensables, comentó Funke.

Masiva movilización neonazi en Alemania. Foto: EFE
Masiva movilización neonazi en Alemania. Foto: EFE

A través de las redes sociales, en cuestión de horas después del apuñalamiento, hinchas del fútbol que tienen vínculos con los neonazis publicaron un llamado en línea: "Demostremos juntos quién decide en esta ciudad".

El lunes, el número de manifestantes aumentó diez veces, y de nuevo tomaron por sorpresa a la policía, poco preparada. Otra marcha organizada el jueves fue mucho más pequeña, y en su mayor parte pacífica.

Las movilizaciones en masa enfatizan un aumento preocupante en el margen extremista que durante muchos años se subestimó y fue ignorado por las autoridades alemanas.

El sentimiento de inseguridad fue notorio a lo largo de la semana en Chemnitz, en los vecindarios y las comunidades.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º